Tengo un cheque… ¿y ahora qué hago?

 

Un cheque es una orden de pago pura y simple, librada contra el banco en el cual el librador (el que emitió el cheque) tiene fondos depositados a su orden en su cuenta corriente bancaria, o está autorizado para girar en descubierto.

Existen tres clases de cheque: los cheques comunes, los de pago diferido y los cancelatorios. Como son un medio habitual de pago, es posible que como emprendedor, en algún momento de tu vida comercial te encuentres con alguno de los dos primeros citados.

Identificar a un “cheque común” es sencillo. Vas a encontrar en él una sola fecha, la fecha de creación. Es siempre pagadero a la vista, lo que significa que te lo pagarán cuando lo lleves al banco siempre y cuando sea  dentro del plazo de 30 días contados desde su fecha de creación (si el término venciera en un día inhábil bancario, podrás presentarlo el primer día hábil bancario siguiente al de su vencimiento).

Por el contrario, identificarás a un “cheque de pago diferido” cuando veas en él dos fechas: la fecha de creación y la fecha de pago, siendo esta última la fecha en la que podrás presentarlo para el cobro. Entre la fecha de creación y la fecha de pago (recordá que esta última es la que a vos te interesa) debe existir una diferencia de un 1 día (no menos, es decir, ambas fechas no pueden ser iguales)  a 360 días (no más, ya que un plazo mayor a ese será considerado un defecto formal del cheque, perdiendo éste todo valor). En estos cheques, al igual que lo comentado en el párrafo anterior,  también hay un plazo máximo de 30 días contados desde la fecha de pago para presentar el cheque al banco.

¿Qué hacer con un cheque? Pueden depositarse en una cuenta o cobrarse por la ventanilla del banco emisor (el banco que figura impreso en el cuerpo del cheque). Para cobrarlos por ventanilla deberás presentar tu documento, para acreditarte como beneficiario. Si preferís depositarlo, podrás hacerlo en cualquier banco en el que tengas abierta una cuenta corriente. En este último caso bastará colocar en el reverso (la parte de atrás) tu firma, la aclaración, tu número de CUIL, CUIT o DNI y el domicilio, al igual que el número de tu cuenta bancaria en la que te acreditarán el dinero.

Tené especial cuidado con esta situación: vas a encontrarte con cheques que se denominan “cruzados”. Los vas a identificar porque tienen dos líneas paralelas colocadas en el anverso (la parte de adelante) del cheque. Estos cheques sólo se pueden cobrar depositándolos en una cuenta. La misma aclaración corre para los cheques que lleven la leyenda “para acreditar en cuenta”.

¿Y si no querés cobrar un cheque por ventanilla ni depositarlo? ¿Qué podés hacer? Podés usarlo como un medio de pago de alguna obligación que tengas, entregándoselo a otra persona. Para ello deberás hacer una acción que se llama “endosar el cheque”. La misma es muy sencilla, consiste en colocar en el revés del cheque tus datos. ¡Cuidado con la cantidad de endosos tanto al momento de recibir o entregar un cheque! Un cheque común se puede endosar solo una sola vez (puede tener un solo endoso, mientras que un cheque de pago diferido, hasta dos.

Tené presente también, que existen los denominados “cheques no a la orden” (es un cheque emitido a favor de una determinada persona con la cláusula “no a la orden”) Este cheque solo será pagado al beneficiario directo que acredite su identidad. No se pueden endosar. Es decir, que si recibís un cheque dirigido a tu emprendimiento, con la cláusula no a la orden, no vas a poder transmitirlo por medio del endoso, solamente vos podrás cobrarlo (o en su defecto realizar un contrato de cesión de cheque, situación no recomendable para un pequeño emprendedor, por el costo de la misma.)

 

Por Diego Hernán Pagliano. 39 años, Contador Público Nacional, Licenciado en Administración y Profesor de Grado Universitario en Ciencias Económicas. Docente de la Universidad Nacional de Cuyo. Capacitador y papá. Acá vas a encontrar una visión actual del mundo de los emprendimientos, en tu idioma.

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar