Las emociones controlan tu ADN

 

Los tamboreos sónicos del corazón en ritmo con nuestros sentimientos y emociones, se transforman en la energía magnética de las glándulas del cuerpo y crean pequeños campos electromagnéticos. Existen dos emociones principales de las que derivan otras secundarias: amor y miedo.

En la cadena de ADN existen 64 códigos posibles de aminoácidos sin embargo, solo 20 se encuentran activos en todo momento.

La molécula de ADN con forma de onda se ajusta al corazón y es capaz de recibir las emociones sónicas. Las emociones, al igual que el metabolismo celular y nuestra propia dieta, alimentan nuestro ADN con luz ultravioleta de onda corta.

Así es, las emociones afectan directamente la estructura del ADN; son el “interruptor” encargado de activar o desactivar cada código de la cadena, según la emoción dominante.

Vivir con miedo o sus derivados como son: ira, ansiedad, abandono, vergüenza, culpa, tristeza y envidia, tocan menos puntos de la cadena, describen una onda más larga y de frecuencia vibratoria lenta. Es decir, activan un menor número de códigos, como si hubieran menos antenas recibiendo una señal, como si se tratara de un sistema deprimido.

En contraste, vivir en amor y con emociones secundarias como: satisfacción, agradecimiento, esperanza, expansión, alegría, amor, fluidez, confianza, armonía y elevación, tocan más puntos de la cadena generando una larga onda con frecuencia rápida.

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar