Por decreto nacional, Mendoza se mantiene en la fase de `distanciamiento social´

 

El Presidente Alberto Fernández extendió desde este lunes el Aislamiento social, preventivo y obligatorio en varias provincias del país hasta el 16 de agosto. Exceptúa a la provincia, que continúa en fase de distanciamiento, pese a la circulación comunitaria confirmada.


Alberto Fernández extendió el periodo de Aislamiento (ASPO) y Distanciamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto por la pandemia de coronavirus hasta el 16 de agosto inclusive. Mendoza, sin embargo, continúa bajo la figura de "distanciamiento social, preventivo y obligatorio", pese a que se haya transmisión comunitaria en el Gran Mendoza, según confirmaron este fin de semana último desde el Ministerio de Salud de la Nación.

A través del Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) 641, que se publicó hoy en el Boletín Oficial, el Poder Ejecutivo dispuso la renovación del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) y el Distanciamiento social, preventivo y obligatorio, de acuerdo a cada región, desde el 3 de agosto hasta el 16 del mismo mes. En Mendoza, si bien no habrá ASPO, sí quedarán suspendidas las reuniones familiares dominicales, ya que el decreto presidencial no exceptúa a ninguna provincia de este tipo de eventos sociales.

Que Mendoza continúe dentro del "Distanciamiento social", significa una categoría que le otorga al Gobernador la potestad de habilitar o restringir actividades. Por eso el Gobierno de la provincia respiró hoy aliviado, ya que a pesar que hay circulación comunitaria y la duplicación de casos ocurre en menos días de lo previsto, Mendoza sigue en fase de Distanciamiento. 

La capacidad de respuesta del sistema de salud es la clave y aseguran que en Mendoza hay un margen amplio aún. El Decreto de Fernández aclara que el permiso es "condicional" y por expreso pedido del Gobernador Rodolfo Suarez. Por eso Mendoza se mantiene en Distanciamiento "en atención a la evaluación positiva de la situación realizada por el Gobernador de la Provincia", dado el "compromiso asumido" por el gobierno local para alertar a la Nación.

En la norma se mencionan algunos datos epidemiológicos que en realidad están algo desactualizados. Se menciona, por ejemplo, que el tiempo de duplicación de los casos es de 10,1 días. Pero en realidad, según reconoció Andrea Falaschi en MDZ Radio, es de 8 días. La ocupación de camas que se cita en el Decreto es del 52%. Pero en realidad ya está en el 60%. 

El compromiso que pide la Nación es que haya información fluida de parte del Gobierno de Mendoza. Justamente el tema que el viernes generó controversia por la exposición del presidente, donde usó a Mendoza como "mal ejemplo" de cómo los contagios crecieron en el marco del distanciamiento social. En la Provincia se alteraron sobre todo por la comparación: explicaron que en Buenos Aires la curva era más pronunciada a pesar de que ellos tenían todo cerrado.

 

 

Fuente: MEDIOS // Foto portada: el viernes pasado, Fernández cuestionó el distanciamiento social en Mendoza al indicar cómo se habían disparado los casos. Sin embargo, por DNU, la provincia sigue en fase de distanciamiento. (Foto: captura)

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar