En qué lugares de Mendoza se podrá ver el eclipse lunar

 

El eclipse solar total del pasado 2 de julio tuvo al mundo entero expectante y este martes se suma un nuevo fenómeno astronómico: un eclipse parcial de luna llena en el grado 24 de Capricornio.

Este evento ocurre cuando la Luna transita por detrás de la Tierra. El eclipse lunar parcial podrá observarse en África, Europa y Asia, pero también en el sur del continente americano, incluida Argentina, aunque su visibilidad será en menor medida y solo en su fase final.

Así, el eclipse parcial podrá verse desde Mendoza desde las 18.41 hasta las 19.59, siempre y cuando, se haga desde un lugar donde la vista disfrute de un horizonte limpio. La institución El Firmamento recomendó presenciar el fenómeno desde el mirador de El Challao, ubicado en la rotonda de Av. Champagnat y Regalado Olguín, donde está dispuesta una oficina de Información Turística. También podrá mirarse en zonas como el barrio Sanidad, Base Cóndor del viejo aeroparque.

Este eclipse de luna llena será parcial, es decir, se podrá ver una parte anaranjada, no tan rojiza como la que se ve en uno total de luna. "Se dará sobre el horizonte este a las 18.41. A las 19.59 termina la umbra- la sombra que proyecta el sol sobre la luna- y la dejará teñida de un color grisáceo y no de su blanco habitual", explicó Walter García, astrónomo y fundador de El Firmamento, que funciona en Mendoza desde el 2001. Y agregó: "A las 21.17 finaliza el eclipse, la parte grisácea comienza a desaparecer y la luna blanca retorna de a poco.

Para observar este fenómeno, García recomendó un horizonte limpio hacia el Este ya que en la ciudad no será simple encontrar un buen lugar para apreciarlo. "La recomendación es posicionarse en un lugar elevado. El mejor momento será cuando comience a aparecer, es bellísimo. Además, se da justamente cuando se cumplen 50 años de la llegada del hombre a la luna", cerró el astrónomo.

 

¿Cómo se produce un eclipse lunar?

Durante un eclipse lunar, la Tierra se interpone entre el Sol y la Luna y proyecta una sombra que tapa al satélite. Para que se produzca, es necesario que los tres cuerpos celestes estén alineados y que el satélite esté en fase de luna llena. Existen tres tipos de eclipses lunares: penumbrales, parciales y totales.

En los penumbrales, la Luna es tapada por la parte de la sombra terrestre más exterior y más débil, la penumbra. Por ello, la ocultación es muy leve y apenas es perceptible.

Los eclipses parciales se producen cuando el satélite es ocultado por la umbra, la parte interna de la sombra que proyecta la Tierra. Se puede distinguir cuándo la sombra hace contacto con la Luna, aunque el fenómeno no presenta una buena definición por la presencia de la atmósfera, a no ser que se observe por un telescopio.

En los totales, la umbra oculta por completo la Luna. Dado que el diámetro de nuestro planeta es cuatro veces mayor que el lunar, su sombra también es más ancha y la fase de totalidad del eclipse puede durar más de hora y media. Además, el satélite se torna de color rojizo debido a que la atmósfera actúa como una lente que desvía la luz del Sol y filtra sus componentes azules y deja pasar los rojos. Este fenómeno se conoce como luna de sangre.

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar