Corrupción: Investigan el uso de fondos de Vialidad Provincial para gastos personales de algunos empleados

 

El caso fue descubierto por el Tribunal de Cuentas y se habla de malversación de millones de pesos. Entre los empleados involucrados aparece una persona de confianza del administrador General Oscar Sandes.


El Tribunal de Cuentas investiga a un grupo de funcionarios y empleados de la Dirección Provincial de Vialidad de Mendoza (DPV) por utilización de fondos públicos para irse de vacaciones a la costa Atlántica, para comer en los shoppings de Mendoza, cargar combustible en sus autos, comprar alimentos para sus mascotas y hasta para comprar 21 cajas de chocolate para el Día de los Enamorados.

La malversación de los fondos oscilaría entre los 2 y 5 millones de pesos, tal como lo vienen difundiendo medios provinciales. La maniobra comenzó a ser descubierta por una inspección de rutina del Tribunal de Cuentas y luego fue confirmada por un sumario administrativo realizado por la propia DPV. Si bien los hechos descubiertos son graves, la investigación aún está en curso y mereció un informe de más de 200 fojas del Tribunal de Cuentas.

Entre los involucrados se apunta a la responsable de Recursos Humanos, Corina Gallardo, una de las personas que trabajaba desde hace años con el administrador General de Vialidad, Oscar Sandes. También aparecen la tesorera, Juana Miriam Nancy Herrera y el jefe de Mesa de Revisión, Jaime Obrador. Este último falleció hace meses y ahora sus herederos podrían ser obligados a devolver dinero que su padre utilizó de forma indebida.

En concreto, ese grupo de personas se dedicaban a adulterar facturas para hacerse del dinero de la caja chica de Vialidad. Incluso, Corina Gallardo habría falsificado en más de una oportunidad la firma de su superior para rendir fondos permanentes. Gallardo lleva años trabajando junto a Sandes, a quien secundaba desde que este se desempeñaba como funcionario en la Municipalidad de Godoy Cruz.

 

En un documento oficial al que accedió diario UNO de Mendoza, y que difundió este domingo, desde Vialidad se indica que los cesanteados y los funcionarios que fueron separados de sus cargos utilizaron fondos públicos de la entidad “con fines ajenos a la repartición, en forma irregular” con los que “se han adquirido bienes que no han ingresado a la repartición o que se les ha dado un uso particular” y “solventando gastos que nada tienen que ver con la DPV” y también que “se han advertido facturas adulteradas, tanto en su monto como en los datos fiscales y la falsificación de firmas del administrador ”.

Desde la Gerencia de RRHH se emitían, según la investigación, formularios de pedido de gastos (P 18), acompañados con facturas cuyos montos estaban adulterados o cuyos datos fiscales no estaban vigentes, se falsificaba la firma del administrador y se liberaban los montos en efectivo y no en cheques, como corresponde. Luego la jefatura de Contaduría daba el visto bueno para ir al banco y efectuar la extracción de dinero.

Entre otras tantas maniobras se detectó que a las facturas se le agregaban ceros o se colocaban números adelante (Ejemplo: $544 pasaba a ser $6.544), explica el informe.

También se detectaron gastos de comidas en días no hábiles y sin justificación alguna, carga de combustible en vehículos particulares e, incluso, los tickets de carga de combustible se repetían por pocos minutos de diferencia “lo que permite suponer que se recogían tickets que estaban tirados en el piso”, para presentarlos como gastos, se especifica en la resolución.

También se detectaron pago de facturas por reparaciones de material informático que eran mucho más costosas que comprar el material nuevo.

Además alguno de los involucrados incluso reconoció que se llegó a utilizar el dinero para hacerles “préstamos” a algunos de los demás involucrados.

La resolución pone como ejemplo que a uno de ellos “se le “prestó” $40.000, que devolvió en cómodas cuotas de febrero a octubre de 2019” (SIC).

Con ese dinero los involucrados pagaron almuerzos y desayunos en los shoppings de Mendoza durante los fines de semana, cargas de combustible en múltiples estaciones de servicio de Mendoza durante los fines de semana, cargas de combustible en San Luis, La Pampa, Pinamar, Mar del Plata, Mar de Ajó y otras estaciones intermedias. Hasta fueron pagadas 21 cajas de chocolates el 14 de febrero de 2019, el Día de los Enamorados, se señala en el informe.

Según los investigadores la práctica comenzó en el año 2018 y se extendió hasta mediados del 2019, cuando revisores del Tribunal de Cuentas detectaron la maniobra. A raíz de ello, Oscar Sandes ordenó un sumario interno en el organismo y radicó una denuncia penal ante la fiscalía de Delitos Económicos. 

 

Fuente: MEDIOS 

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar