La causa por la muerte de Nisman llega a la Corte Suprema

 

Después del fallo por la tarifa del gas y la expectativa por el que dictará sobre la de luz, la Corte Suprema de Justicia de la Nación volverá a tener la mirada puesta en una de las causas más importantes: la muerte del fiscal Alberto Nisman.

El máximo tribunal recibirá mañana el expediente sobre el que tendrá que resolver en qué juzgado tramitará: si en el de la jueza de instrucción Fabiana Palmaghini, donde está actualmente, o en el tribunal federal de Julián Ercolini. La decisión será clave porque es la última instancia en la que se analizará el tema.

El fiscal Ricardo Sáenz y las dos querellas que representan a las hijas, a la madre y a la hermana de Nisman presentarán en la Corte sus recursos para que la Corte analice el caso.

Esas partes sostienen que el caso debe pasar a la justicia federal porque consideran que Nisman fue asesinado en función de su cargo como fiscal del caso AMIA, cuatro días después de denunciar a la ex presidente Cristina Kirchner y otros funcionarios y allegados a su gobierno como presuntos encubridores de los acusados iraníes del atentado.

Alberto Nisman

Alberto Nisman

En contrario, la defensa del perito informático Diego Lagomarsino –imputado por haberle dado a Nisman el arma con la que murió– sostiene que la causa debe tramitar en instrucción, ya que se trató de un suicidio en el que no hay elementos para sostener que se trató de un homicidio.

La Corte tendrá la última palabra. Está será la segunda vez que el máximo tribunal interviene en la causa: la primera fue para rechazar un pedido de la querella de la ex esposa de Nisman, Sandra Arroyo Salgado, y sus hijas Iara y Kala, para apartar a la primera fiscal del caso, Viviana Fein, por falta de objetividad e interés manifiesto en el expediente.

"Que el recurso extraordinario, cuya denegación originó esta queja, no se dirige contra una sentencia definitiva o equiparablea tal", resolvió la Corte el 15 de septiembre del año pasado ante el pedido de la querella. Eso significa que lo planteado no es tema del máximo tribunal. La misma respuesta puede llegar a dar ante los planteos que llegarán mañana.

Pero la situación tiene algunas diferencias: ese fallo fue firmado por los jueces Elena Highton de Nolasco, Juan Carlos Maqueda y Carlos Fayt, con la ausencia de Ricardo Lorenzetti en una Corte incompleta.

Fayt ya no está y el tribunal supremo ya cuenta con sus cinco miembros, con la llegada de Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz. Otro dato es que en el equipo de Rosatti está Soledad Castro, secretaria de Nisman en la fiscalía AMIA y su principal colaboradora en la denuncia contra la ex presidente Kirchner. Inclusive, Castro fue una de las últimas personas que tuvo contacto con Nisman antes de su muerte.

También es distinto el momento político. Hasta diciembre, con Cristina Kirchner en el gobierno, el kirchnerismo sostenía la hipótesis del suicidio. Los dirigentes del PRO, hoy en el Poder Ejecutivo, siempre hablaron de un homicidio y hasta varios de ellos participaron de la marcha que se hizo para recordar a Nisman a un año de su muerte.

(NA)

(NA)

La Corte ya mostró la importancia que para el tribunal tiene la causa: el tres de marzo del 2015 – a tres meses después de la muerte de Nisman- realizó la apertura del año judicial y exhibió un video con víctimas y tragedias de la historia argentina desde la dictadura militar hasta la actualidad. Por esas imágenes pasaron los desaparecidos, el atentado a la AMIA, las víctimas de Cromañon y Once, José Luis Cábezas, María Soledad Morales, entre otros hechos y personas. El cierre del video fue una foto del ex fiscal.

El fuero federal podría ser más "amigable" a los intereses de la querella. Desde el edificio de Comodoro Py nació la marcha de los fiscales para recordar a Nisman a un año de su muerte; Pablo Lanusse, abogado de la madre y hermana de la víctima fue fiscal de ese fuero; y Arrroyo Salgado tiene muchos contactos por ser jueza federal de San Isidro.

Nisman fue encontrado muerto el 18 de enero del año pasado con un tiro en la cabeza en el baño de su departamento de Puerto Madero cuatro días después de denunciar el supuesto encubrimiento de los acusados del atentado a la AMIA y a uno de presentarse en el Congreso para explicar su presentación.

Desde entonces la causa estuvo a cargo de la jueza Palmaghini, hasta que el 1 de marzo pasado se declaró incompetente para seguir interviniendo. La magistrada sostuvo que debía pasar al fuero federal, porque los celulares y correos electrónicos de Nisman pudieron ser alterados y que ese es un delito estrictamente federal.

Además señaló que dos ex agentes de inteligencia –entre ellos Antonio "Jaime" Stiuso– dijeron que Nisman fue asesinado en función de su cargo, aunque sin aportar elementos.

El caso pasó a la Cámara del Crimen que avaló a Palmaghini. Los camaristas Julio Lucini y Rodolfo Pociello Argerich señalaron el 22 de marzo que "existen razones más que plausibles para poder dar crédito" a la hipótesis de que la muerte de Nisman "también pudo ser el resultado de la actividad de terceras personas en el marco de su función".

Así, los 60 cuerpos que entonces tenía el expediente llegaron a los tribunales federales de Comodoro Py. La causa recayó en el juez Ercolini que delegó la investigación en el fiscal Eduardo Taiano, quien armó un equipo especial para investigar el caso, lo que fue avalado por la procuradora general, Alejandra Gils Carbó.

Pero la pelea por la competencia siguió. La defensa de Lagomarsino llevó el caso a la Cámara Nacional de Casación Penal. Ese tribunal dijo el 16 de junio que la causa debía volver a la jueza Palmaghini.

"De momento, no es posible aseverar, con fundamentación razonable, que la muerte del fiscal Natalio Alberto Nisman haya sido consecuencia de la conducta de un tercero", sostuvieron los camaristas Mario Magariños, María Laura Garrigós de Rébori y Daniel Morin.

 

Sara Garfunkel, la madre del fiscal Nisman, en la marcha de homenaje a su hijo (Infobae)

Sara Garfunkel, la madre del fiscal Nisman, en la marcha de homenaje a su hijo (Infobae)

Contra ese fallo, el fiscal Ricardo Sáenz y las querellas de la ex esposa y las hijas de Nisman –a cargo de los abogados Juan Pablo Vigliero, Federico Casal y Manuel Romero Victorica- y de Sara Garfunkel y Sandra Nisman, madre y hermana del ex fiscal –representadas por Lanusse– apelaron para llevar el caso a la Corte Suprema.

Casación no hizo lugar al pedido al rechazar la cuestión federal, la gravedad institucional y la arbitrariedad de su sentencia. Así, la Fiscalía y las querellas quedaron habilitadas para llegar con el último recurso –llamado de queja– al máximo tribunal.

Quienes trabajan en los planteos que se harán el lunes le adelantaron a este medio que insistirán en que el caso debe pasar al fuero federalporque Nisman fue asesinado por ser fiscal del caso AMIA y por la denuncia que presentó contra la ex presidente Kirchner que en tres instancias judiciales fue rechazada y que ahora la AMIA, la DAIA y los fiscales Taiano y Germán Moldes pidieron reabrir.

La Corte tendrá dos primeras opciones. Desestimar la queja por entender que no es un tema al que deba abocarse y así dejar la causa a cargo del Palmaghini o aceptar los planteos para tratarlos.

En la segunda opción le pedirá opinión a la procuradora Gils Carbó sobre la apelación de Sáenz. Gils Carbó puede no compartir el criterio del fiscal y desestimar su recurso, por lo que esa apelación se caería. En ese caso, quedarán las presentaciones de las querellas de la familia de Nisman.
En caso de aceptar el caso, la Corte no tiene plazos para resolver. Así, casi todo el 2016 se podría consumir en la discusión por la competencia de la causa. Mientras eso ocurre, la causa continúa su trámite pero sin una respuesta sobre lo que ocurrió con Nisman.

Fuente: Infobae

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar