El Grupo Vicentin, dueño de Bodega Sottano de Mendoza, en crisis por deudas

 

La empresa congeló un pago de u$s350 millones y negocia con bancos y proveedores para alcanzar un acuerdo para los próximos vencimientos. El aumento de los costos y las altas tasas de financiamiento desencadenaron este momento de "estrés financiero".


La compañía santafecina propietaria de Bodega Sottano, Vicentín S.A.I.C., una de las cerealeras más importantes del país y que fuera aportante a la campaña de Mauricio Macri, entró en cesación de pagos a sus proveedores por problemas financieros, en medio de una crisis sin precedentes en sus 90 años de vida. Según un comunicado oficial de la empresa, "ha iniciado un proceso de reestructuración de pagos a partir de una situación de estrés financiero que afecta actualmente a la empresa". La firma aduce "contexto de crisis recurrentes, aumento de tasas de financiamiento, cierre de mercados y el incremento permanente del costo argentino".

La firma -según publican medios nacionales- invirtió 900 millones de dólares en la actividad durante la última década en Argentina. "Estamos evaluando distintas alternativas y trabajando para poder cumplir los compromisos adquiridos, somos una empresa familiar que ha crecido y generado oportunidades a partir del apoyo de sus trabajadores, proveedores y de las entidades financieras que en distintas etapas han acompañado y apoyado a la empresa, confiamos en continuar contando con ese apoyo para resolver de manera exitosa la circunstancia que nos toca transitar", se disculpó en el comunicado.

La situación de la empresa coincide con un aumento en la liquidación de la cosecha retenida del año pasado, dado que muchos productores buscan adelantarse a ingresar sus dólares antes de que el próximo gobierno revise el esquema de retenciones. Desde el sector reconocen que por el adelantamiento de liquidación, la exportadora se quedó sin fondos para pagarle al productor con los adelantos, el grano para vender en el exterior.

El año pasado Vicentín se ubicó sexto como mayor exportador. (Foto: Archivo Rosario/12)

 

En claves, quiénes son:

- El Grupo Vicentín es estratégico para la agroindustria y la economía argentina. En lo que va de 2019 concentró el 21% de la molienda de soja: unas 8,4 millones de toneladas. Es el principal negocio de exportación del país.

- En 2016 adquirió el 100% de la bodega Sottano por casi U$S 10 millones. Antes estaba vinculado a la vitivinicultura, pero elaboraba desde 2011 con el asesoramiento de Paul Hobbs en otros establecimientos, como Budeguer y Navarro Correas, uva malbec de una finca de 40 hectáreas en Vista Flores (Tunuyán) y sumó un establecimiento capaz de producir más de medio millón de litros y otras 20 hectáreas de cabernet y malbec. Exportan vinos a Estados Unidos, México, Perú, Bolivia, Suiza y Brasil.

- En realidad, Vicentín desembolsó la millonaria suma por la totalidad de los activos que pertenecían desde 2004 a los hermanos Sottano (incluidas sus marcas de alta gama Sottano Reserva de Familia y Judas, entre otros)

- Es un jugador decisivo en la cadena girasolera ya que procesa el 24% de la molienda del girasol (unas 829.000 toneladas en lo que va de este año).

- En el negocio de los biocombustibles, Vicentín también pisa fuerte y creció entre 2017 y 2019 un 25% en la producción de etanol (97.010 metros cúbicos en 2019) y un 4% en la de biodiésel (163.000 metros cúbicos).

- Es la dueña del frigorífico Friar en el norte de Santa Fe, que tiene una planta en Reconquista y otra en Nelson. Y gestiona un enorme feedlot en el noreste santafesino. Además tiene inversiones en el sector del algodón y en el negocio de los vinos, entre otros rubros.

- El año pasado, Alberto Vicentin fue el anfitrión en la bodega de Luján del Premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, quien departió con amigos al pie de la cordillera.

 

Fuente: diario El Memo

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar