Un Sanrafaelino en Grecia ayuda a los refugiados

 

Idomeni es una pequeña localidad de Grecia, situado en la frontera de este país con la República de Macedonia.

Debido a que es una ciudad fronteriza, desde el año 2014 han pasado por Idomeni un gran número de refugiados procedentes de la guerra civil en Siria, pero también emigrantes venidos de Afganistán, Pakistán y otros países de Oriente Medio. Con los ataques de Francia y Rusia contra el grupo terrorista Estado Islámico, la migración ha ido en aumento.

El gobierno de Grecia, para cumplir con acuerdos con la Unión Europea, ha decidido cerrar la frontera y ha establecido un campo de refugiados en esta localidad, permitiendo el paso de sólo unos pocos cada día. Según datos de medios internacionales, aproximadamente son 8500 los refugiados en la zona y Según cifras oficiales, en lo que va de 2016 se ha contabilizado la llegada a Europa de más de 169 mil refugiados provenientes de África y Oriente Medio; quienes escapan de los conflictos armados en sus naciones de origen.

La situación de los refugiados sin lugar a dudas es una preocupación internacional muy relevante. Vemos en medios de importancia diariamente noticias sobre el presente de los refugiados pero en este caso, la información de Ojos de Café es gracias a un Sanrafaelino que se encuentra en Idomeni.

Elías Ortiz se comunica con nosotros mediante internet y nos ha enviado información y fotos de lo que se vive en aquellas partes del mundo. Relatos fuertes de alguien quien puede hablar de los refugiados con seguridad ya que está viviendo con ellos.

El relato de Elías a medida que pasan los días.

- Anoche vinimos a saludar unos amigos sirios porque había rumores de desalojo, hoy mientras estábamos acá, nos avisan que policías en secreto estaban sacando todos los voluntarios y prensa del campo, ante esta situación y con el apoyo de refugiados sirios decidimos quedarnos escondidos con ellos para poder documentar el desalojo y seguir acompañándolos en este duro momento.

Pasamos la noche escondidos pero cómodos, por la mañana el movimiento policial empezó desde muy temprano, salí para dar un par de vueltas y recopilar imágenes e información y nos enteramos que encontraron un amigo reportero italiano y le quitaron la cámara y el teléfono asique hemos preferido ser prudentes.

Nos movemos con cuidado porque hay mucha policía de civil. Gran porcentaje del campo se ha retirado voluntariamente a los campos militarizados, aunque bajo una total incertidumbre sobre su destino y el estado del campo al que van, recién después de la primer tanda de 4 colectivos logramos comunicarnos con un refugiado sirio recién llegado a su nueva residencia y su descripción fue breve y concisa "esto parece una prisión".

- La estrategia del gobierno griego para con los refugiados es que una vez llegado, deben tramitar su pedido de asilo en Grecia lo cual les achica la brecha de pedido de asilo en otros países y en caso de ser rechazado de inmediato los deportan a Turquía donde ninguno de los que han pasado por ese país quiere volver allí.

Muchos de los migrantes de este campo que no aceptan terminar en los campos militares han optado por salir a pie con sus familias y con pocas cosas a cuesta de intentar cruzar la frontera con Macedonia o esconderse en algún lugar cercano hasta que puedan llegar a otro campo no controlado por militares,  que son muy pocos.

El ambiente general es muy triste, frente a nuestra presencia familias se han separado entre los que se van a los campos militares y los que tratan de encontrar una salida entre la frontera y las ciudades griegas cercanas. El grupo de refugiados con el que estamos nos cuidan de sobremanera, desde hacer guardia para que no nos pillen hasta tráenos víveres y elementos de limpieza.

- En este momento están desalojando un lugar cercano y según testimonio de algunos refugiados están empezado a usar la fuerza, destruyen las tiendas de campaña y sacan sus pertenencias a la fuerza. 

Se está desalojando el penúltimo sector del campamento, hoy, a más tardar mañana, el campo estará vació, luego de retirada la gente de sus tiendas, una maquina arrasa con las mismas para evitar que vuelvan a ser ocupadas. En la foto se está "limpiando" el sector donde vivía una familia amiga con 6 niños, uno de ellos tiene un mes y días. Ellos no querían marcharse a un campo militarizado, soñaban que abrieran la frontera para llegar a Europa y rehacer su vida.

Es un hecho, Idomeni está siendo desalojado, las familias están siendo reubicadas en campos militarizados, un refugiado sirio que ya está allí nos contactó y dijo en textuales palabras "esto es una prisión".
Muchas familias optan por tomar la carretera con destino incierto o a los pocos campos libres que quedan, parten con lo poco que pueden cargar, sus niños y sus ilusiones.

- La policía Griega está sitiando el campo de refugiados de Idomeni prohibiendo tanto el ingreso de nuevos refugiados como de activistas, organizaciones de ayuda humanitaria y prensa, el mal trato es general y buscan dejar el campo sin provisiones. Durante el día la temperatura llega a más de 30 grados centígrados. La crisis humanitaria en el lugar es terrible, no por falta de recursos materiales como humanos, sino por las autoridades griegas que sistemáticamente entorpecen de forma ilegal la asistencia. Una incontable cantidad de voluntarios de todo el mundo se agolpan a las afueras del paso fronterizo y dos galpones llenos de alimentos, ropa, medicamentos y demás esperan en un pueblo cercano para poder asistir a los refugiados. En Idomeni se albergan miles de refugiados de varias nacionalidades, el mayor porcentaje de ellos son niños y mujeres, donde malviven en tiendas de campaña entre incertidumbre, hambre, y maltrato policial.

- Hoy manifestación y corte de ruta internacional por la situación actual de refugiados a pocos metros de la frontera. La Policía intento detenernos a quienes documentábamos y de nuevo quien nos salva el pellejo, ellos los refugiados.

Ampliaremos la información al respecto.

Fotos y relato: Elías Ortiz

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar