Remediación de Sierra Pintada... ¿Sueño o pesadilla?

 

Desde que a principios de los 2000 corrió el rumor que se iba a reabrir la mina de Sierra Pintada, siempre dijimos: “Primero que remedien todo lo que han dejado.”
La Real Academia Española dice que remediar es “poner fin al daño”… a todo el daño. Hace más de veinte años que esperamos esa remediación total.

¿Por qué? Si la comunidad, el Gobierno de la Provincia y la Justicia así lo han reclamado, y hasta la misma CNEA reconoce el daño. ¿Por qué? Por la sola razón que, como en otros casos (ejemplo: limpieza de la Cuenca Matanza-Riachuelo), la remediación la tiene que pagar quien provocó el daño y, al ser en este caso, el mismo Gobierno Nacional, nadie puede lograr que cumpla con lo que dice la Ley. Ni la Provincia de Mendoza ni la Justicia Federal. Ni tan siquiera se han cobrado en tiempo y forma las multas que impusiera el Departamento General de Irrigación. Si hubiera sido un privado… probablemente se hubiera presentado en quiebra y lo tendríamos que pagar entre todos, pero el Estado no puede quebrar, entonces, si lo mismo lo tenemos que pagar nosotros, ¿porqué no se hizo?

Esta semana la Secretaría de Ambiente de la Provincia comunicó que “DABA CURSO” a la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) presentada por la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) en 2014 y que es una actualización de la que presentara en 2006. Los medios han interpretado que empieza la remediación de la mina. Nada más alejado de la realidad. Todo el tema de la remediación de Sierra Pintada está con trámite en la Justicia Federal, que estableció un amparo con puntos muy claros a cumplir:

1) LA REMEDIACION DEBE SER INTEGRAL: por lo tanto la propuesta debe ser integral. Nadie dice que se tenga que hacer todo simultáneo, pero se tiene que proponer cómo y cuándo van a tratar todos los residuos, no solamente los que en opinión de la CNEA fueran más importantes. Ese fue el principal escollo para que pasara la M.I.A. que presentaran en el 2006 y, aparentemente, es lo mismo que se plantea en esta nueva. 

2) NECESIDAD DE UNA AUDITORÍA EXTERNA: se propuso en la reunión que tuvimos con la Secretaría de Ambiente, y el Secretario estuvo de acuerdo en que es necesaria una auditoría que no tenga nexos directos o indirectos con la CNEA o con la Autoridad Regulatoria Nuclear. Y esa auditoría, obviamente como todo, debe ser costeada por la CNEA. 

3) SEGURO AMBIENTAL: lo exige la Ley y lo exige la Justicia. Hoy existen Compañías de Seguros y de Reaseguros que pueden avalar el cumplimiento de lo que se proponga hacer.

Como vemos, dar curso a la Manifestación de ninguna manera es remediar… y mucho menos como escuchara en una radio de nuestra ciudad que se había “ACORDADO” qué y cómo se va a remediar.

La Ley del Ambiente es como una construcción piramidal. En primera instancia se trata de evitar el daño cierto (prevención) o incierto (precaución). Pero cuando se produce el daño, este se repara y se cesa… no se agrava. Y si no fuera posible la reparación se va a una indemnización sustitutiva, pero nunca se debe continuar con el mismo daño o producir daños de otro tipo con la excusa de reparar.

Una pequeña discusión aparte merece la información deslizada que para remediar se necesita lixiviar el contenido de los tambores que se encuentran enterrados en Sierra Pintada. La CNEA en su Programa de Remediación Ambiental de la Minería del Uranio (PRAMU) siempre propuso la encapsulación de los tambores. Hoy se dice que habría que extraer uranio de esos tambores para bajar la peligrosidad de los mismos. Según la Comisión eso traería aparejado el uso de ácido sulfúrico para el lixiviado. Desconocemos qué motivó el cambio en la solución, pero, sea por el motivo que fuere, si se va a extraer uranio de esos tambores, eso implica un proceso de explotación, y desde ya entra en colisión con lo que establece la Ley 7722. Esa extracción puede enmascararse con el nombre de remediación, pero no deja de ser un proceso minero de explotación, salvo que no se pretenda utilizar ese uranio, y abriría el debate a si se permite en este caso porqué no se permite en otros.

Pero no nos adelantemos a lo que viene. Como dije, todo el tema de la remediación de Sierra Pintada se encuentra hoy judicializado en el fuero federal. Esa Manifestación de Impacto Ambiental deberá presentarse en el expediente judicial y seguir ahora los pasos que correspondan. Deberán hacerse las correcciones que el Gobierno, la Justicia, y la Sociedad toda, estimen necesarias. Hemos esperado para ver que se solucione un tema que ha tenido en vilo a la sociedad de San Rafael y de General Alvear más de veinte años.

Pero peleemos para que las cosas se hagan como se tienen que hacer, no a medias. Después de 20 años apoyamos que se vuelva a hablar de la remediación, pero tomémosnos el tiempo necesario para que esta remediación nos satisfaga totalmente. No transformemos el sueño de muchos sureños en una pesadilla más grande para las generaciones que vienen.

Por Ricardo Schkop, presidente de la Multisectorial del Sur de San Rafael

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar