La Municipalidad de San Rafael contará con ascensor tras una ordenanza

 

Luego de varios años de espera finalmente el edificio de la Municipalidad de San Rafael será preparado para respetar principios básicos de inclusión. La igualdad de oportunidades debe darse en todos los ámbitos de la vida y uno de ellos es la posibilidad de acceder a distintos lugares por parte de aquellas personas que sufren alguna discapacidad motriz. 

Son muchos los años que los medios y la comunidad en general reclaman la necesidad de contar con un ascensor en la Municipalidad y finalmente parece haberse logrado el objetivo. 

En la pasada Sesión, celebrada en el recinto del HCD el día 24 de Mayo, el Bloque de Concejales de la UCR – FCM puso en discusión nuevamente el tema, tras haber presionado en comisiones para obtener un dictamen en mayoría, ya que el oficialismo no quería acompañarlo.

Una vez entrado su tratamiento, el Concejal Gustavo Correa Gabbi tomó la palabra para exponer la triste situación de un municipio en deuda con los Sanrafaelinos y con la población en general, señalando entre otras cosas, que desde 2002 se estaba incumpliendo la Ordenanza 6978, cuya insistencia se produjo en 2004 a través del Decreto N° 4200, también incumplido por el Ejecutivo Municipal.

Recordó también que en 2010, fue aprobada una nueva ordenanza para la compra y colocación de una silla sube escaleras, mediante licitación, lo que tampoco jamás se cumplió, colocando al municipio en un serio incumplimiento de la Ley 5041 y su decreto reglamentario N° 2541, al mismo tiempo que exponía al municipio a ser considerado grave infractor de la Convención sobre los Derechos de las

Personas con Discapacidad, Aprobado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2006, ratificado por nuestro país mediante Ley Nacional N° 26.378, que entre otras obligaciones, impone a los Estados partes, adoptar las medidas necesarias para asegurar la accesibilidad, máxime cuando se trata de un edificio público, en cuya planta alta se asienta el Cuerpo Deliberativo que representa a toda la población y paradójicamente, donde se encuentra el único sanitario que posee el palacio municipal, adaptado para permitir el acceso a personas con capacidades diferentes.

El Edil recordó también a sus pares, que en 2014 el Departamento Ejecutivo prometió iniciar la obra en el segundo semestre, luego en 2015, lo que jamás sucedió, a pesar de que se elevaron los pliegos para el llamado a licitación, que luego nunca fue concretado por el Ejecutivo.

Luego de la férrea defensa por parte del Bloque UCR –FCM, el Bloque Justicialista pidió la palabra para solicitar su votación inmediata, expresando que acompañarían el proyecto.

Sobre esta base, se impuso entonces la voluntad radical de desempolvar el proyecto de Decreto de la entonces Concejal María José Sanz, que 2014 y 2015 había sido archivado por el justicialismo, haciendo uso de la mayoría con la que contaba en ese entonces.

La pieza impone al Intendente municipal la obligación de iniciar el trámite y la obra dentro de los 10 días de percibidos los importes de coparticipación provenientes de la Provincia.

Después de casi 14 años de la Ordenanza que autorizaba el gasto para la construcción del elevador y las repetidas presiones para su concreción, finalmente el Municipio contará con esta herramienta, lo que significará ni más ni menos que saldar una larga deuda con las personas que sufren la reducción de sus capacidades motrices.
 

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar