La arboleda de plátanos que cubre el ingreso a San Rafael está abandonada

 

El colegio de arquitectos regional sur envió una nota a la redacción de Ojos de Café sobre la situación del arbolado público de la Avenida Hipólito Yrigoyen entre las calles Rawson/Dean Funes y el Toledano.

Lo que reclaman es el estado de la arboleda de plátanos ya que no se realizan los riegos correspondientes, incluso en algunas zonas dejaron de regarse.

Es enormemente llamativa la falta de interés de los entes relacionados con el cuidado de estas especies, que además,  están protegidas por ley. En reiteradas oportunidades particulares y profesionales han hecho reclamos en medios periodísticos y públicos,  sin hasta ahora haber visto ningún tipo de reacción  Entre las distintas instituciones,  se superponen jurisdicciones,  de manera de “liberarse” oportunamente de hacerse cargo cada una  de la responsabilidad sobre dicha arboleda. Hay que destacar que el cuidado de nuestras arboledas va de la mano con la red de riego/desagües, que son vitales en nuestro territorio pedemontano. Notamos la falta de puentes, sifones, (sobre todo en la avenida mencionada) que no se han exigido ni construido; ni cuidado cuando existían; de manera que poco a poco se han ido borrando, perdiéndose de esta manera la acequia y generando un problema de desagües que tarde  o temprano tendrá su consecuencia en  erosionar la capa pavimentada de la ruta, además de no proporcionar los nutrientes necesarios a los árboles que deberían servir.  Si un lateral tiene todos los ingresos como corresponde y la acequia en perfecto y factible  uso y utilidad;  cómo es posible que en el otro lateral no ocurra lo mismo, se preguntan desde el colegio de arquitectos.

“Si la intención  es dejarlos morir para luego justificar su erradicación para el remanido “progreso” ampliando la avenida Hipólito Yrigoyen a costa de eliminar los plátanos, a esta altura considerados Patrimonio Histórico Natural,  creemos que es una gran  equivocación urbana” expresa la nota escrita.

La nota expresa la necesidad de cuidar la arboleda y entender que es un beneficio común para toda la sociedad, cuidando sobre todas las cosas el medio ambiente y sus árboles.

Dejamos aquí parte de la nota que redactó el colegio de arquitectos:

“Busquen soluciones del tránsito por todas las avenidas y calles proyectadas paralelas y perpendiculares a esta avenida que no han sido materializadas, LOS INVITAMOS Y NOS INVITAMOS, a diseñar alternativas superadoras de accesos,  y circulaciones vehiculares, descomprimamos el alto tránsito sobre la misma!!, son variadas las alternativas y acciones que se pueden hacer para mejorar el acceso a la ciudad. Esta arboleda y la que está llegando al Puente Nuevo son las dos últimas que nos quedan de tantas otras que hemos venido perdiendo desde  hace   años. Es necesario que  la acequia; que alguna vez existió en todo su recorrido desde calle El Toledano donde está la toma de agua; sea restaurada, ya que,  ha sido, por parte de los vecinos y por las Instituciones encargadas, abandonada a su suerte. La consecuencia ha sido que los puentes que existen esta embancados totalmente, o no existen;  como también la acequia, que prácticamente ha desaparecido, lo que ha  traido aparejado además de no regarse los árboles, la conversión de un paseo en una zona abandonada literalmente.me

Además, la prueba más palpable de lo que se está reclamando es la enorme diferencia en el crecimiento de los plátanos de una margen a la otra a raíz de la falta de agua. 

Este COLEGIO les solicita y emplaza, en forma pública, a  el/ los  entes que corresponda, (o bien que  se pongan de acuerdo todos en conjunto), para que se hagan cargo de una vez por todas, de la defensa de nuestras arboledas y nuestras acequias. Nosotros sabemos de la importancia de nuestro patrimonio vegetal, sabemos del esfuerzo de nuestros pioneros en crear un ambiente saludable y confortable en este lugar de condiciones tan extremas; por lo que  defendemos todo lo relacionado con el cuidado del medio ambiente y sostenemos  que un árbol o arboleda constituye  un PATRIMONIO que no sirve por tener valor en el mercado, pero sí constituye un valioso recurso para  mejorar  las condiciones de habitabilidad,   por todos los efectos benéficos que produce,  además de sumar la necesidad de oxigenación, frescura, sombra y atenuación de condiciones climáticas,   en una zona de rigurosas condiciones geográficas  como la nuestra, en el marco más amplio, que nos brindan las perspectivas del deterioro del planeta.

Su cuidado y protección  tiene que empezar por pequeñas acciones de todos lo que habitamos este territorio en el mundo, tomando conciencia de su valor, y de las condiciones adversas que hoy el progreso ha creado en cuanto a dificultar su  desarrollo y crecimiento.

Así también como exigimos la mejora de las condiciones de esta arboleda nos ponemos a disposición para trabajar en la consecución de acciones y propuestas de alternativas, que pueden contener también el llamado a concursos de ideas que brinden soluciones en el tiempo.

Destacamos como punto crucial de este tema en particular, y de todos los temas que tengan que ver con lo urbano, que NUESTRAS ACEQUIAS SON LA CARACTERÍSTICA IDENTITARIA DE NUESTRO TERRITORIO, son nuestra red de circulación y nutrición para nuestros cultivos  en primer lugar, y nuestro arbolado público en el siguiente; y son nuestra red de desagües primordiales  a la vez... Su diseño, su cuidado y su mantenimiento debe ser prioridad uno, en cualquier acción que tienda a  mejorar o planificar nuestra región. Sin ellas nuestro lugar no tendría sentido. Existen suficientes normas, leyes, decretos y ordenanzas que sirven para apoyar nuestra solicitud, pero nuestra solicitud se convierte en exigencia en cuanto todo funcionario debe conocerlas y ponerlas en práctica, además de hacerlas respetar y en toda ocasión, informar a los vecinos de las mismas”.

Esta nota la firma el COLEGIO DE ARQUITECTOS REGIONAL SUR

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar