Está prohibida la quema de hojas

 

Está terminantemente prohibido quemar hojas en la vía pública y en espacios verdes. El municipio colabora entregando gratuitamente bolsas por los barrios, para que los vecinos embolsen las hojas, no las arrojen a las acequias y - por supuesto - para que no las quemen.

La quema de materia orgánica produce dioxinas y furanos. Estos compuestos químicos clorados que resultan a partir de procesos involuntarios de combustión, son peligrosos para la salud, en especial en los niños, no son solubles en agua, pero sí en aceites, lo que hace que se adhieran a tejidos grasos y se aumenten los riesgos de contraer enfermedades graves, trastornos hormonales y neurológicos, y debilitan el sistema inmunológico.
Estas dioxinas integran un grupo de productos que se denominan Contaminantes Orgánicos Permanentes (COP). Estos son muy persistentes y no son fácilmente degradables por agentes químicos o biológicos, viajan a grandes distancias y se encuentran en todos lados; arrastrados por el aire o las corrientes marinas pueden cambiar de un ser vivo a otro y también cambiar de estado, de líquido a sólido y gaseoso, lo que facilita su arrastre y depósito en alimentos.
Esta absolutamente prohibida esta práctica por el Convenio de Estocolmo, un tratado internacional al que adhirió la Argentina en 2004 por el que se compromete a reducir la emisión, eliminar la producción y prohibir el uso de una serie de sustancias a las que denomina contaminantes orgánicos persistentes (COP). Y también por Ley: 8751 de Manejo Del Fuego, de la provincia de Córdoba.
Las hojas secas crean una protección natural del césped, ante las heladas, reduciendo el traspaso de las bajas temperaturas al suelo y además conservan su humedad.
Podemos contribuir al medio ambiente agregándolas al compost o secas y estrujadas pueden ser un liviano y útil mantillo
Es responsabilidad de todos terminar definitivamente con la quema de hojas secas y de cualquier otro resto de materia orgánica.

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar