Elías y su impresora 3D: Creadores de objetos

 

La impresión 3D es un grupo de tecnologías de fabricación por adición donde un objeto tridimensional es creado mediante la superposición de capas sucesivas de material. Las impresoras 3D son por lo general más rápidas, más baratas y más fáciles de usar que otras tecnologías de fabricación por adición, aunque como cualquier proceso industrial, estarán sometidas a un compromiso entre su precio de adquisición y la tolerancia en las medidas de los objetos producidos.

Elías Fernández es un joven estudiante de Ingeniería Electromecánica en la UTN quien está incursionando en las nuevas tecnologías que alrededor del mundo están dando que hablar.

"El tema de la impresión 3d surgió desde la impresión 2d, se pensó desde aquellas épocas. Y respecto a la historia en general, este tipo de impresión surge a principios de los 90. Luego se fue masificando hasta que en el 2005 se crea el movimiento Rep Rap el cual regula y controla el desarrollo de la tecnología." Comenta Elías, quien trabaja con mucho orden en su casa.

Actualmente en San Rafael, son tres personas las que trabajan con esta tecnología, que de a poco se va masificando en la argentina. Y en nuestra ciudad son muchas las personas que en estos momentos están intentando armar su propia impresora.

Algunas de las dificultades que surgen a la hora de trabajar con las impresoras 3d  es conseguir los materiales que uno busca.

¿Cuáles son los límites?

Respecto a los límites que existen en las impresiones 3d, Elías respondió: “El límite es la imaginación de uno. Es real que físicamente hay limitaciones, las impresoras tienen un máximo de tamaño de creación de un objeto pero se pueden ir haciendo varios y luego juntarlos. Lo que uno imagina, puede hacerlo”

El campo de la medicina es uno de los más avanzados en cuanto al uso de las impresoras 3D. En Estados Unidos, la FDA aprobó en agosto de 2015 el primer medicamento que puede ser producido por impresión 3D. El medicamento se llama Spritam y se utiliza para el tratamiento de la epilepsia. La impresión 3D de medicamentos puede permitir a los médicos recetar dosis más precisas, ajustadas a las necesidades de cada paciente

Claro que también tiene aplicación en la parte automotriz, se generan repuestos, de piezas únicas y con gran dificultad para encontrarlas. Con el paso del tiempo, todos los días se aplica la impresión en campos de trabajo nuevos.

Elías hizo la impresora en su casa, después de haber visto una en San Juan, quiso tener la suya. Para eso tuvo que comprar los materiales y luego ensamblarla. Un mes tardo en dejarla lista y funcional y casi todos los días de alguna manera trata de mejorarla y agregarle piezas nuevas.

"Los costos de impresión, o servicios de impresión 3d se cobran por hora generalmente. Hay una relación entre la calidad del objeto, los materiales de impresión y el tiempo que tarde en realizarse. Aproximadamente entre los 70, 80 pesos la hora, todo dependiendo del resultado final que se busque, a mayor tiempo de impresión, mayor es la calidad de la impresión."

Todo esto para el joven emprendedor y estudiante, empezó como un hobby, pero nunca se imaginaba que los límites prácticamente no existan. Luego empezaron los trabajos, algunos repuestos y a través del camino están viendo cómo se van dando las cosas y que puede surgir en el futuro. Nada está dicho.

El futuro llegó, hace rato. 

 

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar