Cuatro intendentes justicialistas le dijeron no a Cornejo

 

Cuatro intendentes justicialistas le dirán no al gobernador Alfredo Cornejo. Decidieron que no acatarán el pedido del Ejecutivo de posponer las PASO en sus departamentos, y realizarlas junto con el resto de la Provincia el 9 de junio, en lugar del 28 de abril como lo tienen previsto.

En declaraciones a distintos medios periodísticos, entre ellos diarios Los Andes y El Sol, los caciques justicialistas Roberto Righi (Lavalle), Jorge Giménez (San Martín), Martín Aveiro (Tunuyán) y Emir Félix (San Rafael), expresaron que no modificarán el calendario electoral, aunque subrayaron que responderán la nota que les envió el ministro de Gobierno, Lisandro Nieri, donde les solicita que no desdoblen las elecciones en sus comunas, sino que las unifiquen con los comicios provinciales.

En una entrevista que concedió a LV8, Righi se mostró sorprendido por el pedido del Ejecutivo y, especialmente, porque pese compartir diversas actividades con el ministro Nieri no le comentó nada al respecto. Dijo que contestarán la nota, pero ratificó que mantendrán el calendario tal como estaba previsto.

Righi también se refirió a los fundamentos que dio el Ejecutivo para pedirles que no adelanten las PASO. Dijo que si al gobernador le preocupa la transparencia de la elección, teniendo en cuenta que la Corte puede decidir la cuestión de fondo cuando ya están electos, entonces debería haber firmado el decreto ni bien asumió para que los magistrados tuvieran todo el tiempo que creyeran conveniente para analizar el tema y tomar una decisión.

 

En lucha

La puja entre los intendentes y el Ejecutivo comenzó el mismo día que el gobernador promulgó el decreto que reforma el artículo 198 de la Constitución Provincial. El mismo imposibilita la reelección de los caciques en forma indefinida -tal como es actualmente- y la limita a una, es decir que sólo podrán permanecer en la comuna por dos períodos, con lo cual los cuatro justicialistas quedaban fuera de carrera. Decidieron contra atacar y presentaron un amparo en la Suprema Corte de Justicia, por entender que la decisión del mandatario es inconstitucional.

El fundamento que los intendentes reclamaron ante el máximo tribunal fue que en el referéndum que se realizó en 2009  no se obtuvieron los votos necesarios para concretar cambios en la Carta Magna. Si bien el 83% de los votantes apoyó la reforma, la Constitución dice que debe sufragar por el Sí la mitad más uno de los empadronados y no de las personas que efectivamente van a votar.

 

La puja continuó con la decisión de los integrantes de la Sala II de la Corte, que le dieron en primera instancia la razón a los intendentes y suspendieron momentáneamente el decreto, con lo cual los habilitó para que se presenten a las elecciones, lo que efectivamente hicieron. Sin embargo, el máximo tribunal aún no resolvió la cuestión de fondo -es decir si el decreto es o no constitucional- y esa decisión es clave, porque se demorará y los caciques seguirán avanzando en el proceso eleccionario.

Ese fue el fundamento central del Ejecutivo al pedirles que no adelanten las elecciones, por entender que si la Corte les da la razón en la cuestión de fondo no habrá problema, pero si determina que el decreto es constitucional, entonces -dependiendo de cuándo se conozca el fallo- ya no tendrán plazo legal para presentar candidatos o ya habrán sido electos por otros período para gobernar sus comunas.

El día que decidió darle la razón a los intendentes respecto del amparo, la Corte también solicitó a las partes que intenten buscar una salida política. Ese intento se concretará el 14 de marzo, cuando los representantes de ambas partes se sentarán en una sala del Poder Judicial y analizar alternativas para destrabar el conflicto. Por ahora, esa posibilidad parece lejana.

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar