Sin torneo y sin fechas, los clubes están a ciegas y se preparan como pueden

 

En el medio de la tragicomedia de la AFA hay 30 equipos, sólo por detenerse en la primera división, que no saben qué hacer, que se entrenan a ciegas. Pero el tema se extiende por cada una de las categorías. Nadie sabe nada. Sólo que el campeonato empezará durante la primera semana de agosto o, a lo sumo, por la cesión de los jugadores para los Juegos Olímpicos de Río, el 12. Falta un mes, pero nadie firma nada. La mayoría se prepara en un ambiente de incertidumbre, sin siquiera tener certeza si se jugarán los partidos de la Copa Argentina y los juveniles por la huelga de árbitros que se anunció ayer (ver aparte). El fútbol argentino da para todo: tiene una asociación devastada, dirigentes que no mandan y espera una comisión normalizadora cuyos límites aún son difusos.

Todo eso sin contar que el seleccionado perdió al director técnico y al capitán, tras la renuncias de Gerardo Martino y Lionel Messi, por más que todos los consultados apuntan al pronto regreso del Nº 10. Varias piezas se perdieron de este rompecabezas. Aunque ese es un tema aparte.

La final del Torneo Transición se jugó el 29 de mayo pasado. Desde entonces, los clubes sólo tienen en claro que deben entrenarse para algo... indefinido. Algunos lo hacen en el exterior, como River, en los Estados Unidos, o como San Lorenzo, en Costa Rica. Otros aprovechan lo que tienen a mano porque eso de viajar en las pretemporadas quedó para unos pocos privilegiados. La preparación es bien casera y cerca de casa. Cada centavo vale en medio de los vaivenes económicos.

La palabra del DT de Lanús, último campeón, Jorge Almirón, se verá reflejada en cada uno de los entrenadores. "Ojalá se pueda organizar el torneo como corresponde, conociendo con la debida anticipación: si será un campeonato largo o dos cortos, que se sepa de antemano en cuál día y en qué horario se jugarán los partidos y cómo será el arbitraje, para que se pueda planificar el trabajo diario, que no sea como hasta ahora, que nosotros nos enterábamos una semana antes, incluso a veces con cambios a pocos días de jugar el partido de la fecha siguiente. La AFA ha tocado fondo".

Boca, con la Copa Libertadores, se preparó con un desafío en concreto para las semifinales ante Independiente del Valle. Hizo las incorporaciones que pudo (Fernando Zuqui, Walter Bou, Darío Benedetto y Santiago Vergini). Fue casi el único.

"Si antes veíamos desordenados, esto es aun más complejo. Sin embargo, nuestro trabajo no varía. Godoy Cruz tenía un pretemporada planeada y luego se verá cuándo empieza el campeonato, o si es largo o corto. Los amistosos no cambian y enfocamos todo a la Copa Argentina, en el debut ante Estudiantes (BA), el 19 de julio", manifestó Sebastián Méndez, entrenador del conjunto mendocino.

Méndez tocó un tema sensible: las fechas,un tema que por ahora desorienta a los dirigentes. Si el campeonato empieza el 12 de agosto se jugaría hasta el 18 de diciembre. Así, el receso se terminaría el 15 de enero, según los primeros esquemas.

"Nosotros tenemos un gran desafío que es quedarnos en la A partiendo del último puesto en los promedios, de manera que frente a la incertidumbre que provoca no saber qué tipo de torneo vamos a disputar a un mes del arranque, profundiza el grado de dificultad. Si el sistema de descenso sigue siendo el promedio, la cuesta será empinada. No obstante, contamos con un plantel joven y tengo expectativas en que lo podamos complementar adecuadamente", explicó Juan Manuel Llop, entrenador de Atlético de Rafaela.

Llop dio en otra de las claves: el formato de competencia. Con los baches que aparecen en el medio algunos dirigentes no vería con malos ojos volver al formato de los torneos cortos. Una alternativa es dividir el certamen en dos zonas de 15 equipos, tal como ocurrió en los últimos seis meses.

"No tenemos en claro qué es la Superliga, en qué nos beneficia y en qué no. La realidad sólo la saben los dirigentes. La AFA no está bien y algún cambio tiene que haber. ¿Cuál es el mejor para tomar el mando? No lo sé, pero seguramente que la elección frustrada de la última vez fue perjudicial porque la conducción que quedó no mejoró las condiciones de los clubes. Si no, no estaría pasando todo esto", expresó el director técnico de Arsenal, Sergio Rondina.

Todo pasa por la cuestión económica y la asfixia financiera. Los clubes ya no saben cómo hacerse cargo de los gastos mensuales. La Superliga parece el remedio más eficaz para una recaudación más potente, pero...

"Tampoco se sabe cuántos descensos habrá y el modo en que se aplicará, por promedios o por puntos, porque esto también es importante para realizar las contrataciones. La incertidumbre que hay hace retrasar las incorporaciones. Incluso, los clubes están con el problema de no saber con que presupuesto se pueden manejar para traer los refuerzos", sentencó Julio César Falcioni, entrenador de Banfield.

Varias instituciones cambiaron los planes sobre la marcha por las penurias de las tesorerías. Algunos acortaron las concentraciones y otros pusieron un freno en las incorporaciones, como Gimnasia y Esgrima y Quilmes, que en el campeonato pasado tuvo muchas dificultades económicas.

"Es raro estar a un mes del torneo y no saber cómo será. Pero así es el fútbol argentino. Nosotros, por suerte, tenemos alguna programación con la Copa Argentina y eso nos ordena en algo el calendario. El principal problema es para los preparadores físicos", describió Maximiliano Velázquez, capitán de Lanús, que también tiene otra fecha segura: el 17 de agosto, cuando jugará contra Racing la final de la Copa Bicentenario, que enfrenta a los ganadores de los torneos Transición 2014 y 2016.

La situación de la AFA arrastra a los clubes, que se preparan como pueden: a tientas.

Fuente: Canchallena

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar