La noche de las bombas

 

El equipo de Guillermo Barros Schelotto salió a jugarle de igual a igual a Bolívar pese a los temidos efectos de la altura paceña y tuvo una pero el arquero Quiñónez se la sacó a Chávez. Y cuando menos se lo esperaba de acuerdo al trámite del partido, Saavedra sometió a Orion con un larguísimo remate, marca registrada del Hernando Siles. Pese al 0-1, el equipo visitante siguió bien e incluso tuvo el empate, pero Gago falló desde una posición inmejorable.
 
Al contrario de lo que suele suceder en Bolivia o en Ecuador, el visitante fue ampliamente superior al dueño de casa en la segunda etapa. Los cambios del Melli surtieron efecto y Boca de a poco empezó a hacer méritos para llegar al empate. El conjunto argentino transformó a Romel Quiñónez en figura hasta que la justicia llegaría en el cuarto y último minuto de descuento. Al igual que en el gol de Bolívar, Carrizo (habituado a jugar en la altura luego de su paso por Cruz Azul) sacó un fierrazo que se transformó en el último gol de la noche paceña.
 
Luego del desahogo del tanto marcado por el Pachi y la vuelta a las redes luego de una larga sequía, el Xeneize respiró dentro del Grupo 3 de la Copa Libertadores. Boca llegó a 3 puntos y quedará a la espera de lo que suceda el próximo miércoles entre Deportivo Cali y Racing para ver en que posición terminará la primera rueda. Y mientras no juega por el certamen continental (recibirá a Bolívar el 7/4 en la Bombonera), el conjunto de Guille será local ante Unión el próximo lunes buscando volver a la victoria en el torneo local.

 

 

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar