Boca cumplió el trámite y ya piensa en la Libertadores

 

Con la cabeza en una Copa y el cuerpo en otra. Boca arrancó su camino en la Copa Aregntina, un certamen que ya lo vio como ganador en dos ediciones, pero lo tomó como una entrada para el plato principal que viene asomando: las semifinales de la Libertadores, el 7 y 14 de julio ante Independiente del Valle. Y cumplió con el trámite el equipo de Guillermo Barros Schelotto. Fue letal en el primer tiempo, bajó un cambio en el segundo y pasó sin problemas al débil Güemes de Santiago del Estero: 3-0 con dos de Cristian Pavón, uno de Pablo Pérez y otro en contra. En 16avos de final enfrenatrá al ganador del partido Chicago-Santamarina.

Boca tardó apenas 12 segundos en demostrar la diferencia que había entre un equipo y otro. Sin equivalencias, hizo rápido lo que muchas veces les cuesta mucho a los equipos grandes en la Copa Argentina. Golpeó de entrada. Aprovechó un error en la salida de los defensores de Güemes (equipo que juega en el Federal B) y gritó el primero, el más difícil.

De la mano de Cristian Pavón se movió el equipo de Guilermo Barros Schelotto en el inicio. Fueron tres apariciones en velocidad del joven delantero las que le dieron los goles y la tranquilidad.

El 1-0 tras un error de Elías Martínez, que dudó en el fondo, se encerró solito y dejó el ataque servido: Lodeiro la tocó para Pavón y el pibe definió sin dudar.

El segundo y el tercero fueron con la marca registrada del delantero. Dos corridas a pura velocidad por derecha para desbordar llegar al fondo y definir. En el 2-0 la mandó a guardar ante la salida del arquero y en el 3-0 la tocó al medio y la terminó metiendo Jonathan Páez, en contra.

Con la cómoda ventaja y el resultado inalterable, en el segundo tiempo Boca bajó el ritmo. Fernando Zuqui, una de las caras nuevas para esta pretemporada, tuvo un buen rendimienro y asoma como una buena alternativa para el Mellizo en un mediocampo que lamentó varias lesiones. La mala fue la salida de Juan Manuel Insaurralde, que dejó la cancha con un fuerte dolor en la cadera.

Y el lamento por saber que en el partido de ida por las semis de la Libertadores no podrá contar con Pavón, que está suspendido.

Fue un trámite para Boca, que cerró el partido con el gol de Pablo Pérez de arremetida en el minuto final para sellar el 4-0. Fue una entrada para el plato principal. Una Copa como antesala de la otra Copa, la que tanto desea volver a levantar.

 

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar