Lo que hay que saber a la hora de tomar un vino

 

“Lo que hay que saber a la hora de tomar un vino”

Tanto en redes sociales como en numerosas revistas pueden encontrarse un sinfín de artículos que describen las copas que debemos usar para tomar un vino u otro, t° de servicio según tipo de vino, como también las etapas de una correcta cata.

Desde mi lugar quiero decir que me gusta usar copas técnicas, porque nos hacen llegar los aromas del vino de mejor manera que un vaso u otros tipos de copas que podemos encontrar en el mercado. De hecho debo reconocer que le robe a mi amiga Claudia la excéntrica costumbre de viajar con una caja de copas para mí y la persona con las que vaya a compartir el vino.

“Lo que realmente hay que saber a la hora de tomar un vino” es principalmente que éste no se toma, se descubre. Se debe tratar de comprender que es un producto de diseño y que como tal va a expresar su naturaleza influida por autores, quienes deben tener la inventiva y sensibilidad suficiente para entender lo que buscamos los que elegimos su obra en la góndola, y proyectar ese producto desde la planta sin nunca dejar de lado la impronta distintiva y personal de su equipo de trabajadores.

Si bien todo esto hace que la cadena sea merecedora de mucho respeto, entiendo que quienes estamos involucrados en la misma, no buscamos generar un desafío para quien tiene una copa de vino en su mano. Muy por el contrario, lo que esperamos es que se le destine un pequeño momento de distención, que permita disfrutarlo y escuchar todo lo que una botella nos puede contar, para dejar que nos sorprenda.

Quiero proponer desestructurar el momento de consumo, simplificar los rituales, para lograr que cada vez más gente quiera sumarse a compartir una botella o a relajarse con una copa al final del día, en la intimidad de su casa.

Muchos amigos me han comentado “yo no tomo vino, porque no entiendo nada, no sé qué encontrar, ni tengo idea de cómo maridarlo”. Probablemente mi respuesta este bastante despegada de un tecnicismo enológico y también disguste a algún sommelier, pero creo que no hay que encontrar ni buscar absolutamente nada, que es el vino el que va a encontrarnos a nosotros, con toda su autenticidad. Tal cual como cuando conocemos a una persona, con personalidad descontracturada y “autentica”, simplemente nos gustará o no compartir tiempo con ella y será lo que nos motive a un nuevo encuentro.

Por otro lado, cuando se habla de maridaje, creo que no hay lugar para reglas en este sentido. Propongo priorizar nuestros propios gustos, dejando de lado el hecho de que tipo de carne vamos a comer o si tal o cual vino lo dejamos para el plato principal o el postre. En lo que a mí respecta el mejor maridaje, -y creo que en este punto mi amigo sommelier Stephane, si estará de acuerdo- para todo tipo de vino es “fuego, montaña y amigos, a la temperatura de servicio que la naturaleza proponga.”

De modo que “lo que hay que saber a la hora de tomar un vino” en mi opinión, es simplemente el número de personas con las que vamos a compartir el momento, para que nunca falte.

Paula Latorre

Paula Latorre, Lic. en Enología, 25 años, trabajo en Arpex Argentina y me divierto en la La Finquita 1920, emprendimiento de garage. Me gusta entender la enología como una profesión que me permite trabajar jugando y aprender de la gente.

 

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar