Los zoológicos: una nueva y mejor perspectiva

 

http://sinzooargentina.com/

En los últimos años ha surgido en el mundo un movimiento que podríamos decir está basado en la consideración de los animales como sujetos de derecho. Muchas asociaciones, algunas locales, otras a nivel país y otras internacionales, luchan hace tiempo por los derechos de los animales, pero parece que recién ahora la sociedad comienza a considerar seriamente el tema. La propuesta de tratar a los grandes simios como “personas no humanas” ha estado últimamente en los medios de comunicación, con algunos casos muy cercanos; también la atención internacional estuvo (y lo está aun) enfocada sobre las condiciones de vida de el oso polar del Zoológico de Mendoza. La Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires ha comenzado  a dictar cursos sobre “Derecho Animal” y parece ser que fuera el inicio de un camino que seguramente será largo, sinuoso pero, espero, sin retorno. La evolución de la sociedad debería ir por ese camino. Las cosas cambian. A finales del siglo XIX en Europa existieron varios “museos” que exhibieron seres humanos capturados en África.  Indígenas de Tierra del Fuego fueron llevados a Paris en 1881 y fueron vistos por unas 400.000 personas en 2 meses. En ese momento nadie se extraño. Hoy nos parece una aberración total.

Curiosamente y mientras empezaba a escribir estas líneas se comunico conmigo el Dr. Lucas Drugueri, colega y amigo que vive en  Buenos Aires, con el objetivo de hacerme llegar un proyecto de Ley sobre el que ha estado trabajando junto a muchas otras personas y cuya intención es la conversión del Zoológico de Buenos Aires en un Parque Ecológico; básicamente lo que busca es transformar el zoológico en un Parque destinado a albergar animales de especies autóctonas en mal estado, por ejemplo aquellos decomisados a cazadores furtivos o a vendedores ilegales, para ponerlos en buenas condiciones y ser nuevamente liberados a la naturaleza, y si su estado no permitiera dicha reintroducción, tenerlos bajo el cuidado debido. Ya no sería un sitio de mera exhibición: habría lugar para la enseñanza y para las visitas,  pero la prioridad serian los animales y su bienestar y no los visitantes a dicho predio. El proyecto es largo, abarca otros puntos muy interesantes, como la reubicación paulatina de los animales que actualmente están alojados allí, la preservación del patrimonio edilicio, etc., y en sus fundamentos podemos leer reflexiones interesantes: de que cómo lo que vemos en una jaula de un zoológico no es un animal, sino la sombra de un animal, (algo que se le parece mucho, pero que no es), de cómo fue cambiando nuestro concepto hacia la naturaleza que nos rodea. Invito a quien tenga un ratito a leerlo.

Es digno de mención el trabajo que se ha realizado de unos años a esta parte  aquí en San Rafael por parte de varias ONG y el estado para conseguir el cierre paulatino y traslado de los animales del zoológico de San Rafael. Varios de los individuos de diferentes especies han sido ya ubicados en diferentes reservas, parques y santuarios de nuestro país.

Como vemos, va todo en un mismo sentido. Evolución convergente.

www.facebook.com/SinZooArgentina

www.sinzoo.com.ar

Fotos: Sin Zoo Argentina / Roberto García

 

Sebastián Ortiz

Sebastian Ortiz, clase 1976, de Ciudad Jardín, El Palomar, Bs As. Veterinario de la UBA. Dedicado actualmente a la clínica y cirugía de pequeños y grandes animales, ex guardavidas, admirador de la música británica, guitarrista aficionado . Lector ocasional de la obra de Fontanarrosa y de Dolina.

 

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar