La vocación: del educador al educando

 

Vamos hablar de la palabra vocación, su significado y los problemas que acarrea una sociedad, por no decir una humanidad, conformada por individuos que por diferentes motivos no conocen, no saben o no han encontrado su vocación, y sólo cargan el trago amargo de vivir la vida preocupándose por conseguir y mantener la forma de sustentarse. También plantearemos el problema que arrastra no tener docentes de vocación, porque estos son los encargados de ayudar a los padres a encontrar la vocación de sus hijos. Y cómo esta situación se va empeorando y degradando ya que no sabemos para qué hemos venido a la vida y perdemos el sentido de nuestra existencia.

Si buscamos en un diccionario la definición de vocación, dice: “Inclinación o interés que una persona siente en su interior para dedicarse a una determinada forma de vida o un determinado trabajo.” O también podemos encontrarnos con otra definición: “Llamada o inspiración que una persona siente procedente de Dios para llevar una forma de vida, especialmente de carácter religioso.”

Si vamos al origen etimológico de la palabra vocación, proviene del latín "vocatio", que significa "acción de llamar”, muy relacionado con la religión, expresa de un modo muy general, un encuentro de dos libertades: La de Dios que llama y la humana que responde al llamado.

Siempre he tratado de dejar de lado en las publicaciones el tema de la religión, ya que las mismas se refieren a educación, pero esta vez no puedo, no porque vaya a hablar de una religión en particular, sino, a que la vocación está relacionado con algo que las personas sentimos en el interior sin importar el culto que cada uno profese. Además, si uno busca el origen etimológico de la palabra religión se encuentra que la misma proviene del latín, religare, donde el prefijo re significa reiteración y ligare significa ligar, enlazar. Entonces religión significa algo así como ligar de nuevo, volver a unirse con Dios, con el Creador. Por lo que si uno tiene que volver a ligarse o enlazarse con Dios, es porque en algún momento estuvo ligado y por algún motivo se desligó de Dios. Y aquí aparecen las diferentes religiones, como hoy las conocemos, para enlazarse 

nuevamente con Dios. Pero los hombres que la componen, están más preocupados en la disputa de cuál de ellas tiene la verdad y pensando que las demás están equivocadas, que en lo primordial, “volver a unirse con Dios”. No hay palabras más precisas y comprensivas sobre las religiones que las que vertió el BUDHA “Todas las Religiones son perlas preciosas engarzadas en el hilo de oro de la DIVINIDAD.”

O sea que vocación y religión se encuentran relacionadas. El hombre sin quererlo se aleja de Dios, de la Divinidad. La Divinidad llama al hombre (vocación) para que este vuelva a unirse con El (religión), y el hombre logra 

volver a unirse con Dios llevando adelante su misión, que no es más que cumplir con su vocación para llegar a la Divinidad.

He leído y escuchado hablar de diferentes clasificaciones de vocación, como por ejemplo Vocación Laboral, Vocación Profesional. También he visto test vocacional para determinar a través de cuestionarios cual es la vocación de las personas y ver que siguen estudiando para sustentarse en la vida.

Disiento con las clasificaciones de Vocación como así también de los test. La vocación es una sola, “la vocación es de servicio”. “Sino vives para servir no sirves para vivir”. Estamos acostumbrados a vivir en una sociedad egoísta, que lo único que nos importa es nuestro futuro, sin importar qué le pasa al vecino. Hoy no estudiamos para poder servir como miembro a una sociedad con nuestro conocimiento y poder prestar un servicio a la humanidad, sino lo hacemos pensando en nuestro futuro, de qué vamos a vivir, cómo sustentarnos, y esto lo hacemos de una forma egoísta. Y por este egoísmo y preocupación por lo material caemos en cualquier estudio, profesión o trabajo que nada tienen que ver con nuestra vocación, pero que por el miedo a no tener con qué sustentarnos las elegimos por creer tener una buena salida laboral.

Y acá nos encontramos con uno de los problemas más graves que tenemos como sociedad: la falta de vocación en las personas. Ya que tenemos médicos que no son médicos de vocación, que estudiaron porque sus familias son de médicos y vieron un futuro asegurado, y así con las diferentes profesiones contadores que no son contadores de vocación, abogados, escribanos, ingenieros, arquitectos, políticos, enfermeros, metalúrgicos, plomeros, comerciantes que serían excelentes médicos pero por no escuchar su llamado interno, viven una vida equivocada.

Este es un tema importante si queremos ver un cambio en la educación, para luego poder ver un cambio en la sociedad. No podemos seguir fomentando el egoísmo en nuestros niños, adolescentes y jóvenes para que estudien pensando en asegurarse un futuro, porque además eso es totalmente falso, sino que tenemos que cambiar la forma de pensar en el sentido de para qué estudio, inculcarle qué es lo que quieren estudiar o hacer para SERVIR a la sociedad, que es lo que traen en su interior para aportar a la sociedad.

Porque si uno estudia una profesión pensando en uno, sólo en su futuro, sin tener en cuenta qué es lo que siente en su interior va caer en una profesión equivocada, sólo en el afán de ganar dinero y tener un buen pasar por esta vida, que ficticiamente lo puede lograr. Pero no hay peor cosa en la vida, que hacer algo que no lo sienta en mi interior para asegurarme un pasar, sin mirar a mi alrededor. Y además, vuelvo a poner el ejemplo del médico porque es una profesión muy sensible, no es lo mismo un servicio que puede prestar un médico de vocación el cual se interesa por cada caso en particular dando todo de sí y pidiendo asistencia 

para encontrar la solución a la enfermedad, que aquel que estudió y solo medica según síntomas exteriores de sus clientes (y no pacientes), recetando remedios del vademécum que hoy es de fácil acceso con aplicaciones de los celulares.

Es necesario que cada uno de nosotros encuentre su vocación porque esto aportaría al bien social más que cualquier economía sustentable que queramos buscar. No tenemos un problema económico como sociedad. Tenemos un problema cultural. Ya no sabemos para qué hacemos lo que hacemos, para qué estudiamos, para qué trabajamos, hacia dónde vamos y para qué y porqué vivimos.

Se hace indispensable que como seres humanos entendamos el porqué de nuestra vida, para qué vinimos, para qué vivimos y poder así darle un horizonte a nuestra existencia. Pero sí de pequeños taladramos a nuestros hijos y alumnos tratando de que se aseguren un futuro, sin enseñarles a vivir el presente, difícilmente podrán nuestros hijos y alumnos encontrar su vocación.

La vocación podríamos decir que uno la encuentra por tres caminos: por el autodescubrimiento de una capacidad especial, por la visión de una necesidad urgente, o por una tercera, que muy rara vez se da, la dirección de los padres y maestros que descubrieron la VOCACION del alumno mediante la observación de sus aptitudes.

Y he aquí un punto primordial: ¿Cómo maestros o padres van observar las aptitudes de su hijo o alumno para encontrar la vocación de los mismos, si ellos no se auto-observan y no saben cuál es su vocación? Y en este punto queda claro que no es una tarea sólo de los docentes el encontrar la vocación de los niños, sino que es de los padres y los maestros tendrían que estar para colaborar y guiar a los padres, pero parece que los sistemas educativos están más preocupados por meter información a todos iguales que en ver qué es lo que cada alumno puede aportar a la sociedad. “La diversidad es unidad”, las cosas iguales se repelen, y ejemplo de esto son dos imanes del mismo polo, se repelen. Me pregunto: ¿De dónde sacaron esto de la Igualdad para todos? ¿Somos todos iguales? ¿Somos individuos o especies? Una verdadera destrucción hacia la humanidad es ésta igualdad que logra una mayor dificultad a la hora de poder encontrar la vocación como seres individuales.

Vale la pena que reflexionemos sin juzgar a lo que hicieron con nosotros, sino con una aptitud de superación y teniendo en cuenta que seguramente lo hicieron con buenas intenciones y sin nada de maldad. ¿Nuestros padres y maestros nos ayudaron a encontrar nuestra vocación? ¿Nos dijeron alguna vez que estudiáramos pensando en servir a la humanidad? ¿O sólo pensado en nuestro futuro que sin darnos cuenta es una forma egoísta de pensar? ¿Alguna vez alentaron eso que nacía espontáneamente de nosotros y que podría ser el objetivo de nuestra existencia? ¿O coartaron toda imaginación creadora con comentarios que pusieron una pared delante de nuestra vocación?

Esta reflexión no es para que nos desliguemos de nuestra falta de vocación echándoles la culpa a nuestros padres y maestros, sino para que tomemos conciencia y empecemos a trabajar en encontrar nuestra vocación de servicio. Y además ayudemos a nuestros hijos y en el caso de maestros a sus alumnos, para encontrar su verdadera vocación. Y así cada uno podamos llevar adelante la misión de nuestra existencia y como seres humanos podamos religarnos con la Divinidad, Dios, Fuerza Superior, Energía Creadora o como quieran llamarla, ya que en realidad creería que estaríamos hablando de lo mismo.

Y como últimas preguntas: ¿Cómo tengo que hacer para encontrar mi Vocación? ¿Para escuchar el llamado interno? ¿A quién acudo para que me ayude a encontrar mi vocación? ¿Acudo hacia afuera o adentro mío? ¿A la Divinidad? ¿Y la Divinidad donde está: afuera o adentro mío? ¿O está afuera y adentro? ¿Y qué lo que es lo interno o externo? Preguntas que sólo tendrán respuesta si alguna vez nos las hacemos.

 

Roberto Senarega

34 años, Interesado en la Educación y apasionado por encontrar el porqué de las cosas. Amo a mis hijos y a mi señora. Sueño con la utopía de un mundo mejor. Creo en que las soluciones se logran erradicando los problemas de raíz. Agradezco haber encontrado el camino de la meditación. Y como me dijo una vez una querida amiga: “Beto, para vos tu vida es como si fuera un cuento”. Ahhhh me olvidaba, me recibí de Contador público nacional y después de profesor.

 

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar