La comunicación entre padres e hijos adolescentes es vivida por ambas partes como un conflicto diario

 

OSEP nos envía una columna sobre una situación que se vive día a día en nuestra sociedad.

Si se logra una buena relación comunicativa con los hijos no solamente se pueden conocer sus inquietudes y preocupaciones sino también se conseguirá aumentar su autoestima, haciéndoles ver que son importantes para los padres.

El diálogo es fundamental

Es necesario que ambos aprendan a comunicarse mutuamente. Hablar con un hijo adolescente ayuda a mejorar la calidad de vida, expresar emociones, ideas o solucionar problemas. La comunicación es una ardua tarea para los padres que viven con ansiedad el momento de sentarse a hablar con su hijos y se quejan, además, de sus silencios y constantes provocaciones.

Hay que comprender que:

    • Es un proceso que lleva su tiempo, hay que ser pacientes.
    • Lo primordial es saber escuchar, para poder intercambiar ideas, pensamientos y emociones.
    • No todo lo que se escucha de los hijos puede ser agradable. Para esto es necesario tener una actitud emocional abierta.
    • Una buena comunicación permite al adolescente tomar decisiones apropiadas y ante la equivocación puede responsabilizarse de las consecuencias.

¿Cómo mejorar la comunicación con los hijos?

    • Dedicarles tiempo.
    • Respetar sus tiempos. Muchas veces no quieren hablar, pero siempre hay que estar dispuestos a escucharlos.
    • Escuchar todo lo que cuente hasta el final, aunque suene a tonterías para ellos puede ser importante.
    • No criticar ni juzgar, sino comprender y buscar soluciones con él.
    • Contarles cosas, para que vean que sus opiniones también tienen valor.

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar