Enoturismo mundial: de Viena a Ginebra.

 

En continuación con nuestra agenda de viaje, nuestra siguiente parada será Ginebra, la segunda ciudad más importante de Suiza, luego de Zúrich. Si bien Suiza se encuentra en Europa, la misma no pertenece a la Union Europea, por lo tanto, debemos sumar a nuestro presupuesto una nueva moneda: los francos suizos. Aunque el Euro es ampliamente aceptado en los medios de transporte y en lugares turísticos suizos, recomendamos siempre conservar dinero local ante cualquier circunstancia y/o problema.

Para arribar a la ciudad de Ginebra la vía directa más rápida y cómoda es a través de Austrian Airlines, con viajes frecuentes durante el día y con un recorrido aproximado de 1:30hr de viaje.

En caso de optar por el tren, el trayecto asciende a 12horas con una parada en Zurich para luego concluir en Ginebra, este último tramo es de 3hs. aproximadamente. La opción en tren siempre resulta ser la mas tentadora a la hora de recorrer Europa. Mas allá de su larga duración, si uno realiza una logística previa en materia de horarios puede disfrutar durante el día del vasto paisaje europeo y su arquitectura.

Nuestro día en Ginebra comenzaría con una visita al museo de relojes Patek Philippe, aunque previamente será necesario un calórico desayuno acompañado de un café de especialidad para soportar las largas caminatas en los museos. Existen varias opciones cercanas al museo como el Café Birdie, Café du Lys y Paradiso.

 

 

Compuesto por 3 pisos, el Museo Patek Philippe propone un visita cronológica en forma de espiral desde el piso 3 hasta la planta baja, ilustrando la historia del reloj y su evolución desde sus comienzos en el siglo XVI.  Ademas cuenta con un pequeño auditorio que proyecta la historía de la marca, y también como Patek y Philippe se conocieron.

Luego de esta increíble visita, proponemos un almuerzo, a la vera del río Ródano, en el restaurante y vinoteca Le Rouge et Le Blanc, una ocasión ideal para conocer los vinos suizos e intercambiar relojes preferidos vistos en el museo.

“Suiza cuenta con algunas de las viñas más altas de Europa, y el país alberga los principales viñedos de dos de los grandes ríos vinícolas del mundo: el Rin y el Ródano.¨ El río Ródano, uno de los grandes ríos de Europa Central, que comienza en Ginebra y se extiende hasta el mediterráneo atravesando Francia. ¨En los últimos años, el cantón de Valais ha sustituido a Vaud como el cantón más productivo. Los suizos beben el doble de vino tinto que de blanco.”

 

 

En la vinoteca podremos aprovechar una degustación de vinos acompañadas de unas tapas. Nuestra recomendación son los vinos de la bodega Domaine La Colombe, ubicados en la región de Vaud, en donde el 61% de la región produce vinos blancos a partir de uvas uvas Chasselas. “Las vides aquí se deleitan con el sol directo, el brillo que se refleja del lago y el calor que irradian las terrazas de piedra.”

Luego de un exquisito almuerzo, existen algunas opciones para seguir conociendo los encantos de Ginebra. Una actividad al aire libre sería aprovechar los grandes jardines que componen al Parque de los Bastiones con su gran cantidad de estatuas y un juego de ajedrez gigante. A pocas cuadras hacia el río, se encuentra la Catedral de San Pedro de Ginebra. Construida en el siglo XII con un estilo gótico y una fachada neoclásica, contiene un recorrido compuesto por más de 150 escalones hasta la torre sur permitiendo a sus visitantes la posibilidad de tener una vista panorámica de la ciudad.

 

 

Finalizando nuestro día en Ginebra buscamos una opción para cenar y encontrarnos nuevamente con más vinos Suizos, aunque previamente es obligatoria la visita al Jet d’Eau. Una magnifica fuente de agua con una altura de 140 metros genera una pluma de agua increíble que encuentra su esplendor durante la noche cuando es iluminada.

 

 

A pocas cuadras de la fuente se encuentra el restaurante La Plancha - Bistrot et Vin, una excelente opción para cerrar un encantador día. El restaurante cuenta con un interesante menú compuesto por pescados y pastos, como así también, hamburguesas  y fondues. Para acompañar estos platos recomendamos vino tinto a partir de uvas tradicionales suizas como "la Cornalin ( o Rouge du Pays), con aroma a cerezas, y la rústica Humagne Rouge”. Ambas propias de la región de Valais que da lugar a vinos maduros y concentrados propios de las "características de una región alpina, con sol intenso y una sequía estival.”

 

 

 

Finalizamos nuestro día en Ginebra y ya nos disponemos para nuestro próximo destino: Londres. En la próxima entrega haremos una excepción a la regla entiendo que Inglaterra no se destaca por su producción de vinos sino por su oferta gastronómica y vinotecas compuestas por una vasta oferta de vinos internacionales. Seguramente dividamos nuestra agenda londinense en dos entregas.

Fernanda e Iván

Somos Fernanda e Iván y queremos compartir con ustedes nuestra agenda de viajes y vinos, una recopilación de ciudades, vinotecas y experiencias que hemos ido anotando con la idea de poder tomarnos un año sabático y realizar el viaje de nuestras vidas. Nuestro anhelo es que ustedes como lectores puedan sumar sus experiencias e ideas para seguir agrandando la agenda de viajes y vinos.

 

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar