"Mi sueño es tener un parto natural"

 

Parto natural equivale a parto fisiológico y se define como “el inicio espontáneo y de bajo riesgo de un trabajo de parto. El niño nace espontáneamente (sin ayuda"- excluye cualquier parto que haya sido alterado por intervención tecnológica. Por tanto excluye trabajos de partos inducidos o acelerados con drogas,  anestesia epidural o episiotomía) "de vértice entre las 37 y 42 semanas completas. Luego del parto/nacimiento la madre y el niño están en buenas condiciones”. Laura Gutman dice que “parir es pasar de un estadio a otro. Es un rompimiento espiritual. Y como todo rompimiento,  duele. El parto no es una enfermedad para curar. Es el pasaje a otra dimensión.”

Entonces cuando deseamos un “parto natural”, deseamos todo lo contrario a una cesárea.

Apenas sabemos que estamos embarazadas, pensamos en ¿cómo será el parto? ¡El final es tan importante! Y si transitamos un embarazo saludable, la posibilidad de una cesárea es nula. Así que empezamos el curso de pre-parto, y nuestra ilusión crece, pasa a ser lo único en nuestra mente y en nuestro corazón. Es que nuestra intuición conoce que ancestralmente las mujeres parían a sus hijos, y ese registro está grabado en nuestras células.

Son contadas las mujeres que eligen cesárea antes que nada; el miedo al parto es la sensación más común que recorre nuestro cuerpo, así como la de perder a nuestro bebé. Probablemente se originen en el miedo a la muerte en sí misma. Sentimos la vulnerabilidad de un ser que aún está en desarrollo. Gestamos vida,  y la muerte está implícita en ella. Y, aunque suene metafórico, muy dentro nuestro sabemos que una mujer muere, para que nazca otra a la par de nuestro hijo.

Pero qué tan cercana creemos que puede estar la muerte a un momento tan bello y sutil como es el nacimiento, donde el pulso de vida es tan tangible como omnipresente. Escuchar el llanto inolvidable de nuestro bebe que acaba de nacer, que con tanta fuerza nos llama, necesita  nuestro calor, olor, voz, somos su único sostén de vida. Sabio llamado en busca de quien puede darle todo para que la adaptación a este mundo tan hostil sea vivenciada con amor, respeto y máximo cuidado. ¡Qué maravillosa es la vida!

Durante el parto “las mujeres pueden necesitar llorar, gritar, pedir, rezar, moverse, conectarse con recuerdos, en fin utilizar la inteligencia intuitiva que el ser humano ha ido desarrollando a lo largo de millones de años, para ser activamente las protagonistas del mejor parto posible.”

“Si hay acompañamiento humano, el parto puede ser doloroso, largo, cansador o complicado, pero se atraviesa fortalecida. Sino cualquier situación de dolor o de miedo se convierte en sufrimiento y desamparo. Y este es el estado en que luego una madre tiene que ocuparse de su bebe integrada o destruida.”

“El cuerpo habla. El cuerpo tiene memoria: lo que atraviesan juntos esta mamá y este bebé va a dejar huellas en ambos. Los partos poco cuidados y las promesas incumplidas dejan huellas.”

Tuvimos nuestro parto deseado, y a partir de ahora sentimos que ya nada nos puede derribar. Parimos a nuestro bebé, y nos parimos a nosotras mismas. ¡Lo logre! Y ahora todo lo puedo ¡TODO!

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

(1) O.M.S. 1996

(2) Gutman, Laura. “La Maternidad y el encuentro con la propia sombra.” Ed. Del Nuevo Extremo. 2008.

Pulso Kimelü

Somos mujeres maternantes. Unidas por el pulso de una búsqueda; movilizadas por nuestra mujer conocedora e inquisidora; escuchando el llamado de la tribu y a la tribu, andando hacia el encuentro del saber materno a partir de experiencias propias y compartidas. Nutriendo la conexión con nuestra esencia, nuestras emociones y nuestros bebés. Sabiendo que sólo propiciar el intercambio, dentro de un espacio libre para el encuentro con otras mujeres en distintas etapas de la maternidad, es lo que nos fortalece, nos contiene, nos empodera. Desde la vivencia de distintos métodos sobre el arte de gestar, parir y criar buscamos acompañar, dejar una impronta, sembrar información limpia y clara, gestar nuevos espacios. Pulso kimelü está integrado por mujeres mamás, compañeras, nietas, hijas, hermanas, amigas. María Julia Barcos – Doula – Masoterapeuta. Hilen Moreno – Lic. en obstetricia – Partera independiente. Liliana Prados – Lic. en Psicología. María de los Ángeles Valdes – Lic en Relaciones Humanas – Estudiante de Puericultura.

 

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar