El tiempo dura lo que dura el tiempo

 

“El tiempo dura lo que dura el tiempo”

Cuántas veces hemos escuchado, o dicho… “es cuestión de tiempo”” el tiempo cura todo”, “dejá que pase el tiempo y vas a ver qué vas a estar bien”.

Pero…,  ¿el tiempo cura todo?. En realidad el tiempo es una dimensión que nos permite medir o separar acontecimientos, y ordenar hechos en secuencia, nos atraviesa...nos antecede y precede. Pero “no nos cura”, sino que  nos da la posibilidad de que a medida que va pasando, nos acostumbremos a la idea de que algo en nuestras vidas ha cambiado y que a pesar de que nos cueste, debemos aceptarlo.

Cuando perdemos a alguien o algo, o cuando algo en nuestra vida no sale como esperamos, y estamos sintiendo dolor o sufriendo, es ahí cuando este TIEMPO, que siempre estuvo, se siente aún más. Nuestra percepción nos juega una mala pasada y hace que sintamos que cada día, cada hora, cada segundo se sienta interminable… y suele pasarnos porque  nos creemos esa frase de que “todo es cuestión de tiempo” y  dejamos todo en sus manos, en lugar de mientras tanto, ir haciendo algo por nosotros mismos. Es cierto que debemos darnos justamente “ese tiempo” para dejar aflorar nuestras emociones y permitirnos, si es lo que sentimos, no tener muchas ganas de “nada”. Pero también sería importante que no olvidemos que tenemos que hacer algo por salir adelante, y no sólo dejar  que las agujas giren…

Y sí, vamos a estar en crisis, seguramente primero neguemos lo que nos pasó, luego nos enojemos con “eso o ese” o con quien tengamos más al alcance o con nuestro Dios; para después pasar a estar tan tristes al punto de a veces entrar en una depresión, y ahí es cuando más se siente ese TIEMPO… es cuando más “nos pesa”, pero luego ya pasa eso que creemos que es “la curación” que nos llegó gracias al tiempo y en realidad es la ACEPTACIÓN a la que llegamos gracias a múltiples variables que nos ayudaron; reencontrarnos con nosotros mismos, el amor de los demás, los proyectos , el trabajo y demás.

Y ahí SÍ,  aprendemos de eso que nos pasó, y le agradecemos al tiempo, aunque  también deberíamos decirnos GRACIAS A NOSOTROS MISMOS.

 

Por Clara Llinás

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar