Dietas vegetarias: Beneficios y riesgos

 

Una dieta vegetariana bien planeada puede cumplir con todos los requerimientos de una alimentación correcta, armónica y adecuada.

El vegetarianismo se define como: abstención de comer carne vacuna, aves, pescados u otro producto animal.

Existen diferentes tipos de vegetarianos.

El vegetariano tradicional es aquel que adhiere a los patrones del vegetarianismo por muchas generaciones.

Los vegetarianos totales o veganos son las  personas que no consumen alimentos animales de ningún tipo (carnes, huevos y lácteos).

Los lactovegetarianos, incluyen lácteos dentro de su alimentación y los lactoovovegetarianos incorporan lácteos y huevos, pero excluyen otras fuentes animales.

Los nuevos vegetarianos son aquellos que  recientemente han adoptado patrones dietéticos vegetarianos, después de haber tenido una infancia omnívora. Es común encontrar entre estas personas déficit de nutrientes.

Cuando se opta por este estilo de vida, es importante tener en cuenta diferentes aspectos específicos: los alimentos vegetales contienen menos cantidad de aminoácidos esenciales, pero combinando legumbres, cereales integrales, semillas y frutas secas se complementan los aminoácidos de tal forma que resuelven el déficit.  

Los vegetarianos se caracterizan por un consumo relativamente elevado de fibra dietética. Las grasas vegetales son libres de colesterol y contienen más ácidos grasos insaturados, teniendo una correlación positiva con la prevención de enfermedades cardiovasculares.

Los vegetales son riquísimos en vitaminas y minerales, sin embargo existen algunas excepciones. No existe prácticamente ninguna fuente de vitamina B12 y D en los alimentos vegetales, por lo tanto la B12 debemos incorporarla mediante suplementación o mediante alimentos fortificados. Otros recursos incluyen levaduras, algas, soja fermentada y otros productos que se cree que contienen vitamina B12, pero no existen análisis de laboratorio que confirmen la cantidad que aportan. Sin embargo, la vitamina D puede obtenerse a partir de la exposición solar.

El zinc se encuentra en una amplia variedad de vegetales, pero su biodisponibilidad es cuestionable, debido a factores que intervienen en su absorción.

Concluyendo, las dietas vegetarianas bien planeadas son compatibles con un buen estado nutricional. El peligro radica en las dietas vegetarianas pobremente planificadas o no planeadas, porque aumentan el riesgo de desórdenes nutricionales, poniendo en riesgo la salud, por lo que deberían estar prohibidas.

Sofía Muñoz

Por Sofía Muñoz, 25 sencillos años. Licenciada en Nutrición, pero fanática del chocolate. Aficionada por la educación alimentaria, por enseñar a comer sano, sin preocupaciones, ni culpa, basándome en la importancia de la alimentación para proteger la salud y prevenir futuras enfermedades. Sostengo y defiendo la importancia de educar a los más pequeños para que aprendan a comer bien desde chiquitos, para que crezcan sanos, fuertes y felices. Disfruto de las pequeñas cosas que tiene la vida, una charla con mamá, un mate con una amiga o una visita a la casa de las abuelas. Creo que somos el resultado de los momentos que vivimos y las personas con las que compartimos la vida.

 

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar