Productos Light ¿Son necesarios para bajar de peso?

 

Cuando comenzamos a cuidarnos, llenamos la heladera con productos verdes, que se rotulan como light o bajos en calorías. En la actualidad abundan este tipo de alimentos que nosotros inmediatamente asociamos a sano o saludable. Sin embargo, es importante que definamos a qué se refiere este rotulado “light”.

Al encontrar este término en la etiqueta de un producto, nos está informando que ese alimento presenta una reducción mínima del 25% del valor energético y/o de alguno de sus nutrientes. El término light implica que un alimento deberá cumplir con una condición establecida para el valor energético y/o contenido de carbohidratos, azúcares, grasas, colesterol y/o sodio. Esto significa, por ejemplo, un alimento reducido en sodio, puede considerarse light, sin haber modificado sus calorías. Esto se traduce a que no todos los alimentos que se rotulan como light tienen menos calorías, si no que pueden tener disminuido otro nutriente.

Es decir, el alimento light no siempre es sinónimo de bajo en calorías. Por esto es que cuando seguimos un plan de alimentación, no es necesario comprar todo light, excepto lo que se indica específicamente. Tampoco porque sea light vamos a poder comerlo indiscriminadamente, porque “no engorda”.

Para cuidar el peso, tenemos que tener en cuenta algunas recomendaciones, como por ejemplo: limitar la ingesta de calorías, no comer alimentos muy pesados, que aporten grandes cantidades de calorías. Al leer las etiquetas de los alimentos, tenemos que buscar aquellos bajos en calorías, grasas (especialmente las saturadas y las trans) y azúcar. Para disminuir el consumo de azúcar, revisemos las etiquetas de los productos dietéticos, muchos contienen azúcar o la remplazan por fructosa y sorbitol que aportan calorías, o simplemente, contienen la mitad de azúcar y la mitad de algún tipo de edulcorante.

Recordar que el colesterol está presente solo en los productos de origen animal. Podemos utilizar aceites vegetales como oliva, maíz, uva y girasol, sin ningún temor pero siempre en pequeñas cantidades y no utilizarlo como medio de cocción.

Y por último, disminuir el tamaño de la porción que consumimos habitualmente. Estos pequeños cambios nos ayudan a mejorar nuestra calidad de vida, sin que sea necesario llenar la heladera de alimentos light, que siempre son más caros, engañosos y no son indispensables para cuidar nuestro peso.

 

Sofía Muñoz

Por Sofía Muñoz, 25 sencillos años. Licenciada en Nutrición, pero fanática del chocolate. Aficionada por la educación alimentaria, por enseñar a comer sano, sin preocupaciones, ni culpa, basándome en la importancia de la alimentación para proteger la salud y prevenir futuras enfermedades. Sostengo y defiendo la importancia de educar a los más pequeños para que aprendan a comer bien desde chiquitos, para que crezcan sanos, fuertes y felices. Disfruto de las pequeñas cosas que tiene la vida, una charla con mamá, un mate con una amiga o una visita a la casa de las abuelas. Creo que somos el resultado de los momentos que vivimos y las personas con las que compartimos la vida.

 

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar