¿Por qué los fumadores aumentan de peso al abandonar el tabaco?

 

En Argentina, el consumo de tabaco es uno de los más altos del continente americano. Sin embargo, existen encuestas a nivel nacional que demuestran que el consumo ha disminuido en los últimos años.

Fumar, como demuestran infinidad de estudios, es muy negativo para la salud y es el principal riesgo de mortalidad. Debido a esto, es importante no iniciarse en el hábito tabáquico, porque su cesación posterior resulta muy dificultosa. Sin embargo, no imposible.

Dejar el tabaco, tiene muchísimos beneficios para la salud, pero contrariamente está acompañado de un aumento de peso. Es común escuchar a ex fumadores en testimonios donde afirman esta teoría, expresando que su peso se vio aumentado al abandonar este hábito.

Un estudio de investigación afirma que fumar reduce la ingesta de calorías debido a una regulación de los niveles de ghrelina. La ghrelina es una hormona sintetizada fundamentalmente por el estómago, altos niveles de la misma, producen un mayor apetito. Los niveles circulantes de ghrelina aumentan antes de las comidas y disminuyen luego de las mismas, por lo tanto es denominada como la “hormona del apetito”.

Las personas que dejan de fumar ganan peso, en ocasiones de una forma abrupta. Este efecto no deseado lleva a que muchas mujeres se nieguen a dejar de fumar por este motivo, pero el aumento de peso que se produce no es irreversible, se puede solucionar.

Mientras se prepara para dejar de fumar, se aconseja empezar con una actividad física para quemar las calorías extra. Comprar alimentos saludables y no llenar la heladera de comidas con muchas grasas y azúcares.  Masticar chicles sin azúcar es una buena opción para mantener la boca ocupada, evitando ataques de ansiedad. Nunca tenemos que permitir que nos dé demasiada hambre, para evitar esto se recomienda la ingesta de 5 a 6 comidas diarias, controlando las porciones. Y por último, dormir bien reduce los niveles de estrés y ayuda a mantener el apetito controlado.

Dejar de fumar es una de las mejores decisiones que se pueden tomar para proteger la salud, toma tiempo acostumbrarse a dejar un hábito, tanto de manera física como emocional y requiere gran fuerza de voluntad, pero no es imposible. El aumento de peso es reversible, los daños que produce el tabaco, no. ¡Anímate!

Sofía Muñoz

Por Sofía Muñoz, 25 sencillos años. Licenciada en Nutrición, pero fanática del chocolate. Aficionada por la educación alimentaria, por enseñar a comer sano, sin preocupaciones, ni culpa, basándome en la importancia de la alimentación para proteger la salud y prevenir futuras enfermedades. Sostengo y defiendo la importancia de educar a los más pequeños para que aprendan a comer bien desde chiquitos, para que crezcan sanos, fuertes y felices. Disfruto de las pequeñas cosas que tiene la vida, una charla con mamá, un mate con una amiga o una visita a la casa de las abuelas. Creo que somos el resultado de los momentos que vivimos y las personas con las que compartimos la vida.

 

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar