Megarexia: “Estoy sano, no voy a dejar de comer”

 

Por cada persona con anorexia, existen otras diez que en lugar de someterse a una dieta restrictiva, consumen gran cantidad de comida chatarra, y cuando se miran al espejo la distorsión de su imagen es tal que pueden verse delgados, aun siendo obesos mórbidos.

La Megarexia es un trastorno alimentario, poco conocido, especialmente en nuestro país, tiene características totalmente opuestas a la anorexia nerviosa.

Ellos se ven sanos, delgados, se sienten satisfechos con su aspecto físico, existe una gran negación de la realidad y necesitan la ayuda de su entorno: familiares y profesionales para que lo ayuden a reconocer la patología que padecen. Generalmente, está acompañada de otros padecimientos como ansiedad y depresión.

En la alimentación de la persona con megarexia abundan las calorías y carbohidratos, lo que da lugar a la acumulación de kilos, pero son desnutridos, pueden estar anémicos, tener mareos o presión baja, síntomas que los llevan a comer más, porque sienten que están poco alimentados y por eso tienen esos síntomas. Pero en realidad el problema es que están comiendo mal, incorporan alimentos con “calorías vacías”, alimentos que no contienen nutrientes, muy pobres en vitaminas y minerales.

Las consecuencias de esta mala alimentación conducen a que en un futuro (no muy lejano) la persona padezca una diabetes, arterioesclerosis, osteoporosis, dislipidemias, enfermedades cardiovasculares y degenerativas.

¿Cómo podemos reconocer a una persona con Megarexia?

Son más fáciles de identificar que las personas con anorexia. En la mayoría de los casos, son personas obesas (independientemente del grado de obesidad que se padezca), que cuando se les aconseja que adelgacen, se enojan, se ofenden, lo niegan y minimizan el tema. Está claro que son personas con esta patología, porque están rechazando una realidad evidente, esto es mucho más frecuente de lo que pensamos y sucede a diario.

Es una patología muy grave y peligrosa, en la cual el cerebro está afectado, el mayor problema es que no reconocen el problema, no lo aceptan y por eso necesitan ayuda.

Ahora que conocemos que es la megarexia, es importante que estemos atentos a esta patología, para poder identificar más personas que la padecen y poder tratarla a tiempo, antes que se desencadenen todas las complicaciones y enfermedades asociadas a la obesidad.

Sofía Muñoz

Por Sofía Muñoz, 25 sencillos años. Licenciada en Nutrición, pero fanática del chocolate. Aficionada por la educación alimentaria, por enseñar a comer sano, sin preocupaciones, ni culpa, basándome en la importancia de la alimentación para proteger la salud y prevenir futuras enfermedades. Sostengo y defiendo la importancia de educar a los más pequeños para que aprendan a comer bien desde chiquitos, para que crezcan sanos, fuertes y felices. Disfruto de las pequeñas cosas que tiene la vida, una charla con mamá, un mate con una amiga o una visita a la casa de las abuelas. Creo que somos el resultado de los momentos que vivimos y las personas con las que compartimos la vida.

 

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar