¿Colesterol alto?

 

El colesterol de nuestro organismo proviene de dos fuentes. La mayor cantidad es sintetizada por nuestro propio cuerpo a través de una síntesis endógena y la menor parte es lo que ingerimos. Como ya contamos internamente con una producción de colesterol, la cual es fundamental siempre y cuando esté en  equilibrio, es muy importante que el aporte de este producto lipídico a través de los alimentos sea el menor posible.

El colesterol se encuentra en alimentos únicamente de origen animal, como en la yema del huevo, vísceras, manteca, crema de leche, quesos grasos (los de pasta muy dura) carnes de vaca, pollo y cerdo, fiambres y embutidos.

Pero las grasas saturadas también tienen mucha influencia en los niveles de colesterol, por lo tanto es importante conocer cuáles son los alimentos que las contienen: grasas lácteas, vacunas, manteca, embutidos y quesos grasos.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que existen otras sustancias que ayudan a disminuir el colesterol en sangre. Una de ellas son los fitoesteroles, que están presentes en alimentos de origen vegetal. Tienen una estructura similar al colesterol por lo que limitan  la absorción del colesterol y eliminan el exceso plasmático. Para que tengamos una idea, cuando ingerimos un alimento fuente de colesterol, absorbemos el 50% y la otra mitad es eliminada. Cuando consumimos fitoesteroles este porcentaje varía: eliminamos el 80% y absorbemos solo el 20% del colesterol que ingerimos. Por este motivo es esencial aumentar el consumo de  frutas secas, semillas, legumbres y cereales integrales, alimentos que contienen fitoesteroles.

Las isoflavonas también colaboran con la disminución del colesterol. Las legumbres, principalmente la soja son las fuentes más bioactivas de este compuesto tan beneficioso.

También es fundamental aumentar el consumo de alimentos fuentes de vitaminas C, E, B6, B9 y B12.

Por otro lado, el consumo de alcohol tiene el efecto de elevar el colesterol, por lo tanto no se recomienda su consumo hasta normalizar estos valores.

La actividad física es muy importante para mantener estos valores dentro de los rangos normales. La ingesta de agua debe ser de aproximadamente dos litros, y es fundamental que no sea remplazada por bebidas azucaradas que tienen impacto sobre los niveles de colesterol.

Sofía Muñoz

Por Sofía Muñoz, 25 sencillos años. Licenciada en Nutrición, pero fanática del chocolate. Aficionada por la educación alimentaria, por enseñar a comer sano, sin preocupaciones, ni culpa, basándome en la importancia de la alimentación para proteger la salud y prevenir futuras enfermedades. Sostengo y defiendo la importancia de educar a los más pequeños para que aprendan a comer bien desde chiquitos, para que crezcan sanos, fuertes y felices. Disfruto de las pequeñas cosas que tiene la vida, una charla con mamá, un mate con una amiga o una visita a la casa de las abuelas. Creo que somos el resultado de los momentos que vivimos y las personas con las que compartimos la vida.

 

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar