¿Quién se ha robado mi tiempo?

 

Te levantás en la mañana y luego de despabilarte con un buen desayuno, comenzás a dedicarle tiempo a tu emprendimiento. Almorzás. Dedicás algunas horas a actividades personales y/o de esparcimiento y renaudás la labor en tu emprendimiento. Llega la noche, algo más de esparcimiento… y a dormir, para mañana empezar de nuevo el ciclo. De repente, pensás:

-¿Cómo? ¿24 horas solamente? ¿Y en qué se me fueron? ¡No alcancé a hacer nada! ¿Por qué no me rindió el día?

Si te sentís reflejado en lo anterior, fijate si “alguien” no se está quedando con tu tiempo. ¡Es más común de lo que pensás!

Pero… ¿quién se roba tu tiempo? Veamos algunas situaciones, para que estés siempre alerta:

1. Contá siempre con un plan diario de acción. Acostarte la noche anterior, con el diagrama de la agenda del día siguiente te ayudará a organizar el tiempo. Podrás establecer prioridades, agrupar tareas similares y minimizar tiempos muertos. Acá si conviene “perder” un poco de tiempo haciendo esto… ¡lo ganarás con creces al día siguiente!

2. No tengas miedo a delegar. Hay tareas que no necesariamente tenés que hacerlas vos. Identificá colaboradores eficientes y sumalos a tu equipo. No olvides trazar esquemas o indicadores que te permitan evaluar que las tareas que has delegado se están haciendo correctamente.

3. Lo dejo para mañana: ¡cuidado con eso! Si una tarea está en tu plan diario de acción, hay que hacerla. Comenzar a postergar tareas puede comenzar a generar una bola de nieve.

4. ¡No!: incorporá esa palabra a tu diccionario. Hay que aprender a decir que “no” a situaciones que no van a aportar nada a lo que estás buscando o necesitando. Genera un gran alivio… y libera mucho tiempo.

5. Correos, redes sociales, whatsapp y similares. Grandes aliados del mundo moderno, pero también grandes devoradores de tiempo. Estar todo el día conectado te puede jugar en contra si no sabés manejarlo. Una buena opción es no permanecer online constantemente, y, destinar  algunos momentos al día para chequear los mensajes. ¡Sé metódico con esto!

6. “La puntualidad es la educación de los reyes”… ya lo decía Luis XVIII de Francia. ¡Sé puntual y exige lo mismo de tu entorno! La puntualidad es la única forma de cumplir con todo lo planificado en tu agenda.

7. No destines a cada cosa que has agendado para el día de hoy, más del tiempo asignado. Sé eficiente, siempre al grano o a la esencia de las cosas. Recordá que cada minuto que te excedas en una actividad, se lo estás restando a otra.

8. Aprende a diferenciar “lo urgente”, de “lo necesario” y haz rutinas para cada una de las actividades de esas dos categorías.

Los ladrones de tiempo están ahí, sigilosos, agazapados, esperando tu descuido para dar el gran salto y quedarse con lo más preciado que tenés, ¡ten cuidado, está siempre alerta! ¡Prepará tu plan anti – saqueos!

Diego Hernán Pagliano

39 años, Contador Público Nacional, Licenciado en Administración y Profesor de Grado Universitario en Ciencias Económicas. Docente de la Universidad Nacional de Cuyo. Capacitador y papá. Acá vas a encontrar una visión actual del mundo de los emprendimientos, en tu idioma.

 

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar