Me llamaron para la Entrevista Laboral… ¿cómo me preparo?

 

Todos en algún momento tuvimos la experiencia de una entrevista laboral, independientemente de  los años de experiencia o cuántas tuvimos, sufrimos la ansiedad que provoca la misma. Por ello en este artículo voy a proponerte algunos consejos que te servirán para afrontar “exitosamente” este proceso. Lo primero que diremos es que, lo importante es PREPARARSE, para ello es necesario considerar  los siguientes  aspectos:

ESTUDIAR NUESTRO C.V., ya que la entrevista  es, precisamente, el momento en el que podemos explayarnos en aspectos que en el curriculum- por una cuestión de forma-, no podemos explicitar como queremos. Lo siguiente es CONOCER BIEN LA EMPRESA, su rubro y aspectos importantes de la misma; ya que como candidatos debemos preocuparnos y estar interesados en la organización en la que estamos aplicando como postulantes.

Pensar CÓMO VOY A VESTIR ese día, ya que las primera impresión es importante. Entonces, procura llevar ropa formal, colores que no sean estrafalarios y que distraigan la vista del selector, bien peinados, y en el caso de las mujeres, se recomienda no exagerar con el maquillaje.

Durante la entrevista, procura ESCUCHAR antes que HABLAR, lo que implica siempre dejar terminar la pregunta o tópico al entrevistador, NUNCA INTERRUMPIR. Eso ayudará a que no te equivoques y respondas por torpeza algo que no te preguntaron o que no es necesario comentar.

En cuanto a aspectos personales que queramos  destacar, NO EXAGERAR ni pecar de MODESTOS, ser realistas en cuanto a nuestras fortalezas y debilidades (somos lo que somos, ni más ni menos), ya que si promovemos mucho las primeras, luego después es muy difícil sostener las “mentiras” que pronunciamos.

También será de mucha utilidad que tengas presente que no sólo comunicamos con “lo que decimos”, sino también cómo lo decimos, por tanto tu COMUNICACIÓN NO VERBAL debe ser asertiva. Para ello, será necesario que controles la ansiedad y los nervios, ya que muchas veces son el causante de movimientos  innecesarios,  de gesticular demasiado, e incluso  de no pensar lo que decimos.

Por último, y no menos importante -que estos y muchos otros aspectos a tener en cuenta-, es necesario dejar de ver las entrevistas laborales como EVALUACIÓN, ya que entenderlo así desvirtúa mucho la verdadera función de la misma dentro de los procesos de selección; además en la mayoría de los casos, genera en el postulante nervios y produce efectos negativos que son difícil revertir en una instancia como esta.

Por tanto, muéstrate seguro de lo que eres y de tus aptitudes profesionales, eso reflejará  espontaneidad durante el proceso, -que si sabes aprovecharlo y entenderlo como una instancia enriquecedora-, logrará que “triunfes”  y crezcas tanto personal como profesionalmente.

¿Qué hacer después de la entrevista?

Primero, puedes enviar un mail agradeciendo la oportunidad y si te has sentido cómodo durante la entrevista, agradecerlo  también.

 Segundo, espera un tiempo prudencial, y si aún no se han comunicado por un resultado, envía un mail para pedir devolución  ya que la misma será de mucha utilidad para próximas experiencias, también aprovecha la oportunidad para agradecer a la empresa y mostrar interés para próximas oportunidades laborales, así podrán tenerte en cuenta y convocarte para otros proceso.

Leticia Poletti

33 años |Licenciada en Administración de Empresas| Profesora de Grado Universitario| Perfeccionamiento de Posgrado en Administración de Recursos Humanos| Docente y Capacitadora| Escribir esta columna es un desafío porque implica reflexionar acerca de la actualidad y tendencias de los Recursos Humanos y el Mercado Laboral desde una perspectiva sencilla e integradora y compartir herramientas útiles en este contexto de cambio permanente.

 

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar