Invierte en tus empleados. ¿Cómo?... ¡Capacítalos!

 

Cuando un empresario asume el compromiso de llevar adelante una organización, lo hace  -o, “debe hacerlo”-  Integralmente, es decir,  no solo asumiendo las responsabilidades en lo económico o legal, sino también, desde otros aspectos. Ya que,   para  hacer crecer a la organización desde los números (mayor cantidad de clientes, proveedores, ventas, etc.) también necesitamos desarrollarla desde un punto de vista cualitativo, porque lo que hace que una organización se prolongue en el tiempo es lograr el crecimiento genuino de la misma. 

Para ello, una de las cosas que debe primar es preocuparnos y ocuparnos de nuestros colaboradores- nuestro personal-. Para alcanzar este fin,  podemos valernos de muchas herramientas, de las  cuales en este artículo vamos destacar: La capacitación.

La palabra capacitación en el ámbito empresarial,  es común relacionarla con dos términos: costo e Inversión,  ¿a qué se debe uno y otro?, –precisamente- a la concepción que tenga cada empresario y/o microemprendedor de lo que significa Su negocio y sus colaboradores  y,  de cómo tiene que desarrollarlos. Entonces, nos encontramos con muchos para los cuales la formación continua de sus empleados  es Costo y pérdida de tiempo, por lo tanto hay que evitarlo o disminuirlo al máximo y;   para otros,  es una oportunidad de invertir con proyección futura en cada uno empleados, en vistas al crecimiento de todos. Ojo, que aquí estamos diciendo que no es sólo el “pagar” la capacitación, sino  también,  que exista políticas claras que la fomenten, ya sea porque la costeamos como organización, como así también “permitir” que los mismos empleados –por iniciativa propia- costeen su propia formación profesional, ¿de qué manera?, un ejemplo es no otorgarles los permisos correspondientes para que estos alcancen sus objetivos.

Pero,  avancemos un poco más y expliquemos qué es las Capacitación y cómo puede aplicarse beneficiosamente en  cualquier organización. La Capacitación es considerara como la instancia de formación de índole profesional, que permite un aumento y/o desarrollo de capacidades que benefician no solo a las personas que pasan por esos procesos, sino también, a las organizaciones  en las cuales éstas se encuentran insertar donde- precisamente- aplican y/o contextualizan lo aprendido.-

¿Cómo lo aplico?

Primero,  saber que es un proceso, por lo tanto no es inmediato en ninguno de sus aspectos, así mismo también decimos que  debe ser continuo, y no intermitente -no podemos capacitar aisladamente y cuando “nos sobra dinero”, porque es así, cuando verdaderamente se convierte en un pérdida-; por lo tanto y,  para no caer en esta encrucijada será necesario contar con objetivos claros de cómo quiero lograr el desarrollo integral de mi empresa, conocer qué necesitan conocer y desarrollar cada uno de los miembros de la organización, quién va a capacitar, etc. Lo segundo,  es tener planes estratégicos de capacitación (semestrales, anuales, etc.), esto permitirá que podamos aprovechar el 100% de los beneficios que tiene la misma.

¿Qué beneficios podemos rescatar de aplicar Capacitación en nuestra organización?. Muchos, entre los que podemos mencionar: Mayor motivación, Aumento de la productividad, Mejor atención a nuestros clientes, Mayor adaptación a los cambios. Entre tantas otras, que van descubriendo las organizaciones  que invierten y  deciden capacitar ¡PARA CRECER!

Leticia Poletti

33 años |Licenciada en Administración de Empresas| Profesora de Grado Universitario| Perfeccionamiento de Posgrado en Administración de Recursos Humanos| Docente y Capacitadora| Escribir esta columna es un desafío porque implica reflexionar acerca de la actualidad y tendencias de los Recursos Humanos y el Mercado Laboral desde una perspectiva sencilla e integradora y compartir herramientas útiles en este contexto de cambio permanente.

 

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar