Ferias y emprendimientos: Cómo prepararse

 

En un artículo anterior hablamos sobre algunas alternativas de ventas que existen si no contás con un local comercial propio. Dejamos pendiente de explayar una gran modalidad: ¡las ferias! No tener un local propio no debe ser motivo de parálisis… ¡basta levantar la mirada para ver la cantidad de ferias que están apareciendo en el lugar donde vivís!

LEA TAMBIÉN: No tengo local... ¿Cómo vendo?

Considero a las ferias como el ensayo necesario que tenés que hacer antes de tener tu local propio. Es una etapa que no podés (no debés) saltear. Hoy por hoy no solo te van a servir para vender sin tener local aún, sino que te van a aportar gran cantidad de data muy útil para que hagas la planificación de tu negocio.

Pero primero lo primero: la feria tiene que ser el desenlace de una adecuada planificación, tiene que ser la última etapa del viaje o de la aventura. Si vas a estar encerrado en tu casa hasta el momento de salir a la feria, solo un golpe de suerte hará que recuperes el dinero invertido en el stand. ¡Planificá! Acordate de lo que alguna vez hablamos de la importancia de tener un plan.

Es bueno que llegues a una feria con una difusión anterior. Que te hayas mostrado en las redes sociales, que tu nombre ya esté sonando en grupos, que tus productos ya hayan sido vistos aunque sea virtualmente y que hayas repartido elementos de difusión como pueden ser los flyers o las tarjetas.

Diagramá tu participación en la feria con distintos estímulos visuales y/o sensoriales, recordá que tu stand no es el único y hay que llamar la atención:

La iluminación es un factor clave. Preguntá como será la misma y llevá luz adicional si lo considerás necesario. ¡Ojo! ¡Que la iluminación no sea la misma en todo el stand! ¡Generá distintos lugares, aprovechá los distintos tipos de luces y accesorios para resaltar tus productos estrella!

Jugá con los colores para llamar la atención, colores opuestos generan atención visual. Tené en cuenta lo que hablamos sobre los colores en otro artículo.

Analizá el sentido del tránsito del lugar, para obtener una ubicación acorde con la dirección de las personas. Los stands ubicados del lado derecho obtienen mayor visibilidad, sobre todo cuando el tránsito es en un único sentido.

Aprovechá los olores: un rico perfume cítrico en una tarde de verano, un intenso olor a café en una fría tarde de invierno, invitan a detenerse frente a tu stand.

Cuidá con esmero la limpieza y el orden. Nada de polvo en los productos, nada de elementos ajenos a lo que se desee exhibir.

Yo aconsejo poner los precios a los productos que se exhiben. Espanta curiosos y favorece la rotación y el tráfico de las personas, que es lo que necesitamos en una feria.

Un error común en las ferias es exhibir los productos en el piso. Sí, ya sé, no hay mucho lugar… pero con un poco de imaginación vas a ingeniártelas para evitar esto, ¡estoy seguro! Buscá un buen soporte que otorgue altura de apreciación adecuada y que al mismo tiempo agregue valor al producto. Para los carteles, la altura de los ojos es siempre la ideal.

Diego Hernán Pagliano

39 años, Contador Público Nacional, Licenciado en Administración y Profesor de Grado Universitario en Ciencias Económicas. Docente de la Universidad Nacional de Cuyo. Capacitador y papá. Acá vas a encontrar una visión actual del mundo de los emprendimientos, en tu idioma.

 

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar