Tendinitis del Aquiles

 

El Tendón de Aquiles, es un tendón que corre hacia abajo por la parte posterior de la pierna hasta el talón. Participa tanto en la marcha (caminar) como en los saltos.

En el Aquiles, podemos padecer de una Tendinitis (Inflamación), de tipo transitoria o una Tendinosis (degeneración del tendón) lo que provoca micro desgarros. Si se torna crónica, puede llegar a ocasionar la ruptura del tendón.
La inflamación y la degeneración son provocadas por un exceso de actividad física como por ejemplo correr, realizar aceleraciones y frenadas bruscas.

Otra causa puede ser el uso de calzado viejo o que no sea del talle adecuado.

Debilidad en los músculos de la pantorrilla, falta de flexibilidad o pronación al caminar.

Hacer ejercicio sin precalentamiento, o en superficies duras o irregulares.

Si padecemos de una inflamación o degeneración del tendón, podemos sentir:

  • Dolor, por lo general al levantarnos que mejora con el movimiento pero aumenta con el aumento de la actividad.
  • Rigidez.
  • Sensibilidad al tacto y a la presión.
  • Si evoluciona a la degeneración, el tendón se puede alargar y presentar nódulos.
  • Debilidad en la pierna afectada
  • Podemos escuchar un chasquido, crujido o estallido o sentir como que te pegan con una piedra y posteriormente sentir un dolor agudo en el tobillo.
  • Dificultad al mover el pie para caminar o subir escaleras
  • Dificultad para ponernos en puntas de pie.

El tratamiento a seguir varía de acuerdo al tiempo de la lesión y al grado de daño del tendón.

ETAPA INICIAL:

 Iniciaríamos con la inmovilización para reducir la tensión en el tendón. Aplicamos hielo 10 a 20 min cada dos horas varias veces en el día. Reposo y mantener la pierna en alto para bajar la hinchazón.

FASE INTERMEDIA:

Realizaríamos movimientos de tobillo de manera gradual. Con esto vamos a lograr aumentar y mejorar el rango de movimiento. Luego realizamos fortalecimiento de los músculos de la pantorrilla haciendo trabajos en puntas de pie subiendo un escalón y  realizar estiramientos.

SI operamos, luego de la inmovilización vamos a realizar movilización de tobillo progresiva para darle movilidad, estiramiento y fortalecimiento de los músculos de las pantorrillas y posteriormente ejercicios.

PRONOSTICO:

 Con un buen tratamiento, el deportista puede retornar a su actividad normal aproximadamente luego de 5 a 6 meses.

PREVENCION:

Para prevenir que la tendinitis o tendinosis se vuelva a presentar recomendamos que se realicen ejercicios de fortalecimientos diarios y regulares. Usar calzado adecuado, realizar ejercicio de manera progresiva, realizar un buen calentamiento y posterior, un buen estiramiento. Correr sobre superficies blandas como pasto o caminos de tierra y no sobre cemento o asfalto.

Marco Milo

Marco Milo, 27 años, Estadounidense, Kinesiólogo capacitado en la rehabilitación deportiva, neurológica y reumática como también en el ámbito de la estética. Graduado de la Universidad de Mendoza. Soy dueño y fundador de Gema Kinesiología en la ciudad de San Rafael, lugar donde me crié y viví casi toda mi vida. Estoy muy avocado en ayudar a las personas en su proceso de rehabilitación para que puedan salir adelante y tener una mejor calidad de vida. ¿Mi motivación? El Crossfit y la música. Me gusta viajar, conocer nuevos lugares y mantenerme informado sobre las nuevas técnicas de tratamiento para rehabilitar a mis pacientes.

 

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar