El ACV (Accidente Cerebro Vascular)

 

Un Accidente Cerebrovascular es una patología que sucede cuando el flujo de sangre de una parte de nuestro cerebro se detiene.

Si este flujo sanguíneo se detiene por más de unos pocos segundos, el cerebro puede no recibir sangre y oxígeno y sus células, pueden morir causando daño permanente.

Al ACV, se lo conoce  también como Derrame Cerebral, Infarto, Acv Isquémico y Acv Hemorrágico.

El ACV Isquémico ocurre cuando un vaso sanguíneo que lleva sangre al cerebro se bloquea e interrumpe el flujo sanguíneo. Este se puede producir por un trombo, es decir por un coágulo de sangre o por un émbolo, coágulo formado en una vena de otra parte del cuerpo y que, tras desprenderse total o parcialmente, viaja hacia el cerebro a través de la sangre.

El ACV Hemorrágico, sucede cuando un vaso sanguíneo propio del cerebro se debilita y se rompe, provocando que la sangre se escape hacia el cerebro.

Dentro de los Factores de Riesgo para padecer un ACV, encontramos, en primer lugar, la Hipertensión, la Diabetes, Antecedentes familiares, Colesterol, Edad avanzada, Sobrepeso, Alcoholismo, Tabaquismo, Comer con mucha sal o mucha grasa y sedentarismo

Los síntomas que padecerá el paciente dependerán de la parte del cerebro dañada. En algunos casos, es posible que una persona ni siquiera se dé cuenta de que ha tenido o este teniendo un ACV.

Los síntomas generalmente se presentan de manera inesperada o repentina por ejemplo:

  • Debilidad o adormecimiento repentino de la cara, brazo o pierna, usualmente de un lado del cuerpo
  • Aparición brusca de dificultad para hablar, comprender lo que se habla o tragar
  • Pérdida u oscurecimiento de la visión súbita en uno o ambos ojos
  • Episodio de visión doble o pérdida del equilibrio o coordinación.
  • Dolor de cabeza intenso e inexplicable.
  • Mareo, vértigo o pérdida de la estabilidad.
  • Trastornos de la personalidad de aparición rápida (irritabilidad, impaciencia, indiferencia, etc) y/o trastornos mentales tales como olvidos, etc.

 Su diagnóstico se puede realizar mediante una TAC o una RMN (Tomografía o Resonancia)

EL ACV Y SUS SECUELAS

                    Una vez producido el accidente cerebrovascular pueden quedar una serie de secuelas que dependerán del tamaño y la localización de la lesión. Las secuelas pueden producir discapacidad. Las secuelas más frecuentes son:

  • Parálisis o dificultad para controlar el movimiento, es la más frecuente, generalmente es solo de un lado del cuerpo (opuesto al lado del cerebro afectado) se llama hemiplejía.
  • Problemas para coordinar los movimientos y en el equilibrio, se denomina ataxia
  • Trastorno de la sensibilidad, el paciente puede perder la capacidad de sentir cuando se lo toca, o de sentir dolor, o de poder determinar si los objetos están fríos o calientes. Otros pacientes pueden sentir dolor u hormigueo permanente.
  • Problemas para tragar las comidas o líquidos.
  • Incapacidad para poder controlar la orina.
  • Problemas para hablar o entender lo que se está hablando (afasia), a veces se acompaña con dificultad para leer o escribir.
  • Llanto fácil o cambios en el humor. La depresión es el trastorno más común.
  • Algunos pacientes pueden ignorar el lado paralizado.
  • Problemas en el pensamiento y la memoria, dificultad para reconocer objetos, colores conocidos

¿CÓMO ES LA REHABILITACIÓN? ¿CUÁNDO SE INICIA?

La rehabilitación, debe comenzarse lo más temprano posible, apenas lograda la estabilidad clínica del paciente, a menudo entre las 24 a 48 horas después del ACV. Muchas veces la rehabilitación comienza en la terapia intensiva cambiando al paciente frecuentemente de posición y movilizando los miembros superiores e inferiores. Progresivamente el paciente se le enseñara a mejorar su independencia al aprender de nuevo las habilidades que se han perdido al dañarse parte del cerebro.

Esto debe incluir:

  • Actividades de la Vida Diaria: como comer, bañarse y vestirse
  • Destreza para Moverse
  • Destreza para la Comunicación
  • Destreza Cognitiva: como ejercitar la memoria
  • Destreza para Interactuar con otras Personas
  • Funciones Psicológicas: como aprender a adaptarse y a vivir satisfactoriamente

 EL PRINCIPAL OBJETIVO DE LA REHABILITACIÓN ES DARLE AL PACIENTE LA MAYOR INDEPENDENCIA POSIBLE PARA LOGRAR UNA CALIDAD DE VIDA SATISFACTORIA DESPUÉS DEL ACCIDENTE CEREBROVASCULAR Y AYUDARLE A PREVENIR OTRO EVENTO.

 “EL PROGRAMA DE REHABILITACIÓN EN EL ACCIDENTE CEREBROVASCULAR DEBE SER INTEGRAL PARA QUE SEA EFICIENTE, DEBE FOCALIZAR LO FÍSICO, PSICOLÓGICO, COGNITIVO, SOCIAL Y LABORAL.”

La familia es un apoyo importante en el proceso de rehabilitación, ellos le pueden demostrar al paciente que es querido, necesitado y todavía importante para el grupo familiar.

¿CUÁNTO SE RECUPERA DESPUÉS DE UN ACCIDENTE CEREBROVASCULAR?

 La recuperación depende de:

  • El lado del cerebro donde ocurre la lesión y cuan afectado este el cerebro.
  • La edad del paciente al momento del ACV.
    • El acompañamiento familiar
    • La actitud del paciente 
     

Etapas de Tratamiento Kinesiológico:

  • A: Se trabajan actividades de corrección postural y se incluyen ejercicios de fortalecimiento físico.
  • B: Actividades de equilibrio y coordinación dirigidas a mejorar el control del movimiento corporal en distintos momentos y se inicia el trabajo estático y dinámico de la marcha, se comienzan los trabajos en paralelas, trípodes, muletas, bastones, etc.
  • C: Se incorporan tareas de la vida diaria para facilitarle al paciente su independización y la incorporación a la sociedad con menor grado de dependencia posible de acuerdo a sus posibilidades reales. Los pacientes que llegan a esta etapa deben haber tenido una recuperación de fuerza coordinación, y equilibrio, necesarios para realizar las actividades propuestas.

Es importante aclarar que durante la rehabilitación del paciente, debemos enseñar a los familiares conocimientos esenciales acerca de la enfermedad, ya que son los que conviven más tiempo con él y fundamentalmente entrenar al paciente y a sus familiares a cómo manejar al paciente dentro del hogar.

Debemos tener en cuenta que el proceso de rehabilitación es lento, debemos ser pacientes, y principalmente tratar de no volver al paciente en una persona dependiente, debemos darle los medios para que logre su independencia.

Marco Milo

Marco Milo, 27 años, Estadounidense, Kinesiólogo capacitado en la rehabilitación deportiva, neurológica y reumática como también en el ámbito de la estética. Graduado de la Universidad de Mendoza. Soy dueño y fundador de Gema Kinesiología en la ciudad de San Rafael, lugar donde me crié y viví casi toda mi vida. Estoy muy avocado en ayudar a las personas en su proceso de rehabilitación para que puedan salir adelante y tener una mejor calidad de vida. ¿Mi motivación? El Crossfit y la música. Me gusta viajar, conocer nuevos lugares y mantenerme informado sobre las nuevas técnicas de tratamiento para rehabilitar a mis pacientes.

 

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar