Bruxismo: ¿Qué es y cómo tratarlo?

 

La articulación témporo mandibular es una articulación que conecta la mandíbula con el hueso temporal (parte lateral de la cabeza). Nos permite realizar movimientos para hablar y masticar.

El bruxismo es el hábito involuntario de apretar y/o frotar (rechinar) los dientes de manera prolongada e intensa. Puede manifestarse durante el día o la noche. Es más frecuente durante la noche, por lo tanto, la persona que bruxa durante la noche no suele ser consciente de ello, y solo lo sabe cuando otras personas se alarman del ruido o si acuden al dentista y éste ve desgaste en los dientes.

Es frecuente en adultos (sobre todo en mujeres), aunque también se puede manifestar en niños.

Con respecto a las causas puede ser desencadenado por factores físicos (tensión de tejidos a nivel cervical, facial, bloqueos articulares cervicales, etc.), y factores psicológicos (ansiedad, depresión, estrés). No se puede establecer con claridad cuál es la causa, pero sí se puede decir que es multifactorial y combina las mencionadas anteriormente. Suele ser acompañado por dolores de oído, cabeza, malestar en la zona cervical, y en la región de la mandíbula.

El bruxismo produce desgaste en las piezas dentales, traumas periodontales, problemas en la articulación de la mandíbula y alteraciones funcionales del aparato masticatorio.

El tratamiento está a cargo del odontólogo y kinesiólogo que trabajan en conjunto para mejorar la problemática del paciente. En lo que respecta al tratamiento kinesiológico, éste es muy importante para normalizar las tensiones de los tejidos, y trabajar la musculatura relacionada con la mandíbula. El kinesiólogo especializado en la articulación témporo mandibular conoce la relación entre la columna cervical, cráneo y mandíbula, y conoce de técnicas destinadas a trabajar sobre dichas estructuras. El bruxismo afecta el funcionamiento de las mismas, provocando que los músculos y las articulaciones sean sometidos a presiones excesivas provocando dolores. Primero realiza una evaluación diagnóstica, y luego establece un plan de tratamiento adecuado que consiste en terapias manuales, estiramientos y ejercicios.

Ten en cuenta esta información, y si tenés bruxismo consulta con un odontólogo y kinesiólogo. Tenemos que cuidar nuestra articulación témporo mandibular.

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar