La educación ¿Desde cuándo existe como la conocemos?

 

Cuando alguien siente hablar o escucha nombrar la palabra educación, automáticamente la relaciona con la escuela como institución. Pareciera que la palabra educación se encuentra inserta dentro de la escuela, que sin escuela no existe educación. Sucede esto por haber nacido en un periodo en el cual ya estaban las escuelas creadas, lo que hace ver como normal esa relación educación-escuela, generando la confusión de que la educación empezó al mismo tiempo en el que comenzaron las escuelas, o como si toda la vida hubiesen existido escuelas.

Si viajamos en el tiempo, a viejas civilizaciones, como la Antigua Grecia, podemos ver que también se educaban las personas y no había escuelas. Hablar del proceso histórico por el cual pasó la educación para poder hacerse un producto estándar al cual podamos insertar o encajar dentro de una estructura rígida (escuela), y confundirnos en lo planteado en el primer párrafo, no es el fin de esta publicación.

Lo que busca esta publicación es la toma de conciencia de que la educación es algo diferente a lo que pasa en la escuela, que en la escuela hay parte de la educación, pero que esa parte no es lo esencial de la misma, son muy pocas cosas las que aprendemos y llevamos a la práctica de tantos años de escolarización. Si contamos jardín,  más siete años de primaria, más cinco años de secundaria, más cinco años de facultad o nivel terciario pasamos entre 13 a 18 años dentro de institutos educativos.

¿Cómo puede ser que tengamos los problemas que hoy tenemos como sociedad cuando pasamos entre 13 a 18 años asistiendo a instituciones educativas? ¿Han cumplido con el objetivo de educar estas instituciones? ¿Es obligación de la escuela educar? Y Volviendo a la publicación anterior ¿En qué término se basó la escuela con respecto de la educación? ¿Educere o Educare? ¿Por qué? T

ambién es necesario replantearnos qué rol cumple la escuela en la sociedad actual. ¿Es el mismo rol que cumplía en el siglo pasado? Son muchos los interrogantes que surgen cuando analizamos la relación Educación – Escuela, pero es necesario indagar un poco en los cambios y crisis que ha ido y va sufriendo la escuela con el paso del tiempo, y acá entra en juego un tercer factor en la relación Educación – Escuela, que es la información. Entonces vale la pena reflexionar y preguntarnos un poco más sobre este factor que acabamos de agregar. ¿Educar es informar? ¿La escuela educa o nos informa? ¿Para qué? ¿Para qué nos educa o para qué nos informa?

También podemos preguntarnos si la escuela ¿tiene que informar o enseñar a utilizar información? ¿Nos tiene que dar la información o enseñar al alumno a extraer la misma? ¿Extraer de dónde?: ¿De afuera de nosotros o de adentro? ¿De adentro hacia afuera o de afuera hacia dentro? ¿Viceversa o ambas?

Y para ir terminando ¿Nos enseñan a preguntarnos las cosas? 

Roberto Senarega

34 años, Interesado en la Educación y apasionado por encontrar el porqué de las cosas. Amo a mis hijos y a mi señora. Sueño con la utopía de un mundo mejor. Creo en que las soluciones se logran erradicando los problemas de raíz. Agradezco haber encontrado el camino de la meditación. Y como me dijo una vez una querida amiga: “Beto, para vos tu vida es como si fuera un cuento”. Ahhhh me olvidaba, me recibí de Contador público nacional y después de profesor.

 

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar