Aperitivo trasnochero

 

Al momento de este aperitivo entre columnas, llevo más de una semana sin dormir bien. Son las 4.20 de la mañana y me he dado cuenta de que Netflix es el mejor aliado de los desvelados. Pero de pronto me entran unas ganas de filosofar enormes y decido escribir un libro de como toda mi vida comienza a tener significado y de cómo el secreto de la vida se comienza a transformar en algo figurativo y tangible, la razón de la existencia humana y sus connotaciones cinematográficas, algo que dejara todas las demás columnas por el suelo y es...un momento...uno de mis vecino se despertó. Apago la luz para ver mejor lo que sucede, lo reconozco, es Marcelo. Lo distingo por el uso indiscriminado de un cigarrillo medio apagado (a lo Clint Eastwood) y por su buzo rojo a rallas como el de Freddy Krueger pero esperen un segundo...algo le llama la atención y se dirige a unas plantas de cereza que separan su casa de la mía (¿se abra percatado de mi presencia?) su actitud es sospechosa, mira hacia todos lados como si tratara de asegurarse la falta de testigos para poder concretar un crimen horrendo (El frio nocturno solo vuelve más misteriosas las cosas) su mirada es zalamera y su caminar extraño, similar al de Norman Bates en Psicosis...pero no es psicosis aunque...pensándolo bien a la madre de Marcelo no la he visto en mucho tiempo, será que seré testigo de la verdadera ubicación física de tan noble mujer, ¿acaso Marcelo en un acto de locura alcohólica se alzó en armas contra la mujer que lo pario a este mundo? esperen...Marcelo comienza a examinar la textura del cerezo y mira hacia el cielo como buscando perdón por los actos cometidos o que cometerá (supongo yo). El tiempo se detiene en un momento inerte de la situación, no está pasando nada...Marcelo a quedado inmóvil, tal como en la película El fin de los tiempos (Night Shyamalan) donde una toxina de las plantas, provoca que las personas se paralicen por un momento y luego se suiciden. ¡Por Dios! tengo que evitarlo. En la oscuridad busco la campera que esta sobre la cama, me dispongo a estar preparado para asistir en el peor de los casos, no despego la vista de la ventana...Marcelo comienza a orinar. Dejo mi campera. La trágica historia de Marcelo ya no me importa. Puede que luego de unos segundos el químico de su orina despierte a la querida Madre de Marcelo enterrada efectivamente en la zona y regrese en forma de zombie a vengar su muerte pero...no.

Son las 4.40 y aun no puedo entregarme a los brazos de Morfeo (Que expresión más extraña. En qué momento keanu Reeves dijo eso en Matrix). La resurrección de la Madre de Marcelo me ha hecho recordar la genial película: Cementerio de Mascotas donde se cuenta los poderes de resurrección de un viejo terreno donde se instaló un cementerio de mascotas, pero los resucitados no regresan muy amables que digamos. Pero el miedo me ha hecho aún más presente la soledad en esta aburridamente diabólica noche... diabólica noche... noche... Noche diabólica ¿recuerdan esa película? es de la colección de películas de cuentos de la cripta (escuche que se hará una nueva temporada de la serie). Tengo que admitir que estas películas me volvieron loco de chico pero ahora me dan risa. Recaigo nuevamente en mi soledad, no puedo llamar a ningún amigo para comentarle lo sucedido con Marcelo (Son las 4.51) supongo que llega un momento en la vida de una persona donde debe enfrentar solo las adversidades del mundo.

Las relaciones humanas son complejas: amistad, familia, amoríos o familia, amistad y amoríos o amistades que se convierten en amoríos que accidentalmente terminan en familia o electrodomésticos que han estado años en la familia y un día te das cuenta de que se han convertido en amigos fieles como el microondas, la hornalla y la heladera. De pronto comenzas a pensar que la heladera no sería nada sin mí (así como yo no sería nada sin ella)  pero el frio de la madrugada comienza a calarme los huesos y descubro que no es agua fría lo que quiero sino un buen café el cual solo la hornalla o el microondas puede darme y es entonces cuando miro la heladera que observa omnipresente esta nueva relación. Es muy duro ver como la heladera ve las injusticias de los nuevos amoríos causada por los cambios climáticos. Preparo café y luego capuchino. Dejo el capuchino en la heladera para beberlo en un futuro incierto, sabiendo que ese capuchino es un falso consuelo para un amor de verano que solo visitare de forma rutinaria en busca de un asado que me hará feliz lejos de ella.

Todo esto me recuerda una Sitcoms muy recomendable How i met your mother (Como conocí a su madre) Sinopsis breve: En el año 2030, el arquitecto Ted Mosby (Josh Radnor) decide contarles a sus dos hijos la historia de cómo conoció a la madre de éstos. Así, se traslada hasta 2005, año en el que dos de sus mejores amigos, Marshall Eriksen (Jason Segel) y Lily Aldrin (Alyson Hannigan), deciden casarse tras nueve años de noviazgo. Esa decisión hace que Ted, soltero empedernido, al igual que su otro mejor amigo Barney Stinson (Neil Patrick Harris), decida encontrar al amor de su vida.

En sí, es la historia de 5 amigos, en la que se explotan de forma cómica las relaciones humanas que ocurren entre las personas de cafés a departamentos y de departamentos a bares con todas sus variantes. De la amistad al amor y del amor al si te he visto no me acuerdo. En este momento estoy viendo uno de los capítulos: Barney ha encontrado un programa infantil que realizó Robin en sus primeros trabajos como actriz. En medio del interés de Barney, Ted y Marshall por ver los inicios de su amiga, comienzan a notar cierto simbolismo sexual dentro de la "inocente" serie infantil con intenciones educativas. Es muy gracioso ver las constantes refutaciones de Robin ante los chistes de Barney y Ted puesto que para ella era un programa didáctico y pedagógico, como sea Barney y Ted no pueden dejar de verlo.

Querido diario: Son las 5.45 de la madrugada. He llegado a la conclusión de que no voy a poder dormir y que cualquier analgésico  que ingiera, a esta altura me va a hacer despertar a las 18 hs y eso sería como despertar en un tren con una chica desconocida que pone su mano en mi pierna y afirma que somos viejos amigos, pero con el tiempo descubro que en el tren hay una bomba y debo descubrir quién es el terrorista en menos de 8 minutos, porque sino la bomba explota. Oh no...La bomba explotó, pero despierto nuevamente en el mismo tren 8 minutos antes y la chica que afirma conocerme sigue con la intención de manosearme la pierna y... (8 minutos antes de morir) descubro que mi verdadero cuerpo esta aun en la cama y...no puedo dormir.

El gallo está cantando. El frio se hace más presente de madrugada...madrugada...amanecer... Rescate al amanecer (impresionante película de guerra. Muy humana)

10.30: Estoy desayunando consciente de que hay un día por delante y una muy probable siesta compensadora de desvelo. El cine y las series siempre acompañan la vida cotidiana y más aun con las nuevas tecnologías que permiten ver audiovisuales en cualquier momento, tanto de películas de gran presupuesto como series conocidas o películas independientes y series del mismo tipo.

PD: ZZZZZZZZ

Ramiro Alejandro Zalazar

 

Ramiro Zalazar

Ramiro Alejandro Zalazar, 21 años, guionista, director y editor de cine, actor y director de teatro. Termine de cursar en el instituto profesorado de teatro. Soy columnista de cine en la 96.3 y actualmente hago la columna de cine de “Ojos de café”. Disfruto creando películas y pienso en eso todo el tiempo. Mi película preferida es “La vida secreta de Walter Miti” y el primer recuerdo que tengo del cine es el de Jeison resucitando y poniéndose la máscara de joki. Pienso que Simon Pegg es un genio y que Danny Trejo debería ser inmortal.

 

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar