¿Qué tan a menudo leemos?

 

Vivimos en donde los tiempos son apresurados, cortos y rotundamente monótonos. Despertamos, desayunamos, salimos al trabajo, volvemos a casa, almorzamos y eso nos lleva a descansar una mini siesta luego salimos de nuevo al trabajo, regresamos a casa medianamente cerca de la hora de cenar, nos duchamos, disfrutamos un poco lo que queda del día con nuestra familia y nos acostamos para al otro día volver a la rutina. A lo largo del día, estamos pendientes al teléfono, revisamos Facebook, respondemos y enviamos Whatsapp. Claro está, que exagero un poco, no todos vivimos así pero un gran porcentaje puede dar testimonio que es así o similar. Más allá de eso, en ningún  momento describo algún ocio o descanso que la persona logra disfrutar. Volvamos a leer las primeras líneas y encontrarás que la rutina comienza y no hay nada que se refiera a eso.

Pasamos muchos tiempos en las redes sociales, como si eso fuera poco, la lectura que practicamos por medio de esos canales, es muy escasa, leemos, tal vez, algún estado de dos párrafos o esas frases de autoayuda o de El principito, o los memes que cada dos segundos hay uno nuevo colgado para compartir. Pero… ¿En algún momento alguien lee una publicación similar a esto “Estoy leyendo X libro”? Creo que son pocos, y tal vez, los pueda contar con una mano, aquellos que postean algo así.

¿Hace cuanto que no tomas un libro y lo lees o solamente lo hojeas? Vivimos en una época donde lo tecnológico esta superando los límites, donde tener un celular es lo primordial, donde nenes de 12 años tienen una tablet y saben manejarlas mejor que un adulto. Y una vez más un interrogante ¿Se lee por medio de la tecnología? Como una vez dije en uno de mis artículos, soy un lector que acostumbra a leer en el transporte público debido a las distancias de casa y el centro por ende, en mi mochila siempre llevo un libro y hace poco, mientras sacaba el libro para retomar la lectura comencé a prestar atención a mi alrededor, y comprobé que era el único que iba leyendo, el resto, todos adolescentes y adultos iban con el celular en sus manos., ya sea jugando, respondiendo sus casillas de mensajes, en fin, iban siendo utilizados por la tecnología.

Volvamos a lectura en los transportes, en las plazas, en los parques, volvamos a llevar un libro en nuestras mochilas, cuando tengamos un ratito libre, no estemos conectados a las redes sino a un libro que es el pasaporte a la imaginación, nos libera de cualquier tensión. En nuestra rutina tan ardua, leer nos desenchufa por un rato de la realidad. Un libro como decía Borges es el mejor invento del hombre.

Soy de esos que ama la lectura, de esas personas que regala libros para que otros den sus pasos como  lector, soy aquellos que defienden el libro y sueñan con un pueblo más instruido en la lectura.

¿Te animás a leer un buen rato un libro y dejar de lado las redes sociales?        

Quique Arriaza

Tengo 24 años, todos me conocen como Quique. Estudiante de lengua y literatura. Profesor de lengua hace dos años. Me apasiona leer, colecciono la revista cultural Ñ, y si visito una librería debo salir con un libro. Los libros son una gran parte de mi vida ya que nací y crecí al lado de una biblioteca. Aún conservo mi primer libro de cuentos. Me preocupa saber que hay libros que no se han leído aún. Me gusta el cine independiente, la fotografía, la natación y apreciar los atardeceres. En relación con las redes sociales soy muy activo, siempre interactúo por esos medios. Me gusta viajar y conocer las culturas, siempre acompañado de música y claro, de libros. ¿Ya dije mi pasión por los libros?

 

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar