El Arte de los Confines: por Quique Arriaza

 

“EL ARTE DE LOS CONFINES”

Una vez más mis columnas hacen presencia de Liliana Bodoc, así, ya no haré presentación ni nada de ella, porque todos ya la conocen, todos, al menos han leído algo. No sé si algún libro de la saga o algunos de sus cuentos que no deja de escribir constantemente.  Hablar de Bodoc es extenso, busco algo malo que tenga, y me cuesta imposible hallarlo, porque tiene una pluma exquisita, tiene el don de la palabra, el don de la imaginación y cuando los vientos soplan, hace cosas maravillosas, sabe poner las palabras justas en boca de sus personajes, eso, aquello, que los lectores estamos pasando.

Liliana Bodoc, la madre de los confines, desde la publicación de su primer libro, allá, por el año 2000 “La saga de los confines. Los días del Venado” no paró de narrar, no paró un instante de dibujar la historia creando un universo paralelo, que sin darnos cuentas, nos perdemos en él y al unísono unificamos la historia como verídica.

El arte de los confines nace de la mano de Liliana y Gonzalo con el fin de ilustrar algunos personajes claves de “La saga de los confines”. Desde el año 2010  por medio de un blog e interactuando con los lectores de Bodoc, algo así como el Bodoccismo, quienes están, (me incluyo) en estado de alerta por las publicaciones que se hacen allí, comenzaron a mostrar las primeras ilustraciones de este joven, otro prodigio en el mundo de lo visual, que a mi parecer, tiene un gran futuro que lo esta construyendo. Muchas de las ilustraciones de Kenny, se desarrollaron como tapa de varios libros.

Hoy, nos encontramos con un nuevo libro, “El arte de los confines: Venado” tenemos el agrado de contar, ver, leer  que esta a la venta en varias librerías del país. Este libro, que por cierto, no puede faltar en mi biblioteca, cuenta con unas ilustraciones que son magníficas acompañadas de un relato.

En primer lugar, esta compuesto por 50 imágenes y textos inéditos, por un lado nos encontramos con una carilla dedicada al texto y la otra a la imagen. Dando vuelta la página nos encontramos que la imagen es más importante que el relato, pero no deja de ser lectura. 

“Era el día, un amanecer gris y rojo.

Partían aquellos que habían sido escogidos

Para zarpar a las Tierras Fértiles.

Entre los que se quedaron en la playa,

Estaba Basilia.

 

La joven bórea los miraba alejarse.

En una de aquellas naves iba el joven que,

En tiempos de paz, hubiese sido su esposo.

 

No volvería a verlo.

 

Estaba obligada a guardar su amor

Dentro de un caracol blanco,

 enterrarlo en la arena”

Merodean algunos versos en forma de crónica, narrando eventualidades que armamos en nuestras cabezas como hipótesis, o tal vez, estuvieron en el imaginario colectivo de los lectores. Muy cuidadosamente son los relatos escogidos, cuya imaginación recrea cada descripción, nos encontramos con ellos, allí, por la Comarca, al son de los tambores al paso de los hombres rumbo a la guerra, susurra como el viento la flauta de Cucub, y en la inmensidad de la tierra Kupuka acompaña.

 

Este libro-álbum que recolecta momentos que vivieron los personajes en Tierras  Fértiles,   “guerrero husihuilke aún tenía un tramo de camino por recorrer”. Pasan las líneas, pasan los versos los relatos se intensifican.

 

Para concluir, Liliana Bodoc nos trae este libro para que aún sigamos en contacto  con la saga que la hizo reconocida a nivel nacional e internacional. Si aún no leíste la saga, estas a tiempo. A continuación dejo algunas imágenes de su nuevo libro, para que, poco a poco, conozcas más de su inigualable obra.

 

Quique Arriaza

Tengo 24 años, todos me conocen como Quique. Estudiante de lengua y literatura. Profesor de lengua hace dos años. Me apasiona leer, colecciono la revista cultural Ñ, y si visito una librería debo salir con un libro. Los libros son una gran parte de mi vida ya que nací y crecí al lado de una biblioteca. Aún conservo mi primer libro de cuentos. Me preocupa saber que hay libros que no se han leído aún. Me gusta el cine independiente, la fotografía, la natación y apreciar los atardeceres. En relación con las redes sociales soy muy activo, siempre interactúo por esos medios. Me gusta viajar y conocer las culturas, siempre acompañado de música y claro, de libros. ¿Ya dije mi pasión por los libros?

 

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar