Día del Escritor por Quique Arriaza

 

Un 13 de junio pero de 1874 nacía en córdoba, puntualmente en Villa María del Rio Seco, uno de los escritores más reconocido del país, y no tan solo del país, sino del mundo de las letras iberoamericanas. Estamos hablando de Leopoldo Lugones, quien fue, entre muchas de sus obras, el fundador de SADE (Sociedad Argentina de Escritores) que luego del suicidio del poeta, quienes decidieron celebrar el día del escritor en conmemoración a su nacimiento.

Lugones de muy chico vivió en el campo. Su infancia allí dejó una marca permanente en su vida adulta. A los 12 años es enviado al colegio Nacional de Montserrat de Córdoba. Allí realiza un intento de sus primeros versos y crece su amor por la lectura. En plena adolescencia inicia su carrera periodística en el periódico La Libertad, ya comenzaba a simpatizar con las ideas anarquistas y, al poco tiempo, publicó sus primeras composiciones con el pseudónimo de Gil Paz. A los 20 años decide irse a vivir a la Buenos Aires y comienza a trabajar en la redacción del diario El Tiempo. Por ese entonces, conoce a Rubén Darío, el poeta  nicaragüense, se hacen amigos. Aquel fue el máximo representante del modernismo latinoamericano. Lugones pasaría a la historia como el gran poeta modernista del Río de la Plata. En 1909, le dedicaría a Darío su Lunario Sentimental.

No podemos dejar de recordar las palabras de Borges que dijo sobre Lugones: “Si tuviéramos que cifrar en un nombre todo el proceso de la literatura argentina (...) ese nombre sería indiscutiblemente Lugones. En su obra están nuestros ayeres, y el hoy y, tal vez, el mañana. Nuestro pasado está en El imperio jesuítico, en El payador y en la Historia de Sarmiento: el tiempo que fue suyo, el del Modernismo, en Las montañas del oro y en Los crepúsculos del jardín. El Lunario sentimental, que data de 1909, prefigura y supera todo lo que hicimos después. La obra de Martínez Estrada y la de Güiraldes son inconcebibles sin él. Tal es el lado positivo. El reverso fue su tendencia a encarar el ejercicio de la literatura como juego verbal, como un juego con todas las palabras del diccionario”.

Políticamente Leopoldo Lugones, estuvo afiliado al partido Socialista del cual fue expulsado y apoyo al golpe de estado de Uriburu. La nieta del escritor, Pirí Lugones, integró el grupo de Montoneros y fue desaparecida en el último golpe de estado que asoló al país. Ella misma solía decir que era "nieta del poeta, hija del torturador".

Fue un escritor con una vasta cultura, inigualable, mayor referente del modernismo en Argentina, entre sus obras se destaca la inmortal "La Guerra Gaucha" consintió en un libro de cuentos modernista sobre la lucha por la Independencia protagonizado por esos hombres de tierra adentro cuya voz habían tomado sus antecesores, de Bartolomé Hidalgo a José Hernández, el siglo anterior.

La muerte del poeta fue el inicio de una serie de suicidio en la familia,  alquiló una habitación en El Tropezón, Paraná, pidió una botella de whisky y se la tomó con arsénico, que compró cuando salió de la biblioteca después de su decepción que produjo la dictadura de Uriburu.

Como última voluntad dejo escrito: “No puedo concluir la Historia de Roca. ¡Basta! Pido que me sepulten en la tierra, sin cajón y sin ningún tipo de nombre. Prohíbo que se dé mi nombre a ningún sitio público. Nada reprocho a nadie. El único responsable soy yo de todos mis actos”.

Quique Arriaza

Tengo 24 años, todos me conocen como Quique. Estudiante de lengua y literatura. Profesor de lengua hace dos años. Me apasiona leer, colecciono la revista cultural Ñ, y si visito una librería debo salir con un libro. Los libros son una gran parte de mi vida ya que nací y crecí al lado de una biblioteca. Aún conservo mi primer libro de cuentos. Me preocupa saber que hay libros que no se han leído aún. Me gusta el cine independiente, la fotografía, la natación y apreciar los atardeceres. En relación con las redes sociales soy muy activo, siempre interactúo por esos medios. Me gusta viajar y conocer las culturas, siempre acompañado de música y claro, de libros. ¿Ya dije mi pasión por los libros?

 

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar