Cuatro días de kite, música y paz en la tercera edición de la Corrocho

 

En las intimidades de El Nihuil, se vivió una nueva fiesta del agua y la tierra, del viento y del fuego. Familias, grupos de amigos, deportistas, en fin, personas que buscaban pasar un fin de semana diferente, vivieron la tercera edición de la Corrocho, una celebración que comienza a sentirse como una tradición.

Jueves al medio día llegaron los primeros competidores. 15 nudos de un viento oeste permitieron que los kitesurf se levantaran para empezar con las actividades deportivas. Desde el primer minuto, hasta el último, las playas de El Nihuil e incluso las casas, más habitadas de lo habitual, se vieron con un movimiento de personas que disfrutaron de la música, el sol y eso que siempre tiene el lugar en particular.

Cuentan los que saben que cuando se ve la tierra levantándose al final del lago en la parte sur, está por llegar el viento místico que permite volar más de 10 metros a algunos riders. Eso pasó el sábado, la euforia fue de menor a mayor y con 500 personas entre los que estaban en el agua y aquellos que se divertían en la tierra, la Corrocho tuvo su día feliz.

El sol cayó por cansancio y el atardecer fue escenario ideal para los sorteos. Dos premios de lujo, una tabla y un kite. Todo esto gracias a Hardwind y Best Kiteboarding. Todo esto musicalizado por Juani Sánchez, dándole pie al techno de Maik y Adri Gómez y Pablo Belluco, reflejados en un fogón digno para la luna que había decidido calmar al lago.

Fueron cuatro días de kite con un resultado satisfactorio. 100 inscriptos y más de 800 espectadores durante el fin de semana. Personas de Mendoza, Córdoba, Rosario, Neuquén, Buenos Aires y San Juan fueron visitantes de lujo de esta tercera edición.

La posibilidad de comer y tomar algo. Distraerse con varias actividades en la arena, en el agua. Para lo más chicos, para los más grandes.

Corrocho se está tornando una costumbre. Es la paz de ese lugar, el aire o vaya uno a saber qué, pero Corrocho es un festival de deportes extremos y arte en general, que puede seguir creciendo cada año un poco más, y ojalá que así sea.

Fotos Ramiro Rivas

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar