"Viajar es una buena manera de buscar felicidad, porque no existe un día igual al otro"

 

¿Cuánta vida nos cuesta nuestro sueldo? La mayor parte de los años en donde una persona está vigente, se los pasa trabajando. Claro, hay que vivir y eso significa comer, vestirse y porque no, disfrutar. Pero ¿Cómo debemos vivir nuestra vida?

Las historias en el mundo son interminables, miles y miles de hombres y mujeres que desafían los estereotipos y deciden romper las barreras que muchas veces se generan por sentir la comodidad de la famosa zona de confort. Y hay esperando, un mundo enorme con cientos de países y sus maravillas más hermosas.

Los años pasan y siempre nos preguntamos cuándo es el mejor momento para hacer las cosas que deseamos. Muchas veces nos respondemos a nosotros mismos que ya es tarde. ¿Realmente hay algún momento en que algo sea tarde?

Pasaron por San Rafael tres viajeros con diferentes historias, pero con un mismo sueño por delante. Por un lado Iván y Eliana, una pareja que hace 9 años están juntos y hoy viajan tras arreglar su combi con sus propias manos, tarea que les llevó un año y medio. Trabajaban en el municipio de Mercedes pero decidieron renunciar para emprender el camino rutero.

“El miedo está, es una mescla de ansiedad y todo el miedo que te mete la gente, ¿Qué vas a hacer? ¿Dónde vas a dormir? ¿Qué vas a comer? ¿Y a la vuelta que vas a hacer? Son las preguntas que todos te hacen, pero si no estás realmente decidido, no lo podes hacer. Es mucho más el miedo que traes de los demás, pero siempre se puede hacer el quiebre” dice la joven pareja que busca llegar a México o incluso más “arriba”.

“La gente está cómoda, en la zona de confort, pero hay que romper con eso. No estábamos conformes con el trabajo, no tenemos hijos, nos gusta viajar, entonces era el momento de salir” y así lo hicieron, sin pensar tanto en el mañana sino en sus días presentes.

¿Qué se siente al superar ese miedo de movernos lejos?

“Te das cuenta que es algo mental, el miedo es mental. Cada problema que tuvimos, lo pudimos solucionar, siempre hay soluciones dando vueltas. Si vos me ayudas, yo te ayudo y así solucionamos muchas cosas. Cuando te dan una mano, mientras se pueda hay que contribuir. La gente espera que tengamos hijos, es como un casete desde el colegio, pero al final todos terminan contentos, la familia está feliz por saber dónde viajamos”

Y… ¿Por qué existe ese casete?

“Tal vez para tener una sociedad ordenada, la gente de antes se crió de esa manera y nos crían de esa manera, con un montón de miedos. No es por perjudicar, pero había miedo de salir al mundo” expresan con brillo en los ojos y una gran sonrisa permanente. Ellos tienen toda una vida por delante y tal vez por eso pensaron que era el momento de cambiar la rutina.

La pareja sigue viaje a San Luis, pero entre kilómetros y kilómetros, conocieron a otro viajero, un tanto particular. Carlos, un paraguayo de 67 años, que trabajó 30 años en el Ministerio de Hacienda de Asunción y quiere viajar por el resto de su vida.  Juntos, van a cruzar a Bolivia y luego seguir hacía el norte. “para cruzar de Colombia a Panamá es una gran complicación. Es el gran problema para todos los que viajan, vamos a cruzar pagando un contenedor donde entran los dos autos justos y dos motos más así podemos repartir los gastos. El costo de cruzar es de 1400 dólares, las camionetas por un lado y nosotros en velero, son cinco días y pasas por lugares como la isla San Blas”

Pero nunca es tarde, menos para cumplir sueños. Carlos visitó un campamento cuando tenía 12 años y se enamoró de la vida al aire libre. Buscó la manera de vivir su sueño pero la vida misma le pospuso el viaje varios años. Las novias, el trabajo, las hijas, la esposa y el divorcio. Años y años que pasaban y cuando todos podrían haber pensado que ya era tarde, para Carlos nunca lo es. “El futuro es hoy y que vas a hacer hoy, mañana no sabes. Deberíamos tomarnos la vida con más tranquilidad, no pensar tanto en el mañana y que voy a hacer, sino vivir el hoy. Vivir en control remoto es lo que la gente hace, se despierta todos los días de lunes a viernes a las 7 de la mañana y hace lo mismo y llega la noche y lo que menos hace uno es estar en familia, es estar en comunidad, convivir con la comunidad. Las vacaciones son engaños, son escapes, porque llegan y ya uno protesta porque se van a acabar” dice un barbudo hombre sentado en su combi brasilera con la cual piensa llegar hasta Alaska para cruzar al continente asiático, visitar varios países y luego llegar a Moscú, viajar por el antiguo continente y luego moverse hacia el sur para cruzar a África.

“A mis 67 años, pienso que me quedan todavía 15 años y quiero vivir disfrutándolos… ¿Dónde me voy a morir? Pues en cualquier lugar menos en una cama. El fulano que acumula dinero toda su vida, se junta 200 millones y ¿cuántos años de su vida perdió para tener esos 200 millones? ¿Para qué lo hizo? Para gastarlo después de viejo, porque en la vida nos enfermamos, nos hacemos viejos muy rápido”

Foto: Adriáan Abalay

Dos realidades completamente diferentes, una joven pareja con todo el tiempo por delante y un experimentado hombre que ya es abuelo de tres niñas y carga el saber de la experiencia. Sin embargo, tienen algo en común: vencieron al miedo.

“Debemos vencer el miedo, el “después de”, esa frase no debe existir, porque siempre nos pasa lo mismo, decimos después que termine el estudio, después que me reciba, después que me case, después que tenga hijos, que vengan los nietos y así pasas toda tu vida esperando el “después de”, y te quedas en una situación donde vos no sos vos y no haces lo que vos querés. Estas siempre dependiendo de algo, menos de uno mismo. Lo más importante es vivir tranquila nuestra vida, hacer lo que nos gusta”

Dos generaciones cruzadas en el mismo momento, que comparten una visión sobre la educación básica. “Hoy con internet se consigue todo, incluso se puede estudiar online, pero ¿Quiénes son los mejores profesores? La mamá y el papá” dice Carlos, entre medio de artesanías, mate y enseñanzas.

¿Qué es la felicidad?

“La felicidad es el momento, nada más. El momento que estás viviendo, o el momento que estas viajando. No son los objetos, son esos momentos y viajar es una buena manera de buscar felicidad, porque no existe un día igual al otro, ningún momento se parece al otro. El vivir viajando es la ruta, no los destinos, hay que viajar a la velocidad del paisaje”… y hay que vivir a la velocidad de los sueños.  

Quovadis es el nombre de una de las combis, que en latín significa… ¿A dónde vas?

Y vos, ¿A dónde estás yendo?

Por Martín Falcone

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar