Sol Lorenzo, el arte de actuar y una pasión que contagia

 

La actriz en potencia, hace un año y medio que está en Buenos Aires estudiando en la Escuela Metropolitana de Arte Dramático (E.M.A.D). Desde la gran ciudad alimenta la pasión por su carrera y disfruta de la intensidad con la que se vive el teatro.

“Para mí el teatro, así como todas las artes, es una manera de decir algo sobre la realidad, la naturaleza humana, sobre la vida. Diciéndolo con verdad y de una forma más bella, no por linda, sino que por sublime”, Sol Lorenzo.

De pequeña ya tenía dejos de artista, le gustaba cantar y actuar. Tal fue así que con 7 años se subió por primera vez al escenario. “Cuando tenía 7, mi hermana estaba haciendo una obra que se llamaba Los Miserables con Alice Penn, por lo que siempre tenía en casa el cd con las canciones de la obra y yo siempre lo escuchaba. Si bien me sabía todas las canciones, me aprendí muy bien Castillo de Cristal, de Cosette, uno de los personaje de la obra”, comentó Sol, que gracias a esto y a las vueltas de la vida, interpretó el papel y actuó con su hermana.  Se maravilló y desde ese momento no paró más. Esa obra también sería el trampolín a cinco obras más y una relación muy estrecha con quien podría ser su segunda mamá, Alice.  

Recordando el pasado pero en un presente que le gusta y la mantiene ocupada, la artista asegura tener metas claras, pero que en este momento lo importante no es el futuro, sino disfrutar el día a día. “Si me apuras te digo que mi gran proyecto es poder vivir de esto y viajar haciendo lo que me gusta. Ese es uno de mis sueños”, concluyó.

Hoy su presente está en Buenos Aires, sigue un poco mareada por el ruido de la ciudad pero se adapta a paso rápido. “Si bien al principio me costó un poco, entrenar todos los días te mantiene la mente ocupada. Igual siempre se extrañan los domingos en lo de la abuela. Soy muy unida con mi familia y amigos”.

Volviendo al teatro como otro formador de valores,  destacó la disciplina. “Al igual que todas las profesiones se requiere de una auto exigencia, pero en el teatro aún más”, agregó. Además, enfatizó el ponerse en el lugar del otro, dejar el ego y funcionar para un bien en común. “Entendés que la manera de que todo salga mejor arriba del escenario, es dándose para y por el otro, retroalimentándose y recibiendo propuestas. Todos en unidad”.

“Para mí, es muy importante saber que si hago teatro es para que a la gente le llegue y de alguna manera la influya. ¿Hacer teatro sin querer decir nada? No sé si es teatro”

Y si de comunicar se trata, hay que hablar de su hermana, un referente para Sol. “Mi hermana Antonella siempre fue como un motor para mí. Si bien ella empezó antes, indirectamente empezamos juntas, ella de más grande y yo a la par pero más chica. Siempre hizo grandes trabajos que me llegaron de verdad”, aseguró acerca de su hermana.  

Además de su vida y proyectos, habló del teatro en San Rafael  y dijo “yo creo que es algo que arrancó y nunca paró. Siempre ha ido creciendo, ahora un poco más con Diego en cultura. Que sepa y haya trabajado en el ambiente le suma mucho. No estoy muy enterada de las propuestas que hay ahora, pero el otro día fui a gabinete a ver El Sótano y hay una dedicación impresionante, me encantó”.Destacó que también el crecimiento está en ir sumándole confianza de apoco a la cultura local, cada uno desde su lugar. Porque ya hay un cierto público con ganas de ver algo de calidad y hay gente con aptitudes para hacerlo.

¿Qué sentís cuando vas a subir al escenario?

“Cada vez que me subo al escenario, excepto un par de veces, (risas) es como una experiencia linda de nervios antes de empezar, preocupación. Una vez que estás en escena es soltar y disfrutar”.

La parte de un guión que se te venga a la memoria

¡Romeo, cambia tu nombre y tómame entera. Olvida tu casa, olvida tu nombre y tómame entera!

Finalizando la charla y dándole lugar a agradecimientos la amante del teatro dijo, “agradezco a mis padres y a mi familia desde siempre, me han apoyado en todo. A Alice también le debo mucho, ella desde un principio me dio una base muy sólida y de una manera muy clara. Su forma de ver el teatro es muy limpia”.

Enfocada en disfrutar el camino y con energía para rato, seguirá aprendiendo de esto que tanto le apasiona, la actuación.

 

Por Lucas Escobedo

Fotos Ramiro Rivas

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar