Ricardo Vergara: "No hemos sido enviados a la tierra para vivir cosas fáciles, pero se nos ha dado la esperanza, usémosla"

 

Cerca de las 11, llega a Casa Alvear con su presencia calma, el presidente del Honorable Concejo Deliberante de San Rafael.

Él es Ricardo Vergara, contador, padre y un hombre muy sencillo. Sus ojos dicen mucho, es una persona de fe y que cree en los jóvenes y como él mismo lo dice “los jóvenes no son el futuro, ya son el presente”.

Su vida política está ligada al peronismo, marcado por el gobierno de Juan Domingo Perón, participa activamente de la política desde hace varios años y quiere buscar el bien común.

Trabaja muchas horas al día y su equipo de trabajo también está conformado por jóvenes, lo cual no es un detalle menor.

Y en una charla de café, entre anécdotas y nostalgias, Ricardo se dejó llevar por las palabras, queríamos saber un poco más acerca de un hombre que cumple con su función.

“Yo nací en San Rafael, y soy Sanrafaelino fanático. Hasta que terminé la primaria por razones de que mis padres alquilaban, fui viviendo en distintos barrios. Primero en la zona de Deportivo, fui a la escuela Andrade y luego viví en el Barrio Constitución. Segundo y tercer grado en la escuela 25 de mayo y luego nos fuimos a vivir al frente de la escuela Hortensio Ojeda y ahí terminé la primaria hasta séptimo grado”

Vivir en un barrio lo marcó. Le enseñó acerca de las necesidades. “fue una de las experiencias más ricas de mi vida porque era un barrio humilde, con muchas necesidades, estamos hablando de la época del año 68´, 69´. Muchas carencias en lo urbanístico, no había agua potable, la gente se proveía de agua con un grifo que había en la calle Edison y Tropero Sosa”

“Habían dificultades con muchas cosas y cuando uno ha vivido con eso le permite poner en valor la evolución que hemos tenido en el tiempo como ciudad, en cuanto a la infraestructura de la ciudad. Los barrios más marginados, castigados, ya no tienen esos enormes problemas de urbanización”.

La educación también marcó pilares fundamentales en su vida, incluso quienes fueron sus educadores cómo el Profesor Jorge de la Reta, quien dirigía el Comercial Nº1. “Durante mi formación secundaria fui al colegio Comercial Nº 1, que en esa época era conducido por el profesor Jorge. Él nos comprometía con la escuela, y ese compromiso mucho tenía que ver con el deporte, eso generaba un gran compromiso y nos hacía tener mejor conducta, una disciplina en función del compromiso, porque teníamos un compromiso real con el colegio”.

Ricardo es contador, sus estudios se dieron fuera de San Rafael, “luego estudié en la Universidad de Cuyo, soy contador y el paso por una universidad pública fue muy importante para mí”.

Sacando cuentas, coincidía que su época de estudio se dio durante el proceso militar y no pudimos dejar de preguntarle por tal situación.

“Yo empecé en el año 78´ a estudiar, vivimos la época del proceso como estudiante, una época dura. Prácticamente teníamos vedado cualquier tipo de participación política. Sentíamos miedo".

"Recuerdo una experiencia; Un día llegué al baño de la facultad allá en Mendoza. En los baños había unos techos altos, cielos rasos de yesos adheridos sobre una malla metálica y estaban perforados por balas, por tiros. La noche anterior había habido un procedimiento. Y a los tres, cuatro días, en el bufet de la facultad se empezó a correr el rumor que había desaparecido un compañero de la facultad. Y resulta que había sido en el procedimiento del día anterior. Cuando tenés 18, 19 años esas cosas te pegan fuerte, hay que reconocer que lo que sentíamos era miedo”

Su pasión por la política, tiene mucho que ver con la historia argentina. Desde joven estudió sobre nuestra historia y recuerda los momentos que lo marcaron. “Siempre desde que estudié la historia argentina me ha pegado muy fuerte el gobierno de Perón, pero no militaba políticamente en la facultad. Todo eso hoy me sirve mucho porque pones en valor lo que significa vivir en democracia. La diversidad de opiniones, la tolerancia, el consenso. La democracia es eso, pluralidad de voces. Tenemos que convivir con todas las ideologías. Y quienes vivimos la época del proceso tenemos que tener un compromiso mayor”.

“Mi actividad política la comencé luego de recibirme, al sumarme a la docencia fui delegado gremial de la Unión de Docentes Argentinos"

¿Tenías alguna “changa” de chico?

"Nosotros somos tres hermanos y los tres trabajamos de muy chico, somos de una familia humilde. Recuerdo que teníamos un negocio frente a la escuela, mi madre era docente y salía de la escuela a vender. Nosotros la ayudábamos, desde los 12 años más o menos. Mi padre formó una empresa familiar y yo volvía de Mendoza para colaborar con él. Hemos sido trabajadores desde chicos”

Actualmente se desempeña como presidente del Concejo Deliberante y consultado sobre su trabajo puntual nos expresó “El Concejo es un órgano colegiado, representado por distintos partidos políticos y para el funcionamiento de un cuerpo con esta modalidad hay una tarea fundamental que es la de lograr puntos de coincidencia entre los bloques. Es una tarea muy amplia y con diferentes tareas, pero la fundamental es poder encontrar el bien común a través del concejo y el consenso entre sus participantes".

Pero claro que en cada persona, hay un tiempo libre que se invierte en actividades que uno desea. Ricardo no duda en que el deporte debe acompañarlo, “En principio mi esparcimiento es la actividad física, por mi edad y por ser responsable, lo que hago es caminar, de lunes a lunes hago una caminata exigente de una hora y media y lo complemento con un poco de gimnasia”.

“Mi vida religiosa es también muy importante, colaboro con la capilla San Antonio junto a mi mujer, quien es coordinara además. Le dedicamos un tiempo muy importante. Lo vivo como un premio de Dios poder hacer esto”

El mensaje de Ricardo Vergara al ciudadano

"Hay veces que la sociedad piensa un poco en recetas de cómo resolver los problemas. Y si bien estamos, quienes tenemos una responsabilidad, trabajando para encontrar soluciones, yo siempre prefiero decir que más que hablar de esas recetas, cuando tengo que trasmitir un mensaje a la sociedad, que Dios le dotó al hombre de tres dones fundamentales, que son la fe, la esperanza y el amor. La fe y la esperanza terminan con la vida del hombre, porque después de que se termina la vida, no hacen falta, ya que lo vamos a ver con nuestros propios ojos. La fe es creer en lo que uno no ha visto. Entonces se agotan en la tierra, lo que yo digo entonces es que debemos gastar la fe y la esperanza aquí, no hay que llevárselas al cielo porque haya no se usan, por más apocalíptico que sea el panorama, no perdamos la fe, porque la historia del ser humano no es fácil, no hemos sido enviados a la tierra para vivir cosas fáciles, pero se nos ha dado la esperanza, bueno, usémosla".

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar