Raúl Gatica: Dos décadas de experiencia en el mundo de la estética

 

La elección en su profesión, el estar permanentemente perfeccionándose en su trabajo, y los frutos de más de décadas de esfuerzo y dedicación.

Un nuevo desayuno de Ojos de Café tuvo lugar en Casa Alvear. La mañana otoñal nos encontró con Raúl Gatica, junto a dos tazas de café en la mesa, conversamos con alguien que decidió encarar con su pasión.

“Cuando era muy chico vivía en Mendoza. Trabajaba en una distribuidora y pasaba todos los días por una peluquería. Miraba hacia adentro como trabajaban. Me movilizaba la gente, el peinado, el look de la gente que trabajaba. Eso me impactó, quería estar del otro lado del vidrio como parte de quien lookeaba”.

Las sensaciones que le generaron llevó a que diera inicio su profesión, a los 22 años.

“Uno cuando intenta, por ahí quiere tomar el camino relajado, a mí me tocó el camino más complejo”, recuerda Raúl, quien comenzó trabajando con uno de los más exigentes estilistas de San Rafael. “Era complejo aprender peluquería en esos años”.

Años más tarde, con sus primeras experiencias guardadas, decidió encarar su primer salón.  

“Arrancamos con una colega en una vieja galería de acá. Trabajaba en un salón, y decidí tomar la iniciativa de comenzar con ella”. Esa experiencia no logró florecer, sin embargo, lo recuerda con un paso firme. “No duró mucho, porque no había buenos cimientos, pero fue bueno”.

Al referirnos a la profesionalidad en su carrera, Raúl mencionó algo que es esencial a la hora de emprender un camino, el perfeccionamiento.

“Decidí hacer cursos, había pocos en ese momento. Viajaba a Rosario, Córdoba, Buenos Aires, Chile, y todo lo que había lo tomaba. Había cosas que eran realmente muy favorables, pero otras que no.  Fui aprendiendo de que tomar y que no tomar”.

Ser estilista, a pesar de que muchos lo toman como una alternativa, el creyó en su elección: “He tenido la posibilidad de crecer con esto, de sustentar a mi familia, y de hacer esta profesión algo de bien”.

“Es imposible trabajar sino estás capacitándote constantemente, capacitándote no solamente en un curso, sino que elijas el mejor curso. La moda cambia muy rápido”.

Destacando sus palabras, en donde la moda es un proceso dinámico y cambiante, Raúl ha tenido la posibilidad de vivir la experiencia de presenciar la capital de la moda en Europa, Italia.

“El año pasado tuve la posibilidad de estar en allá. Fue enriquecedor, ahí es el ícono de la moda. Ahí logras palpar el por qué es tanta la obsesión por la estética. Para ellos es natural”

En su viaje recorrió Sicilia, Roma, Milán y Florencia. En esta última, estuvo la buena coincidencia de presenciar la Semana de la Moda en Florencia, los principales diseñadores y estilistas de toda Europa en un mismo sitio.

El recorrido le permitió ver las diferencias que se presentan entre los dos mundos.

“La diferencia es muy notable. Hay una diferencia de aproximádamente 5 años de moda. Lo que se hace hoy, en 5 años llegará o se perderá en Argentina”.

“La tendencia allá, hoy es el afro. Los rulos despampanados, que en los ´70 y ´80 se usó acá y se llamó África Look”.

Al hablar de esta diferencia temporaria, le preguntamos acerca de si aquellas tendencias podrían tener lugar en nuestra provincia.

“Dudo que se ponga en Mendoza, porque la mujer mendocina es menos exuberante”, aclaró. Diferenciándolo con Buenos Aires “el hecho de que no te conozcan cómo pasa acá, te permite hacer este tipo de lookeo”.

“Estas dos décadas de trabajo he visto mucho cambio, y aunque se crea o no, hay bastante avance en San Rafael”.

Su experiencia y dedicación le permitió a Raúl Gatica convertirse hoy en día en uno de los estilistas reconocido dentro y fuera de la ciudad.

En su haber ha trabajado en diferentes vendimia departamentales, en todo aquel proceso vendimial que sigue a la reina luego de su elección, preparación para entrevistas, eventos y demás.

Pero en su trabajo también destaca haberse desempeñado como parte del equipo detrás de Miss Universo Argentina: “Fue intenso, aprendí a trabajar en televisión en vivo. Se trabaja con tiempos que hay que respetar. Un equipo de 30 personas, más 25 maquilladoras, fue muy bueno”.

En aquella experiencia Raúl nos contó todo el trabajo detrás de las cámaras, como presentaban los diseños, los tiempos, los peinados para las distintas ropas, y el proceso de como un peinado debe estar conectado con el otro y el otro durante toda la elección.

Una experiencia con tiempos acelerados y sin rótulos para el descanso. Peinar a cuatro o cinco mujeres en cuatro minutos: “Son dos horas  y parece un año. No das más, cansancio mental, la gente se pone nerviosa”.

Raúl Gatica actualmente tiene su salón la avenida Hipólito Yrigoyen 852, con un equipo de trabajo y una familia que lo han ayudado a ver los frutos de más de dos décadas de esfuerzo.

 

 

Por Mauro Quintana

Fotos Ramiro Rivas 

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar