Preguntados en la política: Cristina Da Dalt

 

El juego ha sido a través de los tiempos un lugar de encuentro y espacio para la creatividad individual y colectiva. Sigmund Freud aseguraba que el juego “produce una catarsis liberadora de emociones reprimidas, dejando al individuo en condiciones de poder expresarse libremente”. Su teoría está en línea con el propio Platón quien creía que el juego es “una forma de liberación de la energía excedente”.

En este espacio de Ojos de Café les proponemos jugar con quienes dirigen nuestros destinos desde algún lugar de la política y el poder. La cosa pública es también un escenario en donde se ponen en práctica mecanismos que en la mayoría de los casos requieren de la creatividad y la inteligencia para poder llevarse a cabo.

La propuesta es jugar una serie aleatoria de preguntas de la popular aplicación Preguntados. Nosotros solo pondremos “comenzar a jugar” y Preguntados hará el resto.

La concejala peronista Cristina Da Dalt, quien fue también intendenta interina de San Rafael, se animó a la primera tanda de preguntas. En la galería de imágenes, podrás ver las 12 preguntas que al azar tocaron. 

____________

::::::::::::::::::

 

APOSTILLAS DE LA PARTIDA DE PREGUNTADOS CON CRISTINA DA DALT

  • La primera jugadora llegó puntual al lugar de encuentro vistiendo ropa deportiva.
  • Paradójicamente, la única respuesta que pifió tenía que ver con el deporte.
  • “Mi papá me hubiera matado”, aseguró al errarle a la pregunta de fútbol, pasa que su padre fue unos de los árbitros de fútbol más destacados de Mendoza en los ’80.
  • Acertó 11 sobre 12 preguntas y sólo pidió reducir a dos opciones una pregunta.
  • Se la vio distendida y aseguró haberse divertido con la propuesta.
  • Tomó un cortado liviano y ni bien terminó la trivia se disculpó por tener que partir rápidamente a seguir cumpliendo con su trabajo de legisladora local.
  • Da Dalt estuvo a punto de ser candidata a vicegobernadora y es una de las referentes femeninas más importantes del peronismo de Mendoza.

 

Por Nacho Rodríguez Jardel 

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar