Miguel Rep: ´Hice un libro sobre el cuerpo de Evita y no sobre su ideología´

 

El dibujante y humorista gráfico llega a San Rafael el 24 de septiembre para mostrar sus dibujos sobre la historia de Evita.


Miguel Repiso, más conocido como Miguel Rep, es un dibujante y humorista gráfico autodidacto argentino quien está presentando su libro “Evita, nacida para molestar”. Visitará San Rafael para exponer y conversar con el público local.

Será este 24 de septiembre a las 20.30 en el Aula Magna de la UNCuyo, ubicada en la calle Bernardo de Irigoyen 375. La entrada es libre con la colaboración de un alimento no perecedero.

 

 

Rep es reconocido a nivel mundial, dibuja para Página12 desde la primera edición, entre otros trabajos, y ha recibido numerosos premios a lo largo de su carrera. Dice que le gusta el vino pero no para emborracharse, sino para momentos de disfrute y que solo toma algunas copas si está acompañado por alguien porque el vino es amigo y para él, Mendoza es una invitación a la amistad.

Previo a su visita, conversamos con el talentoso Rep sobre su libro, que consta de 200 páginas llenas de dibujos, y lo que representa para él dibujar a Evita en épocas donde se reivindica la figura de la mujer como acto fundamental para el progreso social.

 

 

Rep es reconocido a nivel mundial, dibuja para Página12 desde la primera edición, entre otros trabajos, y ha recibido numerosos premios a lo largo de su carrera. Dice que le gusta el vino pero no para emborracharse, sino para momentos de disfrute y que solo toma algunas copas si está acompañado por alguien porque el vino es amigo y para él, Mendoza es una invitación a la amistad.

Previo a su visita, conversamos con el talentoso Rep sobre su libro, que consta de 200 páginas llenas de dibujos, y lo que representa para él dibujar a Evita, en épocas donde se reivindica la figura de la mujer como acto fundamental para el progreso social.

 

¿Por qué Evita?

- Bueno, siempre hubo atracción, esta figura siempre me llamo la atención. Tiene que ver con que no viví un solo día del peronismo, porque yo no existía en aquella época. Entonces siempre veía la foto en blanco y negro o en sepia, sobre esas figuras políticas, y sobre todo de una mujer como Evita y me llamaba la atención.

¿Qué te une a ella?

- Yo vengo de una casa con muchas carencias, por lo que siempre fue una figura restauradora para mí, es alguien quien me hubiera gustado que me tocara tenerla. Cuando la descubrí era demasiado tarde pero descubrí una mujer que vivió poco, pero vivió en pasión. La pasión es algo que me cruzo siempre en Evita. Es una llama, que va hacia el fuego y se va a incendiar pero lo va a vivir intensamente, y esa intensidad se determina en la justicia social. Todo eso hace que me conmueva, su discurso, su voz, sus fotos y su ausencia”.

¿Cómo fue tu proceso de investigación sobre Evita para llegar al libro?

- Me alimenté de fotos, biografías, prosas,  poesías, testimonios, películas, ortodoxos, heterodoxos, de todo lo que tenga que ver con el mundo peronista y antiperonista. Ella se fue y su cuerpo fue descuidado, por eso también empieza otra historia. Como puede ser que una mujer bella, joven, que dio lo mejor de sí, haya sido tan vapuleada, vejada, y ahí también comprendés la otra historia de Argentina, que tiene que ver con la dictadura, con la oligarquía, con los dueños de la Argentina. Yo siempre quise más al otro lado y detesté a los dueños de Argentina, por eso que mejor bandera que Evita.

Además, yo siempre fui molesto y rebelde, entonces lo que me pasaba con mi acercamiento que tuve con ella, fue que nunca vi humor. Siempre vi sacralización, amor extremo sin cuestionamientos, solemnidad, odio, pero nada de humor”.

 

 

¿Hay alguna razón, además de los cien años de su nacimiento, que te llevó a publicar finalmente?

- De a poquito fue pensando este libro, que nunca pensé iba a tener forma de libro, hasta que vi la efeméride de los cien años. Me di cuenta que tenía mucho para hablar, para decir, para dibujar sobre una mujer vivió poco pero con una existencia que se extiende a cien años, porque la leyenda creció después de la muerte. Pero además de esto, estuve en Berlín una vez y casi terminé dibujando para una película muy copada, por algunas razones no se pudo concretar y me quedó caliente, aunque más caliente me quedé cuando salí de ver la obra Eva Perón de Copi, que presentó en el Cervantes. Dije, “no puede ser que esto sea lo único que destile una obra humorística sobre Eva”, si el tipo odiaba al peronismo y las risas del teatro todas eran contreras. Pensé “cómo puede ser que tenga tanto para decir de Evita y no haya hecho nada”.

¿Se dice algo más dibujando que escribiendo o son artes parecidas?

- Dibujar es escribir, y escribir es dibujar. Siempre que hago mis textos los hago dibujando y cada vez que hago un dibujo es como una caligrafía. En este libro, estuve en pos de una idea precisa, no fui lírico ni delirante sino que me apoyé en una figura que existió. Es historia, es ideología, es un cuerpo. No me topé con grandes dificultades para hacer el libro y si alguna vez quise abortar la preparación del mismo fue porque no encontraba la cara de ella. No la podía mover gestualmente, luché y luché contra las fotos y todo el archivo. Finalmente encontré mi Eva, que tiene que ver ciertos rasgos físicos de la cara, la boca, la nariz y los ojos. Cuando encontré eso, dije “tengo que hacerlo”.

 

 

 

¿Con qué evita se encuentra el público en tu libro?

Esta humanizada, eso me dice la gente. Yo me fui acercando a ella cautamente y terminé tuteándome, por eso hice un libro sobre el cuerpo de Evita y no sobre su ideología. Las vivencias de su cuerpo, hay escenas de sexo amatorio con su marido, y bueno la gente me pregunta cómo me atreví a dibujar eso y a mí no me costó nada, es la vida corriente de cualquier persona. Hay dibujos jodidos sobre lo que hicieron sobre su cadáver, no para escandalizar sino que tiene que ver con humanizarla. El final del libro no es bajar líneas, porque ella sola baja líneas. Es reírse con Eva y pensar otras cosas con ella, desarmar esa cosa solemne, esa cosa quieta de Evita.

 

 

Entrevista por Martín Falcone

Redacción OjosdeCafé

Fotos del libro “Evita nacida para molestar” (Planeta, 2019) de Rep

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar