Juan Farré: "El problema es cuando se pasa a ser más fan del Facebook que de Led Zeppelin"

 

La música y sus misterios. Sus misterios y aquellos artistas que dedican su vida a descifrarlos. Tal cómo es el caso de Juan Farré. Un músico que pensó como religión a los Beatles y nunca más pudo dejar de pensar en la música.

Juan Farré lleva varios años sonando aquí y allá. Es feliz haciendo canciones, viviendo su sueño y generando discos que están muy bien pensados.

Hace algunos días volvió a San Rafael para brindar un show en Gabinete Multiespacio y nos dejó algunas palabras para poder conocerlo un poco más.

BANDCAMP DE JUAN FARRE

Contame de tus inicios allá por el año 2000 con tu guitarra en mano.

- Había aprendido a tocar la viola a los 12, 13 pero no entendía que yo podía hacer música desde ahí, me dedicaba a sacar temas que me gustaban todo de una manera muy intuitiva. De pibe descubrir la música, los Beatles, Charly, Spinetta me había vuelto loco, los había vuelto un poco mi religión a esos sujetos. Por los 2000 yo estaba terminando la secundaria y me fui a Mendoza. Ahí en la facultad conocí otro mundo. Conocí gente muy conectada con el arte, gente que escribía, actuaba, pintaba y fue un gran sacudón. Empecé a juntarme con esa gente, a aprender y ahí empezaron a aparecer mis primeras canciones, había logrado armar un cierto ambiente de libertad mezclándome con toda esta gente sus ideas, sus costumbre non santas que permitieron que pudiera aprender y a auto permitirme de a poco hacer canciones.

¿Cuánto de “la psicológica” influye en tu presente musical?

- La psicológica fue mi primera banda. La había formado con uno de estos personajes que conocí en la facultad, Miguel Ayestarán. Con el tiempo habíamos empezado a vivir juntos y ese departamento que era de estudiantes en primera instancia se había vuelto un reducto para intentar crear cosas nuevas todo el tiempo y de todo tipo. Desfilaba mucha gente por ese departamento y el respeto por los horarios o la propiedad privada no eran cosas que nos importaran. Ese fue mi primer contacto feliz con la música en su estado más puro. Componíamos todo el tiempo, soñábamos con ir a tocar a lugares, escuchábamos discos largos, vivíamos con muy poco dinero... Logramos grabar un disco que se perdió y luego de eso nos separamos, quizás habíamos crecido un poco y debíamos salir a mostrar lo que hacíamos y dejar ese estado bucólico de creación sin concreción perpetua que teníamos... días de bellos recuerdos aquellos. De esos tiempos quedó "a toda la plata le gusta la gente" una canción que está en mi primer disco y "Miguelito" una canción que compuse para Miguel en mi segundo disco.

La indecisión del mestizo ya tiene un año, ¿cómo has visto el paso del tiempo en este disco?

- Suelo castigarme bastante pero este es un disco al cual todavía quiero mucho. El paso del tiempo lo ha tratado bien o quizás yo ya no cambio tan rápido mis consideraciones y por eso resiste. Fue un disco que tardé mucho en decidir pero estuvo bien, trabajé mucho en sus arreglos, en componerlo, producirlo, etc. Pude lograr varias cosas que no había logrado anteriormente como por ejemplo encarar giras por varios lados y la realización de videos de varios tracks del disco, llegar a oídos de gente que admiro, etc. Es un disco que como leitmotiv plantea por momentos un elogio a la duda; a esas dudas creo el tiempo aún las trata bien ya que no he logrado aún descifrarlas pero ya al menos me molesta menos vivir con ellas.

¿Cuánto influye en el trabajo de un músico la tecnología, la posibilidad de difundir a través de redes sociales?

- Hoy por hoy es casi fundamental. Si sacamos cuentas, aunque sea un bajón se pasa más tiempo con la tecnología que con la música, no importa que música hagas. Ya que tanto para grabarse, difundirse, comunicarse con los miembros de la banda, arreglar fechas etc. para todo hay que conectarse con la tecnología. No me gusta esto pero es inevitable parece. Es muy difícil buscar un camino alternativo desde ahí, es decir gambetear el uso de la tecnología. Igual no reniego sólo no soy un festejador de los avances, no me emociona la aparición de un nuevo programa para grabar o un de un nuevo plug in digamos me emocionan las canciones... igual todo ok con la electricidad je, en todo caso el problema es cuando se pasa a ser más fan del Facebook que de Led Zeppelin.

Contame del show de san Rafael.

-Fue un show hermoso, uno de los que más he disfrutado en los últimos tiempos. Llegamos con la banda muy ensayada y la pasamos bien arriba y abajo del escenario, mucha gente amiga y familia nos dio una mano para la organización y finalmente terminamos la noche con un asado así que todo bello y para el recuerdo futuro.

¿Cuál de tus canciones es la que más te gusta cantar?

-Es una canción nueva (aún no grabada) que habla sobre una historia en el espacio. Se llama Desirala que si logro tener una charla seria con mi voluntad grabaré este verano.

(Si fueras otra persona) ¿Cuál es la canción de Juan Farré que recomendarías a un amigo que escuche?

-Supongo que es la misma canción esa aún no grabada y si debiera hablar sobre alguna ya grabada diría "Me voy ya fue" o "Niño al borde".

 

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar