Horacio Silva y las tres grandes huelgas del siglo XX

 

Estos hechos sucedidos en el gobierno radical de Hipólito Yrigoyen se mantuvieron en silencio durante largo tiempo. Una violencia extraordinaria en un mundo revolucionado. Los autores llegan con toda profundidad a interpretar los hechos y la época.

Osvaldo Bayer

 

“Trienio en rojo y negro” es un homenaje a la lucha de los trabajadores, a una lucha que el tiempo y el silencio casi calla para siempre. Es un recorrido por las principales huelgas y confrontaciones, a los reclamos laborales y sociales que sucedieron en nuestro territorio a principios del siglo XX, demostrando las duras calumnias que pueden suceder cuando el poder le resta los derechos al pueblo, y deshumaniza en el andar.

Roberto Perdía y Horacio Ricardo Silva nos traen “Trienio en rojo y negro, la Semana Trágica, las huelgas en la Patagonia, la lucha de los trabajadores de La Forestal y los anarquistas”.

Ojos de Café tuvo el honor de dialogar con Horacio Ricardo Silva, quien escribió en colaboración junto a Perdía, este libro que recientemente ha llegado a nuestra ciudad y a todo el país.

Horacio actualmente reside junto a su pareja Sonia Balzano, en Salto de las Rosas, San Rafael, Mendoza. Escritor, historiador y periodista nacido en Buenos Aires. Silva ha escrito “Días rojos, verano negro” su primer libro, obra que trata  sobre la Semana Trágica en Buenos Aires en enero de 1919.

DESCARGAR "DÍAS ROJOS, VERANO NEGRO"

En su haber el escritor ha colaborado con diversos artículos en las revistas Madres de Plaza de Mayo, Todo es Historia y Caras y Caretas, y en los medios digitales Mdz on lines y Unidiversidad de Mnedoza, VerbiClara y Martianos de Cuba, y Cambialmundo de Italia. Además fue co guionista y actor protagónico del film Un tren llamado Soberanía, y ha colaborado con la organización de derechos humanos CORREPI y con la Universidad de los Trabajadores.

En su visita por el diario, Horacio con suma humildad y acompañado de su pareja, nos relató cómo fue el origen y el desarrollo de “Trienio en rojo y negro”.

 

La relación de Perdía y Silva

Lo conocí en Buenos Aires, en el barrio de Almagro, donde hay una fábrica recuperada. En aquel movimiento social que ocurrió después de la gran catástrofe de diciembre de 2001, en la que varios trabajadores que quedaron despedidos -cuyas fabricas cerraron- ocuparon las fábricas, resistieron y empezaron a producir ellos mismos. Una de esas fábricas – quizás la más emblemática- fue IMPA, una fábrica metalúrgica, que existe desde 1930.

Los trabajadores quisieron darle un sello cultural, además de la producción fabril, y crearon un centro cultural y se fundó una universidad de trabajadores, la Universidad de los Trabajadores, que la dirige el dramaturgo Vicente Zito Lema. Yo voy a colaborar en esa universidad cuando se estaba fundando y Roberto Perdía estaba en el grupo de los fundadores. De ahí nos conocemos.

 

El origen de “Trienio en rojo y negro”

El ex comandante de la guerrilla Montonera, Roberto Perdía, el número 2 de la organización  -hoy abogado y dirigente político-  conocía y le gustaba mi manera de trabajar. Cuando la editorial Planeta le propuso a él publicar otro libro –había publicado antes “Montoneros, la otra historia”- me llamo a mí para trabajar en ese libro.

Él tenía ganas de hablar sobre las tres grandes huelgas que ocurrieron durante 1919 y 1921. Me contacta, me dice del proyecto y yo le digo inmediatamente que “Si”.

 

Los inicios en investigaciones de Horacio

Soy autodidacta. Cursé dos años en la carrera de Antropología, en la Universidad de Buenos Aires y abandoné. Después cursé un año en la Universidad de las Madres de Plaza de Mayo, en la carrera de Investigación Periodística, pero de una manera limitada, asistiendo a clases y tomando nada más lo que me interesaba. Después el resto es elaboración propia. Intuición, la lectura de los grandes maestros de la investigación historia y periodística en Argentina; la atenta lectura de los textos de Rodolfo Walsh y Osvaldo Bayer, de quien aprendí barbaridades.

En la Universidad de las Madres tuve la oportunidad de conocer personalmente a Osvaldo Bayer. Un hombre absolutamente generoso, que me abrió las puertas de su casa sin conocerme siquiera, como hace con todo el mundo. Cualquier persona que tenga inquietud histórica y se contacta con Don Osvaldo, él te recibe y ayuda. Tuve la oportunidad de palpar directamente el método de investigación que utiliza. Bayer tiene la particularidad que en sus obras intercala pequeños tips sobre como hizo determinadas investigaciones. Sumamente interesado en esa parte técnica de la investigación, le pregunté por las partes que no estaban aclaradas, y de esa manera aprendí muchísimo de cómo hay que hacer una investigación histórica.

 

El trabajo de investigación de Horacio

La primera fase de una investigación es la que llamo, la “Fase de trabajo de campo”; después la “Fase de trabajo de laboratorio”, que es la elaboración de toda esa información que recogiste en el campo; y por último la “Fase de la redacción”, cuando le das formas con palabras, cuando armas los capítulos.

La “Fase de trabajo de campo” implica primero buscar las fuentes originales. Uno puede tomar como referencia lo que alguien escribió sobre el hecho que estás investigando y podes tomar las citas como una orientación.

Cuando queres hacer una investigando autentica y profunda, tenes que ir a las fuentes originales. En este caso hablamos de una de las tres huelgas que aparece en el “Trienio en rojo y negro”, las luchas de los trabajadores de La Forestal en el norte santafecino. Hay que buscar las fuentes originales, entonces uno comienza por los periódicos de época, que afortunadamente están subidos a internet, sin necesidad de trasladarse hasta Santa Fe para acceder a esa información.

Después los testimonios. Cuando los sucesos son muy antiguos ya no tenes protagonistas vivos a quienes preguntarle, pero si tienen hijos, nietos, que algo han escuchado de la historia, y son también elementos que pueden servir para armar la investigación.

De esa manara, el trabajo de campo implica capturar la materia prima con la cual vas a trabajar, porque vos tomas un montón de información que a veces es contradictoria. Vas contrastando la información, cada fuente y vas viendo sobre un mismo hecho que cantidad de fuentes y con qué veracidad coinciden, y cuales otras se contradicen.

Por ejemplo, uno toma una fuente militar –un clásico-  y él dice “Nos atacaron, tuvimos un enfrentamiento y murieron todos ellos. Nosotros ni un solo herido”. Ya nomás el investigador sospecha. ¿Hubo un enfrentamiento, ellos te atacaron de sorpresa y no tenes ni un herido? Acá hay algo que no funciona. En función de ese análisis, vas dándole más importancia a un testimonio que al otro. No descartas ninguno, pero en función de esos detalles vas viendo.

Si llegas a un punto que no podes determinar cuál es la verdad histórica de un hecho, lo que yo hago es ofrecer al lector las dos o tres variables posibles, y que el lector decida cuál de las variables le parece que fue la que pasó.

 

El trabajo de “Trienio en rojo y negro”

Empezamos al mismo tiempo con el hecho de que él me había ofrecido la posibilidad de participar en éste proyecto.

He dicho que son tres grandes huelgas. Las huelgas patagónicas, de las cuales hay una película muy difundida que se llama “La Patagonia Rebelde”; la huelga de La Forestal, no tan difundida; y la Semana Trágica. Sobre esta última el trabajo estaba prácticamente hecho porque es la investigación profunda que hice en mi primer libro. Lo que hice fue resumirlo para éste capítulo y agregarle detalles que no pude poner por falta de espacio en el otro. Un tercio del trabajo ya estaba hecho.

Respecto a las huelgas patagónicas me ha tomado un esfuerzo, por el hecho de que Osvaldo Bayer había hecho una investigación  profunda, magnífica y monumental, de cuatro volúmenes y diez años de trabajo. Me propuse tratar de aportar algún elemento nuevo y tuve que pensar bastante “¿Qué puedo aportar de nuevo a un trabajo tan monumental?”, y me di cuenta que como la Patagonia es una unidad geográfica y política, más allá de que pertenezca a dos países, Chile y Argentina, los propietarios son los mismos en ambos lados de la cordillera. La colaboración de los militares cuando se trata de reprimir trabajadores, es la misma en ambos lados de la frontera. Mi aporte fue darle un enfoque internacionalista. Bayer se concentró en las huelgas de la Argentina,  y yo amplié un poco el abanico incorporando la interrelación que había entre las huelgas en Chile y Argentina al mismo tiempo. La destrucción de las organizaciones obreras en la región de Magallanes, la destrucción de las organizaciones obreras en el lado argentino, la íntima relación que existía entre ambas organizaciones obreras; y la íntima relación que existía entre las patronales, que en ambos lados era la misma, los Braun  Menéndez. Eran los mismos propietarios y tuvieron los conflictos con los trabajadores. Ese fue el enfoque novedoso que le estoy proporcionando a la historia de la Patagonia.

Lo que más nos costó fue lo de La Forestal, porque había pocos hechos documentados, el libro de Gastón Gori “La Forestal” y de Alejandro Jasinski “Revuelta obrera y masacre en La Forestal”. Hice una investigación bastante ampliada, incorporando la forma de vida en esos pueblos forestales, la forma de explotación y pudimos hacer un trabajo realmente bastante importante.

El total de este trabajo nos llevó cerca de dos años. Aun así, no estoy del todo conforme con el resultado, porque podría haber profundizado mucho más, pero necesitaba tiempo y Planeta nos dio un año y nosotros lo hicimos en dos años. Era un trabajo para hacerlo con una absoluta profundidad y necesitaba por lo menos un par de años más.

 

Las dos miradas de “Trienio en rojo  y negro”

Nos dividimos el trabajo. Yo me encargué de investigar y redactar las partes relacionadas con la forma de vida de esos pueblos forestales y esos otros lugares; y también la historia de las luchas, de las diferencias que había entre los distintos sectores sindicales de la época. Toda esa parte histórica me ocupe yo. Roberto se ocupó de la historia de la empresa de La Forestal; su interrelación con los poderes locales y extranjeros. Él se ocupó de la parte más económica de la historia y yo la parte más social.

Él investigó y redactó por su lado, y yo investigué y redacté por el mío. Hay partes en el libro en donde se nota la diferencia de estilo. El lector tendrá que adivinar quien escribió cada parte.

 

La historia detrás del título

El título surgió el 7 de noviembre del 2014 cuando fui a Reconquista. Roberto me invitó a presentar el primer libro que yo escribí sobre la Semana Trágica en Santa Fe. Cuando lo presentamos, ese día utilicé la expresión de un profesor holandés radicado en Argentina, Andreas Doeswijk. Él había conseguido la expresión “trienio rojo” para mencionar este periodo en que estoy trabajando. Entonces mencioné esta expresión y mencioné al profesor, y Perdía me quedó mirando. Cuando terminó la presentación  me dijo “Me gustó eso de trienio rojo para nuestro trabajo, para el libro, quiero que ese sea el título”. Le escribí al profesor Doeswijk y él me dio permiso para utilizar su expresión modificada.

“Trienio rojo” hacía alusión al rojo del socialismo, del comunismo, de las luchas obreras. Pero como estas huelgas fueron protagonizadas exclusivamente por anarquistas, y el color de los anarquistas siempre fueron el rojo y el negro, le agregamos “Trienio en rojo y negro” para dar esa alusión a quienes fueron los protagonistas de aquellas grandes huelgas.

 

La marca de la historia en Horacio

Son muchas las cosas que me han marcado. Puedo resumirlo en la capacidad del ser humano para la brutalidad, el crimen, para lo peor. En estos hechos es en donde más se nota. La traición, las torturas, la manera de acallar un reclamo que es justo, con la manera más sádica y violenta. Eso fue lo que más me chocó.

Digamos que es un asuntó filosófico, y que arroja serias dudas sobre la capacidad del género humano para regenerarse algún día, y lograr constituir una sociedad de libres e iguales en todos los índoles del planeta. Sinceramente, los hechos ponen en duda esa posibilidad.

 

Actualmente Roberto Perdía y Horacio Ricardo se encuentran promocionando “Trienio en rojo y negro” en diferentes puntos del país.

Para saber más del libro y del autor, puede visitar el Facebook del libro Trienio en rojo y negro 1919-1921, en donde se aportan detalles, información, fotografías, mapas de la obra.

 

Dejanos tu comentario

 

También te puede Interesar